EL PAíS › DESDE EL GOBIERNO SALIERON A RESPONDERLE A JULIO COBOS

Otro round de la pelea de fondo

En respuesta a Kirchner, el vicepresidente había dicho que era leal con la gente que lo votó. Ayer, el ministro Randazzo y otros dirigentes kirchneristas salieron a cruzarlo. “La palabra lealtad le queda grande”, dijeron.

En lo que ya se convirtió en una pelea a rounds indefinidos, el oficialismo salió nuevamente a pegarle al vicepresidente Julio Cobos. Tras los dichos del vice en Mendoza, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, aseguró que “la palabra lealtad le queda demasiado grande”. En línea con las acusaciones que le lanzó Néstor Kirchner durante el acto del Día de la Lealtad peronista, Randazzo consideró que Cobos “es pedante y egoísta”. El sábado, durante un encuentro del espacio que lidera, el vice había replicado las críticas de Kirchner en Entre Ríos: “Soy muy leal con la gente que nos votó y con el país”. Desde los movimientos sociales afines al Gobierno también criticaron la actitud de Cobos. El diputado kirchnerista Edgardo Depetri le reclamó que “deje de avergonzar al Gobierno”, y el legislador bonaerense Fernando “Chino” Navarro dijo que “su lealtad debe ser para el proyecto político que acompañó”.

Esta vez el disparador no fue una de las polémicas reuniones del vicepresidente con dirigentes de la oposición o su participación en un acto ruralista. Fue el propio Kirchner quien tocó la campana para dar inicio a otro round entre kirchneristas y cobistas. Después del primer golpe K, Cobos subió la guardia y aclaró: “El término lealtad lo entiendo y lo ejerzo muy bien”. El vice recogió el guante, pero se mantuvo fiel a su premisa de no perder la imagen de hombre de “diálogo y consenso”, como le gusta presentarse. “No es el momento de agravios”, agregó.

Ayer el que subió al ring fue Randazzo, quien no ahorró energías para criticar a Cobos. Para el ministro, “no se puede decir que se es leal al pueblo y permanentemente utilizar el cargo para arremeter contra el Gobierno al que el pueblo votó”. “Es pedante y egoísta que crea ser el legítimo representante del pueblo alguien que por sus apetencias personales defraudó al proyecto que votó la mayoría de los argentinos”, agregó. El funcionario kirchnerista apeló a un toque de humor y cerró un comunicado oficial con una referencia al voto del vice en contra de las retenciones móviles: “Para que la indignación no gobierne nuestras acciones, prefiero concluir que las actitudes de Cobos me siguen pareciendo no positivas”.

Entre los respaldos que cosecha Cobos luego de cada crítica oficial, se sumó la del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. El puntano planteó que ante una eventual candidatura de Kirchner en la provincia de Buenos Aires, podría presentarse el vicepresidente como cabeza de un frente opositor unificado. Rodríguez Saá cuestionó la legalidad de la candidatura de Kirchner porque “no ha tenido una voluntad de fijar un domicilio electoral en la provincia” y sólo podría hacerlo si se considera la residencia de Olivos como domicilio. Para el gobernador es necesaria la conformación de un frente para ganarle al kirchnerismo, pero advirtió que “el problema es que hay dificultades, porque hay algunos liderazgos políticos que no quieren esto”.

Por los movimientos sociales K, salieron al cruce Depetri, dirigente del Frente Transversal, y Navarro, del Movimiento Evita. Ambos sostuvieron que debe acompañar el proyecto político de la presidenta Cristina Fernández. Para Depetri, “resulta inadmisible que Cobos siga creyendo que sus acciones políticas no dañan al Gobierno”. El diputado apuntó también contra el armado que está construyendo Cobos, integrado por radicales, peronistas opositores y el Partido Demócrata: “Ya bastante sufrimiento y pobreza le dieron al pueblo argentino”. El líder del Frente Transversal no tuvo reparos en pedir la renuncia del vice al afirmar que “Cobos no tiene nada positivo para aportarles a los argentinos” y que “ya es hora de que Cobos deje de avergonzar al Gobierno”.

Navarro, diputado bonaerense por el Frente para la Victoria, sostuvo que “más allá del juego de palabras que hace el vicepresidente, su lealtad debe ser para el proyecto político que acompañó, en el cual la gente confió con su voto y es esa misma gente quien lo defiende día a día en la calle”.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner y Julio Cobos se cruzaron a partir de los actos por el Día de la Lealtad.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.