EL PAíS › RICARDO ALFONSIN Y JULIO COBOS SE JUNTARON Y DEFINIERON REGLAS DE CONVIVENCIA

Asado y declaraciones de amor y paz

Los precandidatos de la UCR se comprometieron a no llevar su interna a un punto que sea perjudicial para el partido. Se medirán en las primarias y no trasladarán su enfrentamiento a las provincias.

Alfonsín y Cobos compartieron la mesa con el senador José Cano, quien los recibió en su casa.

“Hubiera sido noticia si estábamos en la misma ciudad y no nos reuníamos.” Con esa sinceridad sintetizaron Julio Cobos y Ricardo Alfonsín la cumbre que protagonizaron ayer en Tucumán. Y esa fue la lógica que movió a los dos precandidatos presidenciales de la UCR a sacarse una foto juntos: bajar el tono y evitar que quedaran expuestas una vez más las diferencias que los llevan a una intensa pelea por encabezar un frente panradical de cara a las presidenciales de 2011. “Nada debe poner en peligro la unidad del partido y del Acuerdo Cívico y Social”, enfatizó Alfonsín al terminar el almuerzo en la casa del senador José Cano. A su lado, Cobos agregó que no quieren “trasladar ninguna diferencia a las provincias” para no perjudicar las chances del radicalismo en los distritos en que haya un liderazgo claro. Por último, ambos dirigentes ratificaron que en diciembre pondrán a consideración del partido sus programas de gobierno.

Comieron asado, vacío, costillar, chorizos y ensalada. Tomaron vino, agua y alguna gaseosa. Eran nada más que cinco personas y como en la mayoría de las cumbres importantes, durante una buena parte de la hora y media que duró el encuentro se dedicaron a acordar qué iban a decir públicamente al terminar. Después salieron al jardín de la casa de Cano, en San Miguel de Tucumán, y buscaron dejar en claro que darán pelea pero que intentarán que no se vuelva autodestructiva.

En los últimos meses la intensidad de la interna entre Cobos y Alfonsín había comenzado a preocupar a la dirigencia de ambos sectores del radicalismo. Las jornadas realizadas por el Instituto Moisés Lebensohn, que preside Hernán Rossi, sirvieron de marco para la cumbre. Cobos y Alfonsín debían exponer en distintos paneles, al igual que gran parte de la cúpula de la UCR, incluido su presidente, Ernesto Sanz, quien cerrará hoy la actividad que según los organizadores juntó a 1500 jóvenes de todo el país. No faltaron tampoco dirigentes de las fuerzas aliadas a la UCR como el diputado socialista Roy Cortina o la líder de GEN, Margarita Stolbizer.

La cumbre se produjo por un llamado del vicepresidente, quien le pidió a su adversario un encuentro a solas, más allá de las actividades. Alfonsín fue acompañado por su mano derecha, Willy Hoertz, y Cobos por su secretario privado, Juan Montilla. El anfitrión y líder del radicalismo local, José Cano, puso la casa y las provisiones. “Tenemos una muy buena relación con Cobos. Somos muy respetuosos y trabajamos en conjunto para potenciar a la UCR y acompañar a quien finalmente sea el candidato de este frente.”

Más allá de las declaraciones de amor y paz posteriores, durante el almuerzo se tocaron temas sensibles para ambos. Uno de los más importantes fue cuándo y cómo se definirán las candidaturas. Allí ambos consensuaron algo que Cobos sostiene desde un principio y que Alfonsín empezó a decir en los últimos días: a menos que haya un cambio drástico en las chances electorales de alguno de ellos, lo que motivaría que alguno se baje, será la primaria abierta de agosto de 2011 el instrumento para resolver cuál de los dos encabeza la lista que lleve la UCR en las elecciones generales.

Aprovechando que no había intermediarios, Alfonsín le aclaró a Cobos que él nunca habló públicamente de medirse en una interna cerrada, algo que alientan desde el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), que comandan Gerardo Morales, Angel Rozas, Mario Negri y Ricardo Gil Lavedra. En ese contexto, Alfonsín reiteró ayer que las candidaturas presidenciales “se pueden llegar a establecer por consenso” y Cobos dijo que “en las internas de agosto se expresará la ciudadanía”.

Otro de los temas de conversación fue la situación puntual de algunas provincias. Los dos candidatos saben que, en caso de que les toque gobernar a partir de 2011, no pueden darse el lujo de que su pelea interna perjudique las chances de la UCR, sobre todo en aquellos distritos en los que hay un liderazgo consolidado. Pusieron como ejemplo al dueño de casa, el senador Cano, quien más allá de que una buena parte del radicalismo todavía sigue en las filas del gobernador José Alperovich, encabeza el sector orgánico del partido. Es también el caso de los diputados Atilio Benedetti en Entre Ríos o Eduardo Costa en Santa Cruz.

Además ambos reconocieron la necesidad de seguir en detalle el cronograma electoral de las provincias que no comparten calendario con las presidenciales de octubre. Es el caso puntual de Catamarca, donde el gobernador cobista Eduardo Brizuela del Moral termina su mandato y deberá ir a las urnas en marzo. “Nosotros no nos vamos a generar una interna para molestar”, remarcaban en el alfonsinismo.

Sin embargo, existen distritos más complejos como Santa Fe y Córdoba, en los que además de las fuertes peleas internas en la UCR hay también que contemplar las alianzas con fuerzas “afines” como el socialismo de Hermes Binner o el frente cívico de Luis Juez. “Coincidimos en que no hay que meterse en Santa Fe. Si hay un acuerdo, mejor, y si no vamos a garantizar que haya condiciones de procedimiento para que las peleas se resuelvan democráticamente”, reveló a Página/12 uno de los comensales del almuerzo.

Por último, también conversaron sobre la necesidad de que cada uno haga sus aportes para armar un programa común, que será definido en diciembre. Para eso, Cobos adelantó que el 20 y el 24 de septiembre los equipos técnicos de ambos se reunirán con el Comité Nacional y con las autoridades de la Convención para comenzar a elaborar la plataforma de gobierno.

El vice aclaró que tras las reuniones con los equipos técnicos vendrá la etapa de “acordar con los aliados, el GEN y el socialismo para avanzar en la constitución de un frente progresista”. Las salida de Elisa Carrió del Acuerdo Cívico permitió que el eje de la reunión de ayer estuviera centrado en las cuestiones netamente radicales. De todas maneras, Alfonsín envió un mensaje a Lilita para que “reconsidere su actitud” de alejarse del ACyS “ya que nada ha sucedido para que tome esa determinación”.

Así terminó la cumbre en el Jardín de la República. Por la noche, Cobos volvió a Mendoza y Alfonsín partió rumbo a Miami a participar de un foro.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.