EL MUNDO › MONTEAGUDO ARTEAGA, QUE COMBATIO JUNTO AL CHE, HABLA SOBRE FRANCISCO

“Es comunista como Cristo”

En la Plaza de la Revolución, el capitán retirado Monteagudo Arteaga reflexionó sobre la visita de Francisco. “Este Papa es un comunista porque es como Cristo. Tú sabes que Cristo fue el primer comunista en la tierra.”

 Por Darío Pignotti

Página/12 En Cuba

Desde La Habana

“Combatí al lado del Che hace muchos años y ahora estoy hablando contigo aquí donde me ves, viniendo a la misa de este Papa revolucionario.” Estamos en la Plaza de la Revolución junto al ex combatiente Luis Monteagudo Arteaga mientras Francisco celebra su primera misa cubana ante miles de fieles en una mañana piadosa, porque el sol agrede menos que en los días previos, cuando la temperatura subió hasta los 36 grados.

Son las 8.54 cuando Bergoglio comenzó el oficio religioso, anticipándose en seis minutos al horario fijado en el programa oficial, repitiendo la puntualidad jesuítica del sábado, cuando el avión que lo trajo desde Roma aterrizó 10 minutos más temprano de lo establecido. Y concluyó la misa antes de las 11, pidiendo a los cubanos “recen por mí”, también más temprano de lo esperado. Tal vez acortó la misa para poder ajustar una agenda extenuante que tuvo como punto alto el encuentro con Fidel Castro. “El Papa y el comandante Castro se entendieron bien, hablando en español”, dijo el vocero vaticano Federico Lombardi ante un enjambre de reporteros que lo rodeábamos.

Volvamos a la Revolución. Mejor dicho, a la Plaza de la Revolución, donde estábamos con el capitán retirado Monteagudo Arteaga, ese hombre que a sus casi 80 años todavía luce delgado como un junco, contando con gestos grandes sus años junto a Guevara. “Después de estar con el Che en 1958, me volvieron a llamar para que vaya con él en una misión secreta al Congo. Me escogieron porque yo era militar, era joven y era negro y podía entrar disimuladamente en Africa. Acepté ir al Congo como voluntario, uno no sabía si ib a volver, nadie de mi familia supo que fui durante 20 años que mantuve el secreto.” El relato del capitán a veces se hace inaudible por los cánticos de los fieles.

“El Che nunca nos habló de religión, yo no tengo religión y estoy viendo a este Papa haciendo misa abajo de la mirada del Che, yo me hago la idea de que el Che se está identificando con este Papa. Para mí este Papa es un comunista porque es como Cristo, y tú sabes que Cristo fue el primer comunista que hubo en la Tierra.”

La plaza está colmada de cubanos y fieles venidos de otros países, la mayoría hispanoparlantes con acento centroamericano y del Caribe. Y algunos argentinos, muy pocos. En el grupo que acompaña al ex guerrillero Monteagudo Arteaga está el argentino Oscar Rubén Verón, capitán fluvial.

“Pertenezco al Comité Argentino por la Libertad de los Cinco cubanos presos 17 años en Estados Unidos que fueron liberados en diciembre, estamos en esta plaza mágica porque aquí se juntaron el Che y el Papa, estamos festejando el gran trabajo misionero de este Papa.”

La multitud comienza a desconcentrarse ordenadamente, son miles, pero posiblemente no haya medio millón de personas como se notició en algunos medios internacionales.

Una parte del público seguía los rituales de la misa pero otro los observaba con respeto, posiblemente por pertenecer a otras religiones o a ninguna: menos del 30 por ciento de los 11,5 millones de cubanos es católico. La homilía de Francisco no tocó asuntos políticos, el bloqueo norteamericano, ni la recomposición de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, a la que contribuyó con sus buenos oficios diplomáticos. Jorge Mario Bergoglio cerró ayer su visita de dos días a La Habana desde donde viajó hacia Holguín y mañana parte hacia Estados Unidos luego de celebrar misa en Santiago.

“Nos gustó escuchar al Papa, por las cosas que dice, que son universales” comentan dos señoras que se presentan como “no católicas”. Están junto a la Ponchera los Paragüitas en la Avenida Salvador Allende, a cinco cuadras de la Plaza de la Revolución y a unos metros de un cartel de más de 10 metros con el lema “Bloqueo, el genocidio más largo de la historia”, que se repite en otros puntos de La Habana.

Compartir: 

Twitter
 

La Plaza de la Revolución estuvo colmada de cubanos y fieles que viajaron de otros países.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared