EL PAíS › ANDRES IBARRA CULPO A MARIANO NARODOWSKI POR LA DESIGNACION DE CIRO JAMES EN EDUCACION

Un macrista que se lava las manos

El funcionario porteño, hombre de confianza de Macri, fue indagado por el juez Oyarbide. Está sospechado de ser el nexo para la incorporación del espía en la cartera educativa. Aseguró que no tuvo “nada que ver” con su contratación y le apuntó al ex ministro.

 Por Irina Hauser y
Raúl Kollmann

Mauricio Macri en una de las actividades de gestión que compartió con Narodowski e Ibarra.

El funcionario porteño Andrés Ibarra, muy cercano a Mauricio a Macri, culpó al ex ministro de Educación Mariano Narodowski por la designación de Ciro James como asesor en esa cartera, donde en realidad no hizo trabajo alguno. Ibarra fue indagado ayer por el juez Norberto Oyarbide en la causa del espionaje como sospechoso de haber sido nexo en la incorporación del espía en el Gobierno de la Ciudad para darle un cargo que ocultara sus verdaderas actividades ilegales de Inteligencia. “No tengo nada que ver con James”, dijo varias veces a lo largo de su declaración, e insistió en que no lo conoce y jamás lo vio. El propio jefe de Gobierno había afirmado en el expediente que Ibarra se ocupaba de las cuestiones administrativas y contrataciones de Educación, y Narodowski de las padagógicas.

Ibarra fue citado en la causa de las escuchas como consecuencia del fallo de la Sala I de la Cámara Federal que ratificó el procesamiento de Macri como integrante de una asociación ilícita dedicada a espiar, donde además de James tuvo un papel crucial el primer jefe de la Policía Metropolitana, Jorge Fino Palacios, ambos presos. Los camaristas señalaron a Ibarra, quien fue secretario de Educación (segundo en la línea jerárquica), como posible canal para que James fuera nombrado allí con un sueldo de 6000 pesos. Destacaron su cercanía a Macri, recordaron que fue gerente general de Boca cuando el líder de PRO lo presidía y que a él reportaba Palacios como jefe de seguridad del club desde 2006. Por Macri o por Palacios, Ibarra, según los camaristas, habría sido quien le abrió la puerta a James como parte del armado de lo que describieron como una estructura “clandestina” de Inteligencia del gobierno porteño. Oyarbide le imputa haber colaborado con la organización ilícita.

Según declaró Ibarra, ahora titular de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda, Narodowski fue quien “propuso” y firmó “la contratación” de James, que se concretó justo una semana después de que comenzara la escucha al cuñado de Macri, Daniel Leonardo, en mayo de 2008. Quién recomendó al espía, dijo que no sabe. A su entender, lo que importa es que en el expediente de incorporación de James la firma del ex ministro aparece al comienzo y al final, en las páginas decisivas, mientras que la suya sólo está en trámites menores. Argumentó, además, que los dos lugares a los que James fue asignado (la Unidad de Auditoría primero y la Unidad-Ministro después) dependían de Narodowski. La prórroga del contrato, dijo, la propuso Roxana Barroso, que era jefa de Gabinete del Ministerio. Barroso fue indagada y su situación está en veremos. El ex ministro fue desprocesado por la Cámara. Ahora tiene falta de mérito.

El ex secretario educativo también contó ante el juez que trabaja con el Grupo Macri desde 1979. Que empezó como becario en Socma, dijo, y por último estuvo en Autopistas del Sol. Mauricio Macri, relató, le propuso ir a Boca en 2004. Según Ibarra, Palacios fue llevado al club por propuesta de Macri y el fallecido Pedro Pompilio. Primero, precisó, le dieron un cargo de asesor en seguridad y luego de gerente de seguridad. Cuando le preguntaron en qué época el ex presidente de Boca le presentó al ex comisario, dijo que fue en febrero de 2005, una fecha que discrepa con la que viene divulgando Macri y que señaló en la Legislatura: el año 2006.

En el expediente figuran 22 llamadas hechas desde el celular de Palacios a uno de la gerencia general de Boca. Ibarra dijo que utilizó ese teléfono hasta que se sumó al gobierno porteño, a fines de 2007. Esas comunicaciones comienzan en agosto de aquel año y van hasta octubre de 2009. Una decena corresponde a la etapa en que Ibarra todavía estaba en el club, pero Palacios ya no. Ibarra alegó que el ex comisario lo llamaba para pedirle entradas, una camiseta autografiada o asociar a alguien.

Durante la declaración insistió en que nunca lo vio a James en Educación –ni en Boca–, que no lo conoce y jamás habló con él. Ofreció varios números de teléfono suyos al juzgado para que haga entrecruzamientos y cuatro testigos (dos de Boca y dos de Educación). La Cámara ya dijo en relación a Macri que no importa si conocía a James, que conseguía jueces que ordenaran las escuchas, él las retiraba de la SIDE y Palacios supervisaba. Según el tribunal, la responsabilidad de los funcionarios pasa por haber proporcionado la cobertura y la paga para realizar el espionaje.

El abogado que acompañó a Ibarra a tribunales es Alejandro Pérez Chada, el mismo que representa en algunas denuncias a los accionistas privados de Papel Prensa. Fue, por ejemplo, quien se presentó por Bartolomé Mitre (La Nación) y Héctor Magnetto (Clarín) en una denuncia reciente contra el secretario de Comercio Guillermo Moreno, que cuestionaba la investigación sobre cómo se hizo el traspaso de las acciones de los Graiver.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.