EL PAíS

La carta de Walsh

A casi 33 años de la muerte de Rodolfo Walsh, ultimado por la metralla del comisario Ernesto Weber durante el frustrado intento de Alfredo Astiz de secuestrarlo con vida, los principales miembros del Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA escucharon ayer como imputados, en el subsuelo de Comodoro Py, la lectura de la “Carta Abierta a la Junta Militar” que el escritor alcanzó a despachar antes de enfrentar al pelotón de la Armada, y que forma parte del requerimiento de elevación a juicio del fiscal Eduardo Taiano. Cuando el secretario del Tribunal Oral Federal Nº 5 leyó el cierre sobre “el compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles”, el nombre completo, la cédula de identidad de Walsh, la ciudad y la fecha, “24 de marzo de 1977”, sobrevivientes y seres queridos del escritor, incluida su compañera Lilia Ferreyra, su hija Patricia y varias Madres de Plaza de Mayo con sus pañuelos, aplaudieron de pie. La imagen histórica culminó con la voz de Daniel Obligado, presidente del tribunal: “Señores, esto no es una manifestación política sino un juicio”, atinó a decir el juez, mientras Acosta, Astiz & Cía. seguían sin pestañear. La autodenominada “Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos en la Argentina”, presente en la bandeja superior con Cecilia Pando a la cabeza, coronó la jornada empapelando la reja de Comodoro Py con afiches del escritor y la leyenda: “La otra cara de Walsh. Montonero. Asesino”. Los impresos elaborados por los camaradas de los represores, con originales leyendas como “El Bin Laden de los setenta”, también incluyeron a un joven Luis Eduardo Duhalde, titular de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. El juicio oral y público continuará hoy desde las 10.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.