EL PAIS › EL CANCILLER POLEMIZO CON LOS DIPUTADOS DE LA OPOSICION

Más cruces por Venezuela

Timerman acusó a Atanasof de dañar al país por el manejo que hace de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados. Un grupo de legisladores de la oposición pidió interpelar al canciller y al ministro De Vido.

La contradanza de los cables diplomáticos tuvo un nuevo episodio, cuando el canciller Héctor Timerman acusó al diputado peronista opositor Alfredo Atanasof de “dañar la política exterior del país” con el manejo que viene teniendo frente a la Comisión de Relaciones Exteriores. “Las relaciones exteriores de un país se complican cuando existe la sospecha de estar bajo actos de corrupción”, le retrucó el ex jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde, y al minué se sumaron la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, la del GEN, Margarita Stolbizer, y el peronista federal Felipe Solá, que presentaron un proyecto para interpelar a Timerman y al ministro de Planificación, Julio De Vido.

“Atanasof tiene que entender que como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores debe evitar que se transforme su comisión en un circo romano, donde un grupo de leones se come no a un testigo sino a un testimonio, lo transforma en un arma para condicionar las relaciones exteriores del país”, cuestionó Timerman. “Mientras se desarrollaba la sesión hay una diputada que salía y contaba lo que iba diciendo Sadous; o sea, es realmente patético, porque se están usando las instituciones para hacer política doméstica. Usted no puede tener una reunión secreta y al otro día leer todo en los diarios, o todo lo que se dijo o lo que el diario quiere contar”, advirtió.

Atanasof no tardó en salir a responderle, aunque primero intentó mostrarse como moderado (“No voy a entrar en agresiones o descalificaciones recíprocas que pueden hacer mucho daño”), no pudo con su genio a la hora de devolver chicanas: “La relaciones exteriores de un país no se complican cuando se busca transparencia. Se complican cuando en esa relación existe la sospecha de estar bajo actos de corrupción”. El diputado y operador de Francisco de Narváez sostuvo que, con su forma de conducir la Comisión, está cumpliendo “el mandato que me dieron millones de bonaerenses el año pasado cuando vencimos en las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires a Néstor Kirchner”.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión, el kirchnerista Ruperto Godoy, también consideró que “están convirtiendo a la Comisión en un campo de batalla mediático que daña gravemente la política exterior argentina”. “Se pretende erigir a la Comisión de Relaciones Exteriores en una comisión investigadora de facto de las relaciones de nuestro país con Venezuela, cuando ésta no ha sido conformada, lesionando seriamente la institucionalidad del Poder Legislativo”, interpretó Godoy. “Nos enteramos por los medios que la Comisión va a recibir la visita de distintos funcionarios para declarar sobre la relación con Venezuela. Ni yo, que soy el vicepresidente, ni el resto de los diputados hemos sido consultados ni recibido citación alguna”, se quejó.

El diputado Gustavo Ferrari, mano derecha de De Narváez, reclamó en respuesta que el Gobierno “deje de evitar u obstruir la creación de una comisión investigadora” del Congreso, para “más allá de lo que haga la justicia penal, esclarecer las responsabilidades políticas”.

“Llamo a la reflexión de todos los diputados para que dejemos actuar a la Justicia en esta causa, tal como ha venido sucediendo, y para que evitemos convertir al Poder Legislativo en un lamentable escenario mediático”, pidió. Su llamado no fue muy tenido en cuenta: en plan de escalada, Carrió, Stolbizer y Solá presentaron un proyecto para interpelar a Timerman y a De Vido por este tema. La propuesta también es acompañada por el bloque de la UCR. “Las explicaciones hay que pedirlas en el máximo nivel de responsabilidades”, consideró Stolbizer, quien planteó que los dos funcionarios “deben rendir cuentas al Congreso sobre las relaciones diplomáticas y las negociaciones comerciales entre Argentina y Venezuela, desde la asunción de Néstor Kirchner”. “De Vido es el próximo que deberá declarar en el Congreso por los negocios con Venezuela”, se envalentonó vía Twitter el diputado de la Coalición Cívica Adrián Pérez. En medio del baile de los cables, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo que “nunca se vendió ni un tornillo que no pasara por la Cancillería”.

Compartir: 

Twitter
 

El peronista disidente Alfredo Atanasof en polémica con el canciller Timerman.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.