DEPORTES › EL PRIMER CORREDOR NEGRO EN LA MAXIMA CATEGORIA

Lewis Hamilton, el nuevo Tiger Woods que llega a la Fórmula 1

El piloto británico, ganador en todas las divisiones, firmó su contrato con McLaren y será compañero del bicampeón Alonso en 2007.

 Por Claas Hennig

Se lo bautizó como el “Tiger Woods de la Fórmula 1” incluso antes de haber corrido su primer Gran Premio. Pero la comparación de Lewis Hamilton con el mejor golfista del mundo no sólo se debe a su talento: al igual que Woods, el británico de 21 años se convertirá en el primer astro de piel negra en un deporte hasta hoy dominado por los blancos.

Hamilton fue confirmado ayer como el segundo piloto oficial de McLaren-Mercedes para la temporada 2007, en la que será compañero del español Fernando Alonso, bicampeón mundial de la especialidad. El anuncio de ayer se materializará el 18 de marzo, cuando el inglés dispute en Australia el primer Gran Premio de Fórmula 1 de su vida. Será la culminación de una carrera meteórica y plagada de éxitos, cuyos últimos pasos se dieron hace poco más de dos meses, cuando el 19 de septiembre Hamilton se subió por primera vez a un Fórmula 1.

Fue en unos ensayos en el circuito de Silverstone, y logró el sexto mejor tiempo tras realizar 64 vueltas. En ambos casos, la prensa internacional siguió con sumo interés las huellas del británico. “Cada vez que encendía el motor tenía una gran sonrisa en el rostro. Poder manejar este auto, con mi propio casco y mi propio asiento es simplemente fantástico. Estoy viviendo un sueño”, señaló entonces Hamilton.

Ya en ese momento no le daba importancia personalmente al hecho de convertirse en el primer piloto negro en la Fórmula 1, aunque admite que es significativo. “Para mí no significa mucho ser el primer piloto de color, pero para el deporte en sí mismo significa mucho”, comentó el corredor inglés, que hizo mucho para llegar a este momento. A los 11 años, durante la entrega anual de premios del automovilismo británico, se acercó al jefe de McLaren, Ron Dennis, le pidió un autógrafo y le preguntó si alguna vez podría correr para él. Dennis le escribió una dedicatoria en el álbum que decía “llámame en nueve años” y le dejó su número de teléfono.

Pero tres años más tarde fue el propio Dennis el que salió al encuentro del adolescente, después de que éste ganara tres títulos en la categoría karting. Y el jefe de McLaren lo incluyó en su programa para aprendices. “Admiré la seguridad en sí mismo y pensé que este joven podría llegar a ser alguien”, explicó Dennis. Y Hamilton no lo defraudó, ya que fue campeón de cada categoría que disputó. En último término, el joven británico ganó en 2006 el título en la GP2, que es la antesala de la Fórmula 1 para la mayoría de los pilotos. Ahora, ya es el número dos de las “Flecha de Plata” en la temporada 2007, un puesto con el que compitió con el mucho más experimentado español Pedro de la Rosa, de 35 años, que volverá a ser piloto de pruebas.

Hamilton sabe lo que quiere. Su padre Anthony, que emigró desde Trinidad y Tobago a Inglaterra, en su momento debió agregar dos trabajos al principal en el ferrocarril para poder costear la pasión de su hijo mayor. Y como el pequeño Lewis era “torturado” por parte de sus compañeros de escuela, Hamilton padre lo envió a clases de karate. “Allí desarrollé seguridad en mí mismo”, explicó el ahora piloto.

Hamilton nunca se apartó de sus raíces. En ello tuvo mucho que ver su familia y el destino de su hermano menor, que sufre de parálisis. “El puede hacer la mitad de las cosas que hago yo y, sin embargo, es feliz. Ese es un mensaje fuerte, que seguramente tuvo una gran influencia en mi manera de pensar”, argumentó el flamante hombre de McLaren.

Compartir: 

Twitter
 

Lewis Hamilton luce orgulloso junto a su McLaren-Mercedes.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.