EL PAIS › LOS RADICALES QUE INTEGRAN EL GOBIERNO DE SANTA FE LO ACUSAN DE “HEGEMONICO” Y DE DESMERECER A SUS ALIADOS

Binner con problemas en el frente interno

Desde el arranque de la semana se viene peleando con los radicales que integran el Frente Progresista en su provincia. Incluso su vicegobernadora lo acusó de “visión hegemónica”. Dicen que en Santa Fe no hace lo que critica al Gobierno.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El gobierno de Hermes Binner quedó envuelto esta semana en una crisis política que impactó en su campaña presidencial. La vicegobernadora radical, Griselda Tessio, lo acusó de tener una “visión hegemónica”, “desmerecer a las fuerzas” que integran el Frente Progresista en la provincia y le advirtió que su partido no se conformará con “un rol secundario y de acompañamiento” en la próxima gestión del gobernador electo, Antonio Bonfatti, actual ministro de Binner. La escalada siguió con el primer candidato a diputado nacional de la UCR, Federico Pezz, para quien Binner es “contradictorio” porque “hace en Santa Fe, con los partidos aliados, lo que él propone cambiar como presidente de la Nación. El radicalismo santafesino está molesto, enojado y ofendido con Binner”, agregó Pezz.

Los chispazos entre socialistas y radicales ya vienen desde las primarias del 22 de mayo, cuando Binner impuso como candidato a gobernador por el Frente Progresista a Bonfatti. Su adversario por la UCR era el intendente de Santa Fe, Mario Barletta, a quien varias veces destrató en la campaña y hasta llegó a comparar con el “morajú”, por el pajarito que pone huevos en nidos ajenos. El 24 de julio, Bonfatti se convirtió en el sucesor de Bi-nner, pero con susto: le ganó por tres puntos al actor cómico y candidato del PRO, Miguel Torres Del Sel. Los radicales creen que la diferencia para ganar en la provincia la aportaron ellos en la ciudad de Santa Fe y en el departamento La Capital.

La semana pasada, Binner volvió a meter el dedo en la llaga. “El siglo XXI es del socialismo, los demás partidos son del siglo pasado”, dijo para entonar a sus seguidores en un desafío: dar vuelta el resultado de las primarias del 14 de agosto en Santa Fe, donde la presidenta Cristina Kirchner le ganó por cinco puntos (casi 90 mil votos), lo derrotó en 17 de los 19 departamentos y en algunos, como en el norte santafesino, por una brecha de hasta 30 puntos. “¿Cómo perdimos Santa Fe?”, se preguntó Binner. “Bueno, vean la próxima. Haremos una gran elección nacional y no vamos a perder la provincia. El siglo XXI es del socialismo, los otros partidos son del siglo pasado”, arengó. El radicalismo santafesino reaccionó como nunca lo había hecho antes en el gobierno de Binner. La vicegobernadora Tessio, el presidente del partido, Hugo Marcucci, y catorce legisladores provinciales, entre ellos Pezz, que encabeza la lista de candidatos a diputados de Ricardo Alfonsín, repudiaron los dichos del gobernador y le pidieron que se rectifique.

En el documento, la UCR condenó la “visión hegemónica y paternalista” de Binner, que desmerece a sus socios del Frente Progresista. “Sus palabras fueron de descrédito y ofensivas no sólo para el radicalismo, sino también para el Partido Demócrata Progresista, la Coalición Cívica y otros partidos” que integran la alianza gobernante en Santa Fe.

Binner “propone una construcción hegemónica del Frente que no es compatible (...) con la pluralidad, la fortaleza que aporta cada uno de sus partidos y la síntesis de un espacio que reconoce voces, prácticas y experiencias distintas”, planteó la UCR. Y advirtió: “Ninguno de nosotros se sentirá convocado para un rol secundario y de acompañamiento. Esas ideas no podrán naturalmente consolidar el Frente Progresista, sino que podrían poner en crisis a una herramienta que construimos todos con mucho esfuerzo, paciencia y tolerancia y una vocación de gobierno democrático y plural”.

Hasta ahora, Binner respondió con el silencio. Así que ayer los dirigentes de la UCR volvieron a pedirle explicaciones. “El se quiere presentar como la contracara de Cristina, le reprocha falta de diálogo, pero en Santa Fe no dialoga con ninguno de los partidos que integran el Frente Progresista y menos con la oposición”, dijo Pezz. “No sé a qué responde la actitud de Binner, seguramente pretende capitalizar en forma exclusiva la gestión provincial, cosa que no es así, ya que está encabezada también por la vicegobernadora Tessio” y “los pocos funcionarios radicales que hay en distintas áreas tienen mucho que ver con las cosas que se fueron cambiando en Santa Fe”, insistió.

“El fracaso de un frente nacional, integrado por el socialismo y el radicalismo, es por falta de una visión amplia y generosa de Bi-nner, cosa que no ocurrió cuando se formó el Frente Progresista en la provincia y nosotros fuimos amplios y generosos”, agregó. “Hoy estamos complicados”, sintetizó Pezz. Y le pidió a Binner una convocatoria “urgente” a los partidos aliados para “dialogar y definir algunos aspectos del funcionamiento del Frente, que se vienen reclamando desde hace rato y no se pueden lograr. Y si no los convoca, el radicalismo y las demás fuerzas políticas tendremos que definir cómo seguimos actuando en la provincia”.

Compartir: 

Twitter
 

Hermes Binner y Rubén Giustiniani compartieron ayer un encuentro del Partido Socalista.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.