EL MUNDO › EL POLITICO QUE SURGIO DESDE ABAJO

Obama, el aspirante más joven

A lo largo de su vida, Barack Obama conoció las dos caras de la sociedad estadounidense. Palpó la pobreza y la discriminación hacia los inmigrantes, los negros y la población de los barrios más humildes de Chicago. Pero también pudo disfrutar del reconocimiento de los sectores intelectuales más prestigiosos, tras alcanzar un gran desempeño académico en la Universidad de Harvard. Hoy está en las puertas de convertirse en el primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos, pero para llegar a este lugar debió adaptarse a situaciones cambiantes en su vida. Obama nació el 4 de agosto de 1961 en el estado de Hawai, y con sus 47 años sería el candidato más joven en llegar a la Casa Blanca.

Proveniente de Kenia, su padre llegó a los Estados Unidos gracias a una beca para estudiar en el Universidad de Hawai. Allí conoció a la que sería su esposa, una joven blanca de 18 años nacida en Kansas, Stanley Ann Dunham, cuando los matrimonios interraciales aún estaban prohibidos en los Estados Unidos. A pesar de su corto matrimonio, tuvieron un hijo al que llamaron Barack Obama, al igual que su padre.

Cuando Obama tenía sólo dos años, su padre abandonó la familia y ambos volvieron a verse sólo una vez más, ocho años después. Su madre se casó de nuevo con otro estudiante, Lolo Soetoro, oriundo de Indonesia, adonde fueron a vivir. Una vez radicados allí, Obama tuvo sus primeros contactos con la pobreza, las enfermedades y los padecimientos de los pueblos del Tercer Mundo.

Tras cuatro años en Yakarta, Obama regresó a Hawai, donde primero vivió con su madre y luego con sus abuelos maternos. Gracias a una beca, pudo estudiar en un prestigioso colegio de Honolulu, y luego decidió marcharse a Nueva York para comenzar su carrera universitaria.

En la Universidad de Columbia se recibió de licenciado en Ciencias Políticas, título que le permitió trabajar durante algún tiempo en La Gran Manzana. En 1985, Obama se mudó a Chicago en busca de un nuevo empleo como asistente comunitario en una organización local, donde colaboró con las iglesias de los negros en el empobrecido sur de la capital de Illinois.

Tras esta experiencia, Obama decidió estudiar leyes en Harvard, donde conoció a su esposa, Michelle Robinson. También graduada en esa universidad, Robinson tuvo dos hijas junto a Obama, Malia y Sasha. En Harvard obtuvo una gran conquista académica en 1991, al ser elegido como el primer director negro del Harvard Law Review, considerado el periódico de derecho más prestigioso de los Estados Unidos.

En 1996, Obama regresó a Chicago, donde ganó una banca en el Senado de Illinois para empezar a darle forma a su imagen de político pragmático. En 1999 sufrió un traspié en su intento por llegar a la Cámara de los Representantes, pero aunque debió esperar, nunca claudicó en cuanto a sus ideales ni a sus objetivos. Su salto final se dio en 2004, cuando realizó un impactante discurso durante una convención demócrata en Boston, lo que le permitió llegar al Senado estadounidense representando a Illinois. Desde este lugar promovió una reconciliación nacional, dejando de lado las diferencias partidarias, raciales, de sexo y edad.

Luego de vencer a Hillary Clinton en las primarias, fue acusado de socialista por sus propuestas de campaña. Entre las principales se pueden señalar el rechazo a la guerra en Irak, la defensa del derecho al aborto y la reducción de impuestos para todos los sectores, menos para los de rentas más elevadas, como paliativo a la grave crisis económica estadounidense.

Perfil: Diego Llorente.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.