EL PAíS › MARIO BARLETTA SE PERFILA PARA ASUMIR LA PRESIDENCIA DEL RADICALISMO

Un candidato con el camino allanado

El intendente santafesino sería designado como delegado nacional al Comité Nacional por la UCR de esa provincia. Es la manera de sortear el requisito formal que le impedía asumir la conducción del partido. El alfonsinismo anticipó que avalará su nombramiento.

 Por Sebastian Abrevaya

Después de marchas y contramarchas, el intendente de Santa Fe, Mario Barletta, se encamina a la presidencia de la UCR. La semana próxima podría ser designado como delegado al Comité Nacional por su provincia y así sortear el último requisito formal que le impedía acceder al cargo que hoy ocupa Ernesto Sanz y que abandonará el 16 de diciembre. Barletta fue primero impulsado por Sanz y el sector de los intendentes comandados por Ramón Mestre, aunque luego fue tomando distancia. En el entorno de Ricardo Alfonsín aseguraron ayer que tienen con él “una relación excelente” y que apoyan su postulación. El mandatario santafesino se viene reuniendo en las últimas semanas con referentes de todos los sectores: la Liga de Intendentes, el vicepresidente Julio Cobos, Sanz y Alfonsín, en dos oportunidades. “Yo estoy dispuesto sólo si hay consenso, porque no creo que haya que tirar a nadie por la ventana”, le dijo ayer Barletta a Página/12, en un breve paso por Capital Federal.

La cuestión formal y no tanto la política se había convertido en el principal obstáculo para que el nuevo presidente del radicalismo fuera Barletta, ex rector de la Universidad del Litoral y ex miembro del directorio del Conicet. El santafesino terminará su mandato en diciembre y le dejará el cargo al correligionario José Corral, por lo que quedará liberado de las responsabilidades de gestión. Sin embargo, cuando su nombre comenzó a circular de la boca de Sanz y la Liga de Intendentes, inmediatamente del otro lado señalaron que no formaba parte del plenario de delegados del Comité Nacional. Fue el alfonsinista Angel Rozas uno de los encargados de advertirlo: “Ofrecerle (a Barletta) un cargo sabiendo de antemano que no puede ser es una jugada macabra”, aseguró el chaqueño por entonces.

La Carta Orgánica del partido establece que para ocupar el máximo sillón de la UCR es necesario formar parte de los 102 representantes que conforman el plenario de delegados nacionales, integrado por cuatro delegados por provincia y seis por la Juventud Radical, la Franja Morada y la Organización de Trabajadores Radicales. En Santa Fe venían trabajando contrarreloj para encontrarle una vuelta a esta situación. Los plazos no cerraban para convocar a una nueva elección de delegados ni encontraban algún hueco por donde escabullirse. Hasta esta semana.

La solución encontrada fue la renuncia de tres de los cuatro delegados –Felipe Michlig, Carlos Torres, Analía Speir y Jorge Henn–, lo que generaría tres vacantes. Dos de ellas serán cubiertas por los delegados suplentes y la tercera es la que ocuparía Barletta. El delegado que no está dispuesto a renunciar es Jorge Henn, el vicegobernador electo de Santa Fe, líder del espacio del radicalismo opositor a Barletta. El lunes se reunirá el radicalismo provincial para terminar de resolver el tema.

Con el camino allanado, el mandatario santafesino deberá esperar hasta el 16 para que se concrete su proclamación. Los intendentes quedaron un poco molestos por su alejamiento del sector, aunque siguen viendo con buenos ojos que asuma un ingeniero e intendente exitoso que no proviene de las estructuras tradicionales del radicalismo. Además, en el encuentro que realizaron ayer quedaron golpeados por la poca asistencia a la convocatoria (ver aparte).

“Barletta tiene excelente relación con nosotros. Ha participado de las reuniones del Morena. Cuando durante la campaña estábamos tratando de lograr el acuerdo con Hermes Binner fue Barletta quien le dijo a Alfonsín que no hiciera campaña en Santa Fe si eso facilitaba las cosas”, relató Miguel Ba-zze, uno de los dirigentes más cercanos a Alfonsín. De todas formas, hay dirigentes que se resisten a su postulación. Operadores opositores al alfonsinismo señalaban ayer que “hacer entrar a Barletta por la ventana es firmar la partida de difunción de la UCR”.

“Pensar que la situación del radicalismo se resuelve por el cambio de nombres o la reforma de la Carta Orgánica solamente es un error. Hay que volver a generar un vínculo del radicalismo con la sociedad”, agregó ayer Barletta en diálogo con este diario.

Con la presidencia del Comité relativamente consensuada, la discusión pasaría ahora por la jefatura de los bloques legislativos. Esta disputa podría entorpecer el delicado equilibrio alcanzado en torno de Barletta. Cauteloso, el santafesino recuerda las palabras de su abuela cuando volvía contento de rendir un examen: “Hasta que no esté el papelito...”, le decía en referencia a la libreta con la calificación. El papelito, llegará en menos de un mes.

Compartir: 

Twitter
 

Mario Barletta tiene todos los boletos para suceder a Ernesto Sanz al frente de la UCR.
Imagen: Alberto Carlos Gentilcore
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.