EL PAíS › LA PROTESTA SE EXTENDERA DESDE HOY HASTA EL JUEVES PROXIMO, CUANDO VOLVERAN A ANALIZAR LA SITUACION

Lockout a los granos para frenar las retenciones

Las entidades del campo dieron por finalizada la negociación y convocaron a un nuevo lockout en rechazo a las retenciones móviles. Aseguraron que sólo se abstendrán de comercializar granos y no cortarán rutas, pero “las bases” ya realizan bloqueos.

 Por Fernando Krakowiak

Las entidades del campo dieron ayer por finalizada la negociación con el Gobierno y convocaron a un nuevo lockout en rechazo a las retenciones móviles que se extenderá desde hoy hasta el próximo jueves. A diferencia de la protesta anterior, aseguraron que sólo se abstendrán de comercializar granos destinados a la exportación para no afectar el abastecimiento de alimentos. La medida de fuerza incluirá también movilizaciones a la vera de las rutas, aunque los ruralistas reconocieron que en las zonas más conflictivas podrían llegar a producirse cortes. “Serán efectos no deseados ni buscados”, afirmó Mario Llambías, titular de Confederaciones Rurales. Durante el anuncio distribuyeron una proclama política, titulada “Carta abierta a los argentinos”, donde convocan “a la fuerza del pueblo” para que manifieste su “malestar” ante los políticos y haga posible otra política agropecuaria. “Todos somos el campo. Ponete la escarapela por el país. Ponete la escarapela por el campo”, concluye la carta. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, afirmó, por su parte, que no seguirá conversando con “un grupo de gente que cree que la mejor forma de resolver las cosas es cortar la ruta y desabastecer a los argentinos”.

La negociación había quedado al borde de la ruptura el martes por la noche luego de que Fernández desmintiera a los dirigentes rurales, quienes al mediodía habían asegurado que el jefe de Gabinete reconocía errores en el sistema de retenciones móviles y estaba dispuesto a introducir modificaciones. “Estuvieron en otra reunión”, retrucó Fernández.

Pese a ello, ayer por la mañana los empresarios se presentaron en la Secretaría de Agricultura para seguir dialogando. El encuentro fue breve, pues cuando el secretario Javier De Urquiza les informó que las retenciones no se tocaban se retiraron del lugar. “El inicio de una protesta es inminente”, sostuvo el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi. Por la tarde, se confirmó la vuelta al lockout durante una conferencia de prensa realizada en la sede de Confederaciones Rurales Argentinas. “Los que rompieron el diálogo fueron ellos al decidir no tratar las retenciones”, le comentaba ayer Pedro Apaolaza, titular de Carbap, a los que iban llegando a la conferencia.

Alberto Fernández, quien ya se venía venir la decisión, calificó ayer por la mañana de “inadmisible la presión constante que ejercer los sectores rurales al amenazar con el paro si no se hace lo que ellos quieren”. Cuando la noticia se confirmó se manifestó “asombrado porque yo les pasé una agenda escrita con los temas que queríamos conversar”. En el Gobierno repetían ayer que el sector recibió varias concesiones desde que se levantó la protesta como los reintegros y el subsidio para los fletes a pequeños productores. Sin embargo, Buzzi calificó esa medida como “burocrática y mezquina”.

La decisión de los productores de limitar el lockout a los granos destinados a la exportación y no promover bloqueos de rutas es un reconocimiento implícito del costo político que debieron afrontar los ruralistas por la protesta de 21 días que provocó desabastecimiento y suba de precios a fines de marzo y principios de abril. Las imágenes televisivas de la comida derramada en las rutas y las góndolas semivacías horadaron la legitimidad inicial que tuvo el reclamo y no quieren que esa situación se repita.

“El normal abastecimiento es prioritario”, afirmó Llambías. “Hay que salir a la ruta y explicar que no somos los responsables de la inflación”, agregó Buzzi. Por eso también pegaron afiches con la leyenda “basta de mentiras”, intentando graficar cómo es el proceso de formación de precios y el papel determinante que tienen otros eslabones de la cadena agroalimentaria.

Buzzi aseguró también en la conferencia de prensa que el lockout será sólo de granos porque “lo que estamos discutiendo son las retenciones”. Ese planteo contrasta con lo que vinieron diciendo los dirigentes del sector hasta el día anterior cuando no sólo cuestionaban las retenciones sino los precios que reciben por la carne y los lácteos, entre otros productos.

A los dirigentes del campo no les será fácil desentenderse de las consecuencias que genere la convocatoria que realizaron ayer, por más precauciones discursivas que hayan tomado, pues luego de la conferencia de prensa daban por descontado que en algunas localidades del interior habrá cortes de ruta. De hecho, cuando llamaron al primer lockout, el pasado 12 de marzo, tampoco se habían alentando los bloqueos y ése terminó siendo el factor de presión más fuerte. Por eso cuando concurrieron a la convocatoria que realizó el juez Marcelo Aguinsky la semana pasada, se negaron a asumir por escrito el compromiso de no afectar el abastecimiento de alimentos en caso de que se convocara a un nuevo lockout.

La ciudad entrerriana de Gualeguaychú promete ser nuevamente uno de los lugares más conflictivos. Ayer el dirigente de Federación Agraria, Alfredo De Angeli, aseguró que les cerrarán el paso en la ruta 14 a los camiones nacionales que transporten granos y a todos los internacionales, dejando en claro que no permanecerán a la vera del camino como recomendó la dirigencia nacional. Ese hecho, combinado con las declaraciones del secretario adjunto del sindicato de camioneros, Pablo Moyano, quien afirmó que “si no pasan todos no pasará nadie”, promete un escenario complicado. De Angeli agregó además que “la postura de la Asamblea es endurecernos más y cerrarles la caja a Néstor y Cristina. Dentro de 11 o 12 días la merma en la caja será concreta”.

Los bloqueos de rutas no sólo podrían impactar sobre la recaudación impositiva sino también sobre el precio del dólar ante la falta de liquidación de divisas por parte de los exportadores. Ayer los operadores de mercado estaban inquietos por esta situación y habían comenzado a especular.

Luego de la negociación que entablaron el Gobierno y las entidades durante el mes posterior al lockout, la sensación que quedaba de ambos lados es que el fracaso no fue por no haber “afinado” lo suficiente las propuestas técnicas sino por motivos políticos. Algunos referentes del oficialismo ven una movida desestabilizadora que va más allá de reivindicaciones sectoriales. Por lo tanto, consideraban que ninguna oferta terminaría de convencer a los ruralistas a no ser que el Gobierno modificará de raíz su política económica. Del otro lado, también creen que el acuerdo no se logró por cuestiones políticas. “Podrían haber ofrecido al menos ponerle un tope a las retenciones móviles y ni siquiera lo hicieron”, señaló a Página/12 uno de los dirigentes. Ahora, volverán a las barricadas.

Compartir: 

Twitter
 

Los dirigentes del agro realizaron el anuncio ayer por la tarde en la sede de CRA.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.