EL PAíS › RETENCIONES MOVILES Y EL IMPACTO SOBRE LOS MERCADOS DE FUTUROS

Los aliados financieros de los grandes sojeros

 Por Raúl Dellatorre

Los dos mercados de futuros de granos que funcionan en el país, el de Buenos Aires (Matba) y el de Rosario (Rofex), pusieron el grito en el cielo apenas 48 horas después –el 14 de marzo– que el Gobierno pusiera en vigencia las retenciones móviles a las exportaciones. “El nuevo esquema hace que el mercado de futuros no tenga ningún sentido”, dramatizaron. En un sentido, es cierto; mientras los mercados a término “viven” de las fuertes oscilaciones de precios y de la volatilidad de la plaza, las retenciones móviles y progresivas imponen un horizonte de previsibilidad ante diferentes escenarios de precios internacionales. Es como que una compañía de seguros contra accidentes de autos se quejara de normas que establecieran plena seguridad vial, y reclamaran que, si éstas funcionan eficientemente, el sistema de seguros del sector “no tenga ningún sentido”. Tendrían razón, más cuestionable es que tengan legitimidad.

En una forma muy particular, el tema del impacto para los mercados de futuros por las retenciones móviles apareció en la discusión entre dirigentes de la producción y el Gobierno, casi como un insólito detonante de esta nueva fase del conflicto y de las medidas de fuerza dispuestas ayer. Tras un encuentro de cuatro horas y media en las oficinas de la Jefatura de Gabinete, el martes último, Eduardo Buzzi planteó que Alberto Fernández había reconocido que las retenciones eran “un problema” que debía ser revisado. El jefe de ministros, en cambio, sostuvo que “generosamente, sin que ellos (los dirigentes) lo planteen, propusimos tocar el tema para ver cuál era el problema del mercado a futuro por las retenciones”. Javier Ordoqui, secretario de Confederaciones Rurales, le respondió ayer que “hablar de mercado de futuros sin hablar de retenciones móviles es hablar de nada, porque la resolución 125 es la que hizo desaparecer los mercados de futuros”.

¿Cómo funcionan los mercados de futuros y por qué y a quién le importan tanto?

Frente a las fuertes oscilaciones en los precios internacionales, funciona como una suerte de garantía de precio que puede tomarse anticipadamente a la cosecha. Por ejemplo, al momento de la siembra.

Supongamos un productor que siembra soja en diciembre y tiene un costo total, incluyendo los gastos de producción, comercialización, de acondicionamiento, flete a puerto y hasta un costo financiero teórico, de 290 dólares por hectárea. Calcula que su rendimiento será de 20 quintales (2 toneladas) por hectárea, por lo que su costo por tonelada resultaría de 145 dólares.

Supongamos ahora que en el mes de enero, el contrato de soja para entrega en julio en puerto de Rosario cotiza en el mercado de futuros de esa ciudad (Rofex) en 265 dólares por tonelada. Si el productor considera que esa diferencia de 120 dólares por tonelada es atractiva, puede vender su producción (o parte de ella) en el mercado de futuros asegurándose el resultado. Si no lo hace, se arriesga a que cuando coseche y venda, en julio, el precio pueda ser menor a 265, perdiendo rentabilidad. O incluso menor a 145 dólares, lo que le provocaría un quebranto (pérdida). Pero si el precio resulta superior a 265, habrá ganado menos por no arriesgarse.

El funcionamiento de las retenciones móviles, que “afeita” todo aumento del precio del grano –cuanto más alto el precio, más alta la retención, entonces la variación del precio neto se aplana–, le quita volatilidad al mercado. Ya no puede esperarse que variaciones violentas en los precios internacionales provoquen cambios de igual magnitud en el precio del mercado local, porque las retenciones móviles atenúan el impacto. La menor oscilación también reduce la distancia entre el valor corriente de mercado y el valor futuro, porque cualquier variación futura quedará limada. Las operaciones a futuro –un mercado al que los pequeños productores no tienen acceso– pierden atractivo. Y los que sí operan en este mercado, con producción propia pero más con ajena, pierden la oportunidad de hacer buenos negocios financieros. Estos son, en la coyuntura, los aliados de los grandes sojeros en su cruzada contra las retenciones móviles.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.