EL MUNDO › LAS ACTIVIDADES DE LA PRESIDENTA Y SU BALANCE DE LA VISITA A CUBA

Con el Papa y con los dos Castro

Además de participar de la misa y mantener un breve diálogo con Francisco, Cristina Fernández tuvo dos encuentros con el mandatario cubano, Raúl Castro, y también se reunió con Fidel. Dijo que fue “muy fuerte” escuchar al Papa en la Plaza de la Revolución.

 Por Fernando Cibeira

Desde La Habana

“Muy shockeante”, consideró la presidenta Cristina Kirchner la experiencia de seguir desde la primera fila la misa del Papa argentino en la Plaza de la Revolución. “La verdad que estar hoy ahí en esa plaza, con el Papa, con Raúl sentado al lado, con el Che que nos miraba, con Camilo Cienfuegos también que miraba del otro lado, era como una cosa muy fuerte, todo vinculado con nuestra historia. Me pareció como que la historia va tomando su rumbo, que muchas veces es impredecible y que por ahí sorprende a muchos, enoja a otros pero que, bueno, es la historia”, reflexionó antes de subirse al avión. En poco más de un día en La Habana, además de participar de la misa, la Presidenta mantuvo una reunión y una cena con su par cubano, Raúl Castro, y también se encontró ayer con Fidel, aunque de este último encuentro no quiso dar detalles. “No comment”, repitió.

“Menos mal que llevé para cubrirme la cabeza”, contó Cristina Kirchner sobre la misa. En la plaza apretaba el calor. Conversó brevemente con Francisco cuando terminó la ceremonia y bajó del altar hacia donde ella se encontraba. “Nos saludamos, nos dijimos que yo rece por él, que él rece por mí y, además, que me habían gustado mucho sus palabras. El sermón fue muy interesante. El sermón habla fundamentalmente del otro, habla de los vulnerables, habla de los pobres, que nadie puede sentirse cristiano ni sentirse católico si no contempla a los pobres y que el que mejor sirve es el más importante”, subrayó la Presidenta. Dijo que le comentó que la idea le hizo acordar a “la Patria es el otro”, lema de su gobierno.

CFK hizo su análisis en el aeropuerto José Martí, minutos antes de subirse al Tango 01. Su avión calentaba turbinas en el área militar, muy cerca del Alitalia del Papa, estacionado exactamente donde aterrizó el sábado. La Presidenta se preguntó qué habrá sentido Francisco al dar una misa en ese lugar emblemático para el continente, con la imagen del Che Guevara al lado (de paso, comentó que la idea de la Evita en el edificio de Desarrollo Social la había tomado de allí, cuando visitó por primera vez Cuba). Comentó risueñamente que algunos ven al Papa a la izquierda del Che. “Eso es lo que dicen en Estados Unidos algunos... no, ésa es una broma mía, por favor”, aclaró.

La Presidenta se encontró el sábado por la noche con Raúl Castro en el Palacio de la Revolución. Fue una reunión con los cancilleres y embajadores, a la que siguió una cena ampliada con el resto de la comitiva. “Intercambiamos opiniones acerca de lo que pasa en el mundo, lo que pasa en la región”, contó. Comentó que antes le había mostrado el cuadro de Sierra Maestra, detallándole en qué parte de la montaña estaban los mismos helechos que adornaban el salón, cuál era la posición de Fidel, cuál la de él, qué había pasado cuando los encerraron. Que algunos en Argentina imaginaron cuando vieron la foto de los dos mirando el cuadro que él se lo había regalado. “Están locos, cómo me va a regalar eso que es un patrimonio histórico”, se rió.

Reiteró sentirse “como en casa” en Cuba, que la tratan como una compatriota más. Imaginó que podría ser por el Che, también por las posturas que viene manteniendo en los foros internacionales a propósito del acercamiento entre la isla y Estados Unidos. “No hay bloqueo ni muro que pueda durar más de cien años. Y yo creo que la historia, finalmente, termina arrasando con todas esas fronteras artificiales creadas por intereses mezquinos de aislar a los pueblos”, sostuvo.

Dejó una sugerencia flotando a propósito del proceso de paz en Colombia al que se refirió Francisco al final de la misa. “Me gustó esa alusión que hizo el Papa, la necesidad de la paz en el territorio colombiano, un territorio fracturado, dividido en dos partes. Y creo que Cuba está desempeñando un rol muy importante en ese acercamiento”, dijo. Y deslizó mirando a Héctor Timerman, que la escuchaba detrás de cámaras: “Creo que podemos tener novedades sobre el proceso de paz. Canciller, ¿usted qué dice? ¿O también no comment? No comment, también no comment”. La muletilla de Alfio Basile, otro argentino sobrevolando Cuba.

Compartir: 

Twitter
 

CFK estuvo en primera fila, junto a Raúl Castro, escuchando la misa de Bergoglio.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.