EL PAíS › COBOS CONVOCO A MACRISTAS Y RADICALES A SU DESPACHO PARA DEFINIR UNA ESTRATEGIA COMUN

Liga opositora contra la ley de Medios

Estuvieron Cobos, Macri, De Narváez, Michetti y los jefes de los bloques radicales. Sellaron una estrategia común para parar el proyecto oficial en el Senado o revocarlo después del 10 de diciembre. Carrió se excusó.

 Por Miguel Jorquera

En un encuentro convocado en su despacho del Senado, el vicepresidente Julio Cobos selló ayer con el PRO, la UCR y el peronismo disidente una estrategia conjunta para tratar de frenar en la Cámara alta el proyecto del Gobierno sobre Servicios de Comunicación Audiovisual o ponerle fecha de defunción –tras el recambio legislativo de diciembre– si el kirchnerismo consigue que la iniciativa sea aprobada por el Congreso. “Hemos asumido el compromiso de revisar esta ley con las nuevas mayorías parlamentarias”, coincidieron en una conferencia de prensa posterior los socios políticos Mauricio Macri, Gabriela Michetti y Francisco de Narváez, los radicales Oscar Aguad y Ernesto Sanz, y los cobistas Daniel Katz y Laura Montero. Mientras, los peronistas Felipe Solá y Carlos Reutemann faltaron a la cita pero adhirieron a la iniciativa. Cobos, que no participó de la rueda de prensa, les pidió a sus aliados no revelar la estrategia parlamentaria para “no dar por perdida la batalla en Diputados”.

“Nos acabamos de reunir con el vicepresidente para ratificar la voluntad de que se debata una nueva Ley de Radiodifusión pero que se haga en tiempos razonables. Para eso hay que tomarse el tiempo que haga falta y dejar que esto transcurra en dos meses y se termine decidiendo con la nueva composición del Congreso que ha sido elegida el 28 de junio”, abrió el fuego el jefe de Gobierno porteño en la rueda de prensa que se hizo en el Salón de Lectura del Senado. Lo flanqueaban De Narváez y Aguad, y compartían la larga mesa Michetti, Sanz, Katz y Montero. Más alejados también acompañaban a Macri el jefe de los diputados del PRO, Federico Pinedo, y su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta.

Uno a uno, todos ratificaron su decisión de frenar el proyecto oficial o volverlo atrás si atraviesa los obstáculos y se convierte en ley. “Hemos asumido el compromiso que después del diez de diciembre revisar esta ley con las nuevas mayorías parlamentarias que hay en la Argentina”, dijo Aguad. “Esta discusión en el Congreso podrá tener legalidad pero no tiene legitimidad política hasta tanto no la vote o no la discuta un Congreso que sea el que la gente votó el 28 de junio”, ratificó el mendocino Sanz.

La reunión comenzó a las 16 en el despacho del presidente del Senado. Mientras los dirigentes intercambiaban opiniones acerca de cómo frenar el proyecto oficial en el Senado, los colaboradores de prensa de Cobos repartieron las “solicitudes de audiencia” enviadas por Macri y De Narváez apenas un día antes y concedidas en un trámite express. También la adhesión al encuentro y las disculpas, por no poder asistir, de Solá y Reutemann.

El reparto de las misivas iba acompañado de dos aclaraciones. La primera, que “el resto de los participantes son miembros de la Casa (Congreso), así que no necesitan una solicitud de audiencia”. La segunda, apuntaba a la frese final de la carta del Lole fechada ayer: “Le expreso mis disculpas por no poder asistir a la reunión en la tarde de hoy a su despacho, al que fui invitado”. Los colaboradores de Cobos aclaraban que “la invitación había corrido por parte del macrismo”, para despegar al vice de la organización de la cumbre opositora.

Pero la intervención de Michetti en la rueda de prensa no fue feliz para guardar el secreto. Había afirmado que Elisa Carrió fue invitada pero “no pudo concurrir porque se excusó por un problema de salud” (ver recuadro). Pero cuando la consultaron por la ausencia de otros referentes opositores en el encuentro, prefirió no hacerse cargo. “No sé porque es una decisión de quien nos invitó”, dijo y acompañó sus palabras señalando con el brazo extendido el despacho de Cobos del que acababan de salir.

Adentro, entre otros temas, se evaluó la posibilidad de que Cobos extienda el debate en el Senado a diversas comisiones legislativas, con el objetivo de dilatar las decisiones y que la definición quede para la nueva composición parlamentaria que asumirá en diciembre. Sin embargo, el reglamento del Cuerpo afirma en los artículos 89 y 90 que en caso de que un tema sea girado a más de una comisión éstas “procederán reunidas”, es decir, funcionar en forma conjunta o de plenario.

Cobos también pidió a sus interlocutores que evitaran dar detalles de la estrategia parlamentaria con dos objetivos: no adelantar sus armas a sus adversarios y “no dar por perdida la batalla” en la Cámara baja. Definiciones que luego reconocieron sus legisladores más cercanos. Macri se mostró fiel al pedido. “Nosotros confiamos que no va a salir de la Cámara de Diputados”, dijo el jefe de gobierno porteño para evitar develar la estrategia trazada en conjunto para el Senado, donde el macrismo no tiene representantes.

Compartir: 

Twitter
 

“Hemos asumido el compromiso de revisar esta ley”, dijeron los opositores luego del encuentro.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.