EL MUNDO › EDUARDO MONTEALEGRE, CANDIDATO LIBERAL

“El Ratón” salido de Harvard

El liberal Eduardo Montealegre aprovechó cada oportunidad de su campaña para afirmar que es el único que puede ganarle al sandinista Daniel Ortega. Con 51 años, es el candidato presidencial más joven y más acaudalado. Sus épocas de banquero en Nicaragua y Estados Unidos le dejaron cuentas abultadas –declaró un patrimonio de 5,3 millones de dólares–, despejando así cualquier preocupación económica para el futuro de su familia, compuesta por su esposa, la psicóloga Eliza McGregor, y cuatro hijos. Montealegre es además el candidato favorito de Washington y no teme que este apoyo sea contraproducente. Este hombre menudo, apodado “El Ratón”, invirtió un enorme capital humano, político y económico para alzar a su partido como la alternativa a Ortega.

Montealegre nació en Managua el 9 de mayo de 1955 y cuenta con un impresionante currículum, con títulos académicos de las universidades estadounidenses de Brown, donde obtuvo la licenciatura de Economía en 1976, y de Harvard, donde obtuvo una maestría en Administración de Empresas. Tras sus primeros pasos en el Banco Central de Nicaragua, el ahora líder de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) emigró a Estados Unidos con el triunfo de la Revolución Sandinista en 1979. En Nueva York trabajó en la empresa Shearson Lehman Hutton, donde llegó a ocupar el cargo de vicepresidente en el grupo de banca de inversiones hasta 1986, año en que se trasladó a Miami para fundar su propia compañía.

Su historia no seguiría en Estados Unidos sino que la añoranza de su país natal lo haría volver en 1991, cuando ya gobernaba Violeta Barrios de Chamorro, de la Unión Nacional Opositora (UNO). Quien le abrió las puertas al mundo de la política fue el ex presidente liberal Arnoldo Alemán (1997-2002), que le ofreció el puesto de ministro de la Presidencia hace casi una década. Paso a paso, “El Ratón” fue aprendiendo el arte de la política. En 1998 actuó como canciller y posteriormente fue jefe de la Campaña Electoral, que culminó con la victoria del actual presidente Enrique Bolaños (2002-2006). El mandatario le retribuiría a Montealegre su exitoso trabajo, asignándole distintos cargos a lo largo del tiempo: titular de Hacienda, secretario de la Presidencia y coordinador general del gabinete de gobierno.

Pero no todo sería color de rosas en la carrera de este banquero. Expulsado de las filas del PLC por estar en desacuerdo con el control que mantenía Alemán sobre esa organización, Montealegre fundó el año pasado la ALN, hecho que provocó una fuerte escisión dentro de las filas del liberalismo nicaragüense. La nueva agrupación cuenta con el apoyo de la clase más pudiente y conservadora del país.

Debido a esta pelea, Montealegre reniega de todo lo que huela a “arnoldismo”, aunque también lo persigue la sombra de la corrupción, la misma que hundió a Alemán, condenado a fines del 2003 a 20 años de cárcel. Su lado oscuro tiene que ver con una emisión de bonos realizada durante la época en que sirvió como ministro de Hacienda y a raíz de la quiebra de cuatro bancos nicaragüenses en el 2000 y en el 2001. La operación financiera endeudó al país en más de 400 millones de dólares, por lo que el tema de los bonos empañó la imagen de transparencia y honestidad que quiso dar en la campaña, y se convirtió en la punta de lanza de sus adversarios.

Informe: V. S.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Montealegre.
 
EL MUNDO
 indice
  • TRAS CONOCER EL FALLO, EL DEPUESTO LIDER AFIRMO QUE ES EL LEGITIMO PRESIDENTE DE IRAK
    Saddam fue condenado a morir en la horca
  • EL RETRASO DE LOS COMPUTOS IMPIDIO CONFIRMAR EL TRIUNFO DE ORTEGA
    Voto masivo y suspenso en Nicaragua

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.