EL PAIS › LA PRESIDENTA FUE DADA DE ALTA Y SE COMPROBO QUE NO SUFRIA DE “UN CARCINOMA PAPILAR”, SINO DE “ADENOMAS FOLICULARES”

Favorable cambio de diagnóstico para CFK

Una biopsia posoperatoria modificó el diagnóstico inicial. Se informó que no tenía cáncer, sino un tumor benigno. Por el momento no se modificó la licencia. La Presidenta agradeció las muestras de apoyo.

El secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, informó que se descartó la presencia de células cancerígenas.
Imagen: DyN.

Cristina Fernández de Kirchner fue dada de alta tras 72 horas de la cirugía en la que le removieron la glándula tiroides. Una biopsia posoperatoria modificó el diagnóstico inicial: no tenía cáncer, sino un tumor benigno. Según informó el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, ella no sufría de “un carcinoma papilar”, sino “adenomas foliculares”, por lo que no deberá ser sometida al tratamiento de yodo radiactivo. CFK agradeció por Twitter y en un comunicado las muestras de afecto y apoyo tanto locales como internacionales.

A las 11.10 de ayer, CFK dejó el Hospital Austral, en Pilar, y se trasladó en helicóptero a la quinta de Olivos, donde continuará la convalecencia, en principio hasta el 24 de enero. La acompañaban sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner; su madre, Ofelia Wilhelm; su hermana Giselle Fernández; y su nuera, Rocío García. La Presidenta presentó una recuperación rápida en los dos días posteriores a la cirugía y no deberá pasar por el tratamiento para el cáncer que le habían diagnosticado inicialmente. Sin embargo, en Casa Rosada indicaron a Página/12 que a priori no se modificará la licencia, dado que se trató de una intervención quirúrgica importante. Los médicos deberán evaluar si es posible que adelante su regreso a la actividad pública. Mientras tanto, seguirá en ejercicio del Poder Ejecutivo el vicepresidente Amado Boudou.

El parte

Como lo viene haciendo desde la cirugía del miércoles, Scoccimarro salió del hospital en Pilar y leyó el parte médico de ayer, en el que la unidad médica presidencial informó que “el estudio histopatológico definitivo constató la presencia de nódulos en ambos lóbulos de la glándula tiroides de la presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner, pero descartó la presencia de células cancerígenas, modificando el diagnóstico inicial de la punción” que le habían hecho para detectar la enfermedad y decidir la operación.

Según diversos especialistas médicos del área, es normal que el diagnóstico definitivo sea el de la biopsia posterior a la operación (ver nota aparte). En este caso, implicó pasar de un cáncer a un tumor benigno, que –según los especialistas– también hubiera sido necesario operar. “La histología definitiva fue informada como ‘adenomas foliculares’. De acuerdo a este favorable diagnóstico, el equipo considera que el tratamiento quirúrgico realizado es suficiente, no siendo necesario la administración de yodo radiactivo”, indicó el parte médico firmado por el titular de la Unidad Presidencial Luis Buonomo y los médicos del Hospital Austral, encabezados por el cirujano Pedro Saco.

“La Presidenta descansó normalmente y se encuentra en óptimo estado general. En base a todo este informe, el equipo médico interviniente ha autorizado el alta”, indicaron. Después de trasladarse a la quinta de Olivos, CFK utilizó su cuenta de Twitter y un comunicado oficial para dar gracias a los que la apoyaron. “Ya desde Olivos, agradecemos a todas las personas, ciudadanos, militantes y personalidades nacionales o internacionales, por las muestras de afecto y preocupación”, twitteó la mandataria.

“Agradecemos a Dios y a todo el pueblo argentino por las bendiciones recibidas”, tipeó. En los últimos días, le desearon que se mejore pronto el presidente de Venezuela, Hugo Chávez; el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva; el de Israel, Shimon Peres, entre otros. En el comunicado, CFK también expresó “su reconocimiento al equipo profesional que la intervino y atendió y a todo el personal del Hospital Austral por su calidez y el afecto en el tratamiento como paciente”.

El aguante

Las banderas y estandartes flameaban desde temprano sobre la avenida Perón. La vigilia que se sostuvo desde el martes a la noche terminó al mediodía con la noticia del alta. Cientos de militantes empezaron a desconcentrarse de la zona, tras otra noche que pasaron a choripán y cantito limpio. En las distintas madrugadas, el Incaa había exhibido películas y documentales para pasar la velada. Por la mañana, entre las banderas de “Soy soldado de Cristina”, se lo vio al diputado y secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, tomando mate mientras esperaba la salida de la mandataria. Ayer fue uno de los que visitó a CFK antes de que partiera, además de Scoccimarro y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que habían instalado una minioficina en el mismo piso en el que estaba CFK.

Los seguidores de CFK, entre ellos un gran porcentaje de jóvenes, se mantuvieron estos días en las afueras del hospital, muchas veces cantando y saltando pese al calor agobiante. Había militantes de La Cámpora, el Movimiento Evita, la Túpac Amaru, la agrupación Kolina y de diversos intendentes de los distritos cercanos. Ayer celebraron cuando escucharon el cambio de diagnóstico. “Oooooooo, yo no soy gorilaaaa, doy la vida por Cristinaaa”, corearon al final de la vigilia.

Los opositores

Desde el oficialismo y afines, la noticia de que CFK tenía un tumor benigno fue celebrada. La ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, agradeció a los militantes que la acompañaron. “Gracias a Dios y a la buena onda de todos”, se sumó el senador Aníbal Fernández. Pero no todo fue buena onda.

Algunos opositores cuestionaron el cambio de diagnóstico. No fueron todos: el ex candidato a presidente de la UCR Ricardo Alfonsín, por ejemplo, twitteó: “Nos alegra y tranquiliza a todos saber que la Presidenta no padece la enfermedad que suponíamos. Un saludo para ella y su familia”.

En cambio, la referente bonaerense del Frente Amplio y Progresista (FAP), Margarita Stolbizer, sostuvo que “no se puede hacer diagnóstico y comunicación oficial de cáncer y después decir que no era. ¿Nos están cargando? Muy poca seriedad”. La diputada macrista Laura Alonso, ex titular de Poder Ciudadano, se sumó en el mismo tono: “¿El médico presidencial habrá estudiado en la misma escuela que Giselle Rimolo?”. Luego aclaró que lo planteaba con “humor”.

En el gobierno nacional –y en el kirchnerismo en general– se guardaron de responder a este tipo de comentarios de dirigentes opositores. “Se caen por su propio peso. La gente entiende. Todos tuvieron un familiar que pasó por algo similar. Para noso-tros, hoy esta es la mejor noticia”, indicaban en Balcarce 50. La única excepción fue el director electoral Alejandro Tullio, quien simplemente dijo: “Debiéramos estar más tranquilos por la salud presidencial y no generar más polémicas por cuestiones de criterios científicos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared