EL PAíS › LA ARGENTINA TRATARá DE HACER MáS EVIDENTE QUE GRAN BRETAñA SE NIEGA A NEGOCIAR POR MALVINAS

Por el camino de la solución pacífica

El canciller Héctor Timerman irá a Azerbaiján, que ocupa una banca en el Consejo de Seguridad de la ONU, en busca de respaldo a la posición argentina. También viajará con ese propósito a otros países. Nuevo apoyo del ecuatoriano Rafael Correa.

El canciller Héctor Timerman aceptó el ofrecimiento del presidente de la Asamblea General de la ONU, Nassir Abdulaziz al Nasser, de mediar en el conflicto por la soberanía de las islas Malvinas. De esta manera, el ministro de Relaciones Exteriores argentino busca mostrar que el único que no quiere sentarse a dialogar es el gobierno inglés. “La Presidenta me pidió que continúe buscando alternativas para una solución pacífica. La Argentina va a insistir por ese camino: voy a ir a Azerbaiján y a otros países del mundo para obligar a Gran Bretaña a sentarse a la mesa del diálogo de manera pacífica”, indicó Timerman a Página/12. En tanto, el presidente ecuatoriano Rafael Correa consideró que el caso de Malvinas es “el rezago más brutal del colonialismo”.

Timerman viajó a la sede de la ONU en Nueva York a protestar ante el Consejo de Seguridad de la ONU por la decisión de la administración inglesa de enviar a las islas Malvinas un submarino nuclear Vanguard, con capacidad para transportar armas nucleares, aviones Typhoon II y un destructor tipo 45. El embajador británico en la ONU, Lyall Grant, contestó con la amenaza de ejercer una “defensa robusta” en caso de que la Argentina intente “una aventura militar”. Timerman fue recibido por el presidente del Consejo de Seguridad, Kodjo Menan, de Togo, quien le dio inmediato ingreso a la protesta Argentina. El Reino Unido tiene una silla en el Consejo de Seguridad y poder de veto para las resoluciones de la ONU, por lo que la estrategia argentina se basa en buscar instalar el tema de las islas en todos los foros internacionales.

Con ese propósito, Timerman se reunió el viernes con el presidente de la Asamblea General, el qatarí Nassir Abdulaziz al Nasser, y con el secretario general, el coreano Ban Ki-moon. Ambos se ofrecieron para mediar en el conflicto. Timerman anunció ayer que acepta la oferta de mediación de Al Nasser “para buscar una solución pacífica y a través del diálogo”. Mediante un comunicado, el presidente de la Asamblea General “comprometió su disponibilidad para coordinar entre las partes de ser necesario” y reiteró “su buena disposición para apoyar esfuerzos para resolver cualquier disputa entre la Argentina y el Reino Unido”. Al Nasser “expresó su esperanza de que los gobiernos de la Argentina y del Reino Unido puedan resolver cualquier disputa pacíficamente a través de la mediación y el diálogo y de acuerdo con el derecho internacional”.

Timerman agradeció el gesto: “La Argentina acepta el ofrecimiento del secretario general de la ONU. Ban Ki-moon dice que Inglaterra no contesta sus pedidos”. La respuesta por escrito le llegará mañana. “La Argentina va a aceptar cualquier ofrecimiento que conduzca a una resolución pacífica del conflicto”, planteó el canciller argentino ante este diario. El 2 de marzo, Timerman tiene previsto viajar a Azerbaiján, uno de los países que es miembro del Consejo de Seguridad. Allí, se reunirá con el canciller Elmad Mammadyarov y tal vez también con el presidente Illham Aliyev.

“No hay ningún país del mundo que haya dicho que reconozca oficialmente en forma bilateral la soberanía británica. En cambio, la Argentina tiene decenas de países que lo han hecho”, señaló Timerman. El canciller destacó que “el embajador británico confirmó la denuncia que hicimos” sobre la militarización del Atlántico Sur.

En tanto, Correa planteó que “los problemas de Argentina son los nuestros” y que el caso de Malvinas es “el rezago más brutal, más descarado, más crudo de colonialismo en nuestra América”. “¿Cómo podemos aceptar estas cosas?”, se preguntó. Y recordó que “desobedeció 40 resoluciones de la ONU para dialogar con Argentina, pero ningún periódico dice que ellos no respetan la democracia, por el contrario, mandan barcos de guerra y están militarizando el Atlántico Sur”.

El inglés Nigel Haywood, que ejerce como gobernador de las islas, negó que se quiera militarizar la zona y comparó el nuevo destructor con “una computadora nueva”. “Si Argentina continúa con declaraciones fuertes y engañosas, las vamos a desafiar. No se puede atacar a uno y luego cuando éste se defiende, acusarlo de ser agresivo. Nosotros solamente queremos vivir nuestras vidas en las islas Falkland”, aseguró.

Timerman, en tanto, consideró que “Gran Bretaña no tiene ningún interés en la suerte de los isleños. Lo que hace es defender el polígono de control que tiene sobre el Atlántico Sur. Las Malvinas son un pilar fundamental en ese sistema de control. Es la primera vez que los ingleses aducen defender los intereses de quienes habitan una colonia británica. Lo que les interesa es mantener la base militar ultramoderna que tienen en las Malvinas”. “No es un tema de autodeterminación de un pueblo, sino de control militar. Por eso nunca cumplieron con las resoluciones de la ONU: les interesa mantener el poco poderío imperial que tiene en el mundo –afirmó Timerman–. Inglaterra se está comportando como un imperio.”

Compartir: 

Twitter
 

Timerman aceptó la propuesta del presidente de la Asamblea General de la ONU de mediar en el conflicto.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.