EL PAíS › DIPUTADOS DEL OFICIALISMO Y LA OPOSICIóN HABLARON DEL DEBUT DE LA NUEVA CáMARA BAJA

El eco de una sesión por demás agitada

Los opositores festejaron lo que consideraron la “derrota” del kirchnerismo y anunciaron el comienzo de una nueva etapa en el Congreso. Los oficialistas relativizaron el impacto y afirmaron que “la oposición construyó una mayoría circunstancial”.

Ningún opositor quiso perderse ayer la oportunidad de hablar acerca del nuevo escenario planteado en Diputados. La voz cantante del oficialismo la llevó el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, quien afirmó que “la oposición construyó una mayoría circunstancial” y reiteró que en la sesión en la que se eligieron las nuevas autoridades de la Cámara baja y se definió la integración de las comisiones legislativas hubo “violaciones al reglamento y se rompió la tradición parlamentaria”. Respondió así a las declaraciones de sus adversarios, quienes hablaron una y otra vez de la “derrota” del kirchnerismo y del comienzo de una nueva etapa política en el Congreso.

“Se terminó la era de la prepotencia”, proclamó Elisa Carrió. “Se acabó eso de que el oficialismo quería llevarse puestos a todos”, enfatizó Fernando “Pino” Solanas. La líder de la Coalición Cívica y el referente de Proyecto Sur casi que coincidieron con Francisco de Narváez, quien opinó: “Dimos vuelta la página de la historia y empieza un nuevo tiempo para la Argentina”.

Los peronistas disidentes Felipe Solá, Francisco de Narváez y Graciela Camaño y el diputado del SI Eduardo Macaluse también se hicieron eco de la sesión en la que el kirchnerismo selló con la oposición el acuerdo que le permitió mantener la presidencia de Diputados, pero lo dejó en minoría en las 45 comisiones permanentes que tiene la Cámara baja. De eso mismo hablaron Mauricio Macri y Eduardo Duhalde, desde Italia. Y Pinky, con la vuelta al estrellato que le dio su fugaz paso por la presidencia de Diputados por ser la de mayor edad, también tuvo micrófonos a su disposición.

Rossi asumió la defensa del oficialismo. Lo acompañó en esa tarea la senadora nacional por Neuquén Nancy Parrilli, quien pidió a la oposición en el Congreso que “sea constructiva y madura” y manifestó su preocupación ante el hecho de que “no se ha respetado el reglamento de Diputados”. Kirchner acompañó a la presidenta Cristina Fernández en un acto en Mar del Plata, pero allí ninguno de los dos hizo referencia al reparto de los cargos en la Cámara baja.

“Somos claramente la primera minoría con un bloque de 90 diputados y el segundo es la Unión Cívica Radical con 43”, destacó en cambio Rossi, quien sostuvo que “la oposición construyó una mayoría circunstancial”.

El titular de la bancada del Frente para la Victoria negó, por otra parte, que a su llegada al Parlamento para la jura Kirchner hubiera roto el acuerdo que horas antes se había tejido con la oposición. “Para nada. Estuvimos negociando con los bloques que construyeron esa mayoría todo el tiempo –contó–. La negociación estuvo siempre donde tuvo que estar.”

Rossi lamentó, por otra parte, “que se haya interrumpido una historia de tradición parlamentaria de muchísimos años” y se haya desplazado al oficialismo de la vicepresidencia primera de la Cámara baja, que finalmente quedó en manos del radical Ricardo Alfonsín. También denunció que la oposición “violó el reglamento”.

“Terminó bien el año y esa rara ficción de seis meses donde parecía que Kirchner tenía todo el poder porque, en realidad, no estaba el nuevo Parlamento”, festejó Carrió y añadió: “Lo que se vio fue una derrota de Kirchner muy fuerte desde el punto de vista simbólico, era un hombre vencido”. La líder de la Coalición Cívica vaticinó, además, que en el futuro “aun cuando el Gobierno pudiera sacar un dictamen ajustado a su favor en alguna comisión” no logrará su aprobación en el recinto.

Solá declaró estar “orgulloso de mí y de los demás bloques” porque imponerse al oficialismo era un reclamo que “la gente pedía desde hace mucho” tiempo y se consiguió “trabajando muy duro, en silencio y discreción”. “Hicimos esto con seriedad, patriotismo, y lo conseguimos con trabajo duro, en silencio y discreción”, agregó.

Su socio De Narváez, con quien volvió a enfrentarse a raíz del acuerdo con el oficialismo, analizó que “estamos todos un poco mejor” porque “los argentinos encontramos ese equilibrio que se votó el 28 de junio”. El diputado empresario dijo, además, que “lo importante es que esta oposición no sea una oposición por oponerse a algo sino para construir” y afirmó que la sesión no fue fácil para el oficialismo porque “venían de una dinámica de construcción de mayorías a veces muy fácil y a veces con algún esfuerzo que creo que no siempre hay que hacer, porque se compraron muchas voluntades por el camino”.

Macri expresó que “hay un cambio, queremos que haya respeto y diálogo. Kirchner tuvo que aceptar por primera vez que le hayan cambiado las reglas; ahora no es más el patrón de estancia, porque hacía lo que quería”, expresó Macri.

“Kirchner aprendió que está en un lugar donde se parlamenta y que cuando se parlamenta, se cumple”, se anotó Camaño y consideró que a partir del recambio legislativo la oposición va a poder avanzar en temas fundamentales, como “ser más equilibrados en cuanto al poder”.

Duhalde, quien no hace mucho la nominaba para presidir la bancada del PJ disidente, también se centró en el ex presidente ahora diputado. “En la Argentina no todo tiene precio y el Gobierno y sobre todo el doctor Kirchner deben darse cuenta de que se acabó la hora de comprar”, manifestó, además de señalar que “ha sido un paso muy grande de la oposición llevar su voz al Parlamento y hacerse respetar”.

“Fue un día histórico”, se entusiasmó Solanas. El cineasta recalcó que “la oposición hoy tiene mayoría en todas las comisiones y el acuerdo es hacer respetar a rajatabla el reglamento de la Cámara”. “Se acabó la máquina de levantamanos”, continuó el flamante diputado de Proyecto Sur y se mostró confiado de que nace un “Parlamento con protagonismo”.

Macaluse también hizo su pronóstico: “La búsqueda de consenso, de puntos en común, será la forma de dirimir diferencias. De otra manera vamos a tener dificultades, y esto será una traba para el Congreso”. Con ánimo contemporizador, como se lo vio el jueves en la sesión, agregó que es necesario dejar atrás “cierta lógica de confrontación que existe tanto en sectores del oficialismo como de la oposición, que buscan dirimir las cuestiones por un voto, en vez de consensuar”.

Todavía prendada con su circunstancial papel de presidenta de la Cámara baja, Pinky no sólo se quejó de que los oficialistas “creen que pueden seguir avasallando el Congreso”. “Me duele que no se aprenda en mi patria que hay actos que son solemnes. Llegar a ser diputado o senador de la Nación es un honor muy grande y jurar es la consagración de eso. No se puede jurar y abrazarse y ponerse a hablar con los demás y no escuchar la segunda parte del juramento”, fue su aporte a la política.

Compartir: 

Twitter
 

El oficialista Agustín Rossi y el peronista disidente Felipe Solá, dos protagonistas de la sesión de la Cámara de Diputados.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.