EL PAIS › TIMERMAN RECIBIO A LOS ASAMBLEISTAS DE GUALEGUAYCHU QUE SALIERON CONFORMES DEL ENCUENTRO

Primer contacto con resultado “positivo”

El encuentro fue en el Palacio San Martín. Timerman les contó los lineamientos generales de la idea argentina para el monitoreo del río Uruguay. Los asambleístas se quedaron con ganas de conocer más detalles.

Los representantes de la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú que ayer se reunieron con el canciller Héctor Timerman volvieron a Entre Ríos “conformes” y con un resultado “muy positivo” del encuentro –según declararon–, pero aún con varios interrogantes acerca de cómo se implementará el plan de monitoreo conjunto propuesto por Argentina. Durante más de dos horas estuvieron frente a frente con el canciller, quien les ratificó la voluntad del Ejecutivo de avanzar con un plan integral de control de toda la cuenca del río Uruguay y de la pastera UPM (ex Botnia). De todas formas, evitó entrar en detalles acerca del contenido de la propuesta que se encuentra bajo revisión del otro lado del río y que se espera tenga hoy una “devolución” por parte del canciller oriental Luis Almagro, que arribará a Buenos Aires para encontrarse con Timerman (ver aparte).

A las 10 en punto, el canciller junto al gobernador entrerriano Sergio Urribarri cruzaron Esmeralda para ir desde la Cancillería al Palacio San Martín, lugar fijado para el encuentro. Momentos antes, el grueso de los ambientalistas citados había ingresado por el portón principal. El abogado Osvaldo Fernández fue el último en llegar, a la carrera y con media hora de retraso. En el primer piso los aguardaban la asesora legal de la Cancillería, Susana Ruiz Cerutti; el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Homero Bibiloni; el vicecanciller, Alberto Dalotto; el titular de la delegación argentina en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), Hernán Orduna; y el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo. La delegación de funcionarios fue una muestra de la importancia que tuvo el cónclave y de la que los ambientalistas acusaron recibo. “Nos vamos conformes con que se haya reinstalado el diálogo y porque aparentemente se puede trabajar en conjunto”, concluyó el asambleísta Jorge Fritzler a la salida.

Los representantes de Gualeguaychú destacaron el clima de cordialidad que reinó durante las más de dos horas que duró la reunión. Timerman tomó nota de los principales reclamos de los asambleístas que le acercaron un documento de 17 páginas donde condensaban los puntos esenciales que, a su criterio, debían ser tenidos en cuenta para un control exhaustivo de la pastera. La intención de incorporar a un “veedor” que los represente y que forme parte del grupo de técnicos a cargo del monitoreo fue sutilmente declinada por el canciller. “Estamos trabajando con nuestra mejor gente”, les respondió. En cambio, una próxima reunión de los asambleístas con Ruiz Cerutti fue uno de los reclamos atendidos.

Según pudo saber Página/12, Timerman ratificó la “firme” decisión de la presidenta Cristina Kirchner en avanzar hacia una solución al diferendo. El perfil de la propuesta presentada se apoya en dos vértices: el primero –de implementación inmediata– estaría relacionado con el control desde dentro de la ex Botnia. El segundo, más ambicioso, abarcaría toda la extensión del río Uruguay en las márgenes compartidas para lo cual se mencionó la posibilidad de solicitar un crédito al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o al Banco Mundial para llevarlo a cabo. El monitoreo en “tiempo real” y difundido a través de Internet sería clave para detectar cualquier nuevo episodio de contaminación.

“Me voy con una esperanza ya que el monitoreo será científico”, expresó Roberto Marchesini al salir de la reunión. La mayoría coincidió en el optimismo, pero advirtieron que “habrá que esperar y ver de qué manera se implementa”. Luego del encuentro, algunos asambleístas deslizaron que se quedaron con las ganas de conocer en detalle lo “innovador” del plan, según lo declarado anteriormente por Timerman. El canciller explicó que develar íntegramente la propuesta presentada a Almagro podría entorpecer las negociaciones, pero les aseguró que la “solución política” entre ambos países estaba muy cerca de concretarse.

Aunque públicamente decidieron no mencionarlo, el tema de la querella ocupó uno de los tramos centrales del encuentro. La preocupación entre los vecinos denunciados por el corte de ruta –varios de ellos presentes ayer– quedó demostrada ante el reiterado pedido, esta vez al canciller, para que el Ejecutivo desista de la medida. Timerman aseguró que el tema está fuera de su competencia, pero se comprometió a elevarlo. Algo similar sucedió con el pedido de aplicación del código aduanero para impedir el paso por la frontera de insumos para Botnia que deberá “ser analizado a futuro”.

Informe: Gabriel Morini.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Urribarri y el canciller Timerman en la mesa que compartieron con los asambleístas de Gualeguaychú.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.