EL PAíS › EN EL RADICALISMO PRONOSTICAN UN “ESCENARIO SOMBRíO” LUEGO DE LA DERROTA DEL DOMINGO

Con autocrítica y reclamos de cambios

El presidente de la UCR, Angel Rozas, sostuvo que su partido padeció la falta de caras nuevas. Aunque apoyó a Brizuela del Moral, el precandidato Ernesto Sanz también fue crítico. Alfonsín, en cambio, vio una buena elección.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde Catamarca

El impacto se hizo notar. La UCR sintió en carne propia la derrota en una de las pocas provincias que aún gobierna y algunos dirigentes nacionales optaron por hacer una autocrítica, reconocer “errores” y hasta proyectar algunas consecuencias a nivel nacional. Al referirse a la victoria del Frente para la Victoria, el presidente del Comité Nacional y referente del alfonsinismo, Angel Rozas, admitió que a su partido le faltó “renovación de caras y propuestas” y criticó los intentos de reelección indefinida. El precandidato presidencial, Ernesto Sanz, quien había apoyado explícitamente a Eduardo Brizuela del Moral, fue todavía más crítico: dijo que para que el radicalismo pueda ganar en las elecciones generales de octubre tiene que hacer “cosas nuevas y distintas” y no encerrarse sobre su propia estructura. Desde el cobismo, el intendente de Junín, Mario Meoni, pintó “un escenario sombrío” para la UCR si no replantea “su estrategia política a nivel nacional”.

Aunque insisten en que la advertencia debe trasladarse a toda la oposición y no sólo a la UCR, dirigentes de todos los sectores del radicalismo tomaron nota de las dificultades que enfrentará en distintos distritos del país si no modifica cuestiones nodales de su estrategia. “Yo no soy amigo de las reelecciones indefinidas y doctrinariamente la UCR tampoco. Lamentablemente perdimos; la democracia tiene sus propios remedios y nos pone límites, y aunque nos duela, bienvenido sea”, aseguró Rozas.

Sin advertir contradicciones entre respaldar públicamente a Brizuela del Moral, viajar a la provincia para sacarse una foto con él y al día siguiente de la derrota señalar una serie de críticas a la estrategia política del gobernador, Ernesto Sanz advirtió que “con las fórmulas tradicionales, con lo de siempre y mirando sólo hacia adentro, nos quedamos a mitad de camino; por eso hay que innovar y ser capaces de arriesgar”. El senador mendocino repitió una de sus consignas, utilizada como crítica indirecta al alfonsinismo: “Sin el radicalismo no arrancamos, pero sólo con el radicalismo no llegamos”, dijo.

Más allá de estas cuestiones, Sanz quiso dejar en claro que se mantiene firme en su intención de pelear por la candidatura presidencial en la interna del 30 de abril. Sucede que ayer también perdieron en elecciones internas los candidatos que apoyaba Sanz en Río Negro y San Luis. “La segunda conclusión es que en las internas del 30 de abril todo está abierto. Nada está ganado ni perdido para nadie. Vamos a tener una interna muy equilibrada, que puede resolverse por muy pocos votos de diferencia. Y estoy seguro de que los votos de los independientes serán decisivos, ellos serán quienes inclinen la balanza”, continuó el líder radical.

A diferencia de Sanz, Ricardo Alfonsín se desentendió del mensaje de la elección. Sostuvo que el Frente Cívico y Social hizo una “gran elección”, ya que sacó los mismos votos que obtiene históricamente, pero que en esta oportunidad fue derrotado porque el Frente para la Victoria se unió con Luis Barrionuevo y Ramón Saadi. Además dijo que la elección catamarqueña no se puede trasladar a octubre. De todas maneras, reconoció que los partidos de la oposición están “dándole una ventaja” al oficialismo al no definir todavía su candidato a presidente.

“El radicalismo tiene que replantearse su política a nivel nacional porque si no hoy no hay ninguna posibilidad. A la UCR le falta audacia y le falta novedad”, analiza Meoni. Para el intendente cobista, la derrota no afectará en gran medida al vicepresidente, ya que el gobernador no era muy cercano a Cobos.

El bonaerense Leopoldo Moreau, en cambio, fue hipercrítico con Brizuela: “Se provincializó la elección, se impidió la presencia de dirigentes nacionales (salvo para hacerlos compartir los costos de la derrota) y se mostró la cara de la soberbia”. Para el dirigente bonaerense, la derrota en Catamarca significó “un síntoma más de un largo proceso de deterioro de la identidad” radical.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Eduardo Brizuela del Moral fracasó al buscar un tercer mandato en Catamarca.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.