EL PAíS › ACLARACIONES SOBRE UNA REUNIóN DE DIPUTADOS BONAERENSES

El PJ en discusión

 Por Martín Piqué

“De ninguna manera esto es una rebelión, de ninguna manera se ha expresado una crítica, ni hacia el gobierno provincial ni al gobierno nacional.” La aclaración del titular de la Cámara de Diputados, Horacio González, reflejó el clima de sorpresa y malestar que reinaba ayer a la mañana en el peronismo bonaerense. La difusión de una reunión de 22 diputados del oficialismo, realizada el lunes a la noche en Pinamar, derivó en una ola de aclaraciones, reproches y sospechas como hace mucho tiempo no se veía en el PJ de la provincia de Buenos Aires. La cena tuvo lugar en la vivienda que González, un dirigente de Ituzaingó y con ascendencia en la primera sección electoral, alquiló en el balneario más frecuentado por el PJ. En la comida estuvieron 22 de los 37 diputados con los que cuenta el Frente para la Victoria en la Legislatura. La reunión desató una polémica sobre una incipiente rebelión de los legisladores K contra Néstor Kirchner y Daniel Scioli. Ayer, tras la repercusión que tuvo la noticia, buena parte de los asistentes a la cena desmintieron esa interpretación.

“La realidad es que somos un bloque oficialista y cuando uno se sienta a trabajar, aporta ideas desde distintos ángulos. Llamar a eso una rebelión es una locura. No tiene nada que ver con la realidad, con lo que ocurrió en la reunión”, salió a aclarar González. En el mismo sentido se expresaron otros diputados que forman parte del bloque. “Es lamentable que algunos medios se empecinen en desinformar a la sociedad como herramienta de presión para defender negocios particulares. Queremos desmentir categóricamente las falsas versiones que hablan de una ‘rebelión’ contra el gobierno nacional y provincial”, expresaron los legisladores Jorge Varela, Franco La Porta, Juan De Jesús y Guido Lorenzino a través de un comunicado. Los diputados se preocuparon por subrayar su respaldo a las políticas de las administraciones de CFK y Scioli: “La idea de la reunión era trabajar sobre la agenda parlamentaria de este año, en el marco de un claro apoyo a las gestiones del gobierno nacional y provincial.”

Según las interpretaciones y los relatos que circularon sobre la cena en Pinamar, los comensales compartieron ciertas críticas al estilo de conducción de Kirchner. También se habrían escuchado cuestionamientos al gobierno de Scioli. “Nos llevan a otra derrota, esto se terminó”, habría sido una de las advertencias que se escuchó en lo de González. Ayer, el propio anfitrión de la comida reconoció indirectamente que en el diálogo entre los legisladores se escucharon planteos a Kirchner y Scioli (“Cuando se sienta a trabajar, aporta ideas desde distintos ángulos”), pero negó que eso pudiera significar el comienzo de una ruptura con ambos. “De ninguna manera se planteó una rebelión o una política ‘basta, no va más’. Se sigue trabajando para sostener, apoyar, para seguir alimentando con ideas la propuesta tanto del gobierno provincial como nacional”, subrayó González.

Entre los asistentes a la cena estuvo el diputado Gabriel Bruera, hermano del intendente platense. Para algunos de los 22 diputados que participaron de la comida, la presencia de Bruera explicaba el impacto periodístico que luego obtuvo la reunión. El intendente de La Plata, Pablo Bruera, es uno de los impulsores del incipiente polo opositor que está surgiéndole al kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires. En esa tarea lo está acompañando su par de Tigre, el ex jefe de Gabinete Sergio Massa. Bruera y Massa tienen un colaborador muy cercano que en el último congreso partidario fue designado miembro de la Junta Electoral: el ex senador Juan Amondarain. Bruera, Massa y Amondarain son considerados los “ideólogos” del proyecto de construir una alternativa que ponga distancia de K.

Consultados por Página/12, varios miembros del bloque de Diputados coincidieron con la aclaración de González. Dijeron que en la reunión se habían escuchado críticas pero que se había forzado una interpretación al hablar de “rebelión”. “El debate interno, realizado periódicamente todas las semanas, se lo pretende transformar en una operación política en contra del Gobierno. Reivindicamos la discusión política de la misma manera que reivindicamos nuestro derecho a defender las políticas del gobierno nacional”, replicó el diputado Raúl Pérez, quien estuvo en la cena de Pinamar. “Aquí ha habido una difusión irresponsable de una reunión que fue buena. Como se difundió en forma parcial y fuera de contexto, las conclusiones son parciales y alejadas de la verdad”, planteó Fernando “Chino” Navarro.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.