EL PAíS › GUILLERMO REGRESó A INGLATERRA TRAS CUARENTA Y OCHO DíAS EN MALVINAS

El principito volvió a su trono

El heredero de la corona británica había llegado a las islas el pasado 2 de febrero, para cumplir una misión militar que se extendió durante casi siete semanas. La Argentina calificó su presencia en el archipiélago “como un acto de provocación”.

El príncipe Guillermo de Inglaterra regresó ayer a su país luego de su misión de 48 días en las islas Malvinas, que el gobierno argentino calificó en su momento como un “acto de provocación” en el contexto del trigésimo aniversario de la guerra. El retorno del hijo de lady Di, piloto de búsqueda y rescate de la Fuerza Aérea Británica, se produce mientras la Argentina intensifica sus gestiones diplomáticas para que Inglaterra se siente a negociar la soberanía de las islas.

El teniente de aviación Wales, como se conoce al príncipe en el ámbito militar, “ha regresado de un despliegue habitual” en el archipiélago, informó un vocero del Ministerio de Defensa británico, dato que confirmó la secretaria del príncipe, Clarence House. Guillermo, de 29 años, segundo en la línea de sucesión de la corona, disfrutará de “unos días de permiso”, precisó el vocero. Luego se reincorporará al trabajo en su base de Valley, en la isla de Anglesey, al norte de Gales.

El príncipe británico llegó a las islas el 2 de febrero para una misión que se extendió durante casi siete semanas. Londres sostuvo desde el comienzo que se trataba de un despliegue de rutina que formaba parte de su trabajo y de su progresión de carrera como piloto de helicópteros Sea King, labor que desempeña desde fines de 2010, en paralelo con sus actividades oficiales. El gobierno argentino, en cambio, dejó en claro que se trató de un “acto de provocación” y lamentó que el príncipe llegara “a suelo patrio con el uniforme de conquistador”.

La presidenta Cristina Kirchner intensificó en los últimos meses la presión sobre el Reino Unido para forzarlo a negociar la soberanía de las islas, ubicadas a 600 kilómetros de la Argentina y a 13 mil de Londres. Gran Bretaña se opone al diálogo e insiste en el derecho de autodeterminación de los isleños, en tanto el primer ministro británico David Cameron anunció que mientras los kelpers deseen seguir siendo británicos, su país “defenderá las islas de manera apropiada”.

Tras el anuncio del despliegue de Guillermo y del envío del moderno destructor HMS Dauntless a la zona, Argentina denunció en la ONU la “militarización” del Atlántico Sur por parte del Reino Unido. El gobierno argentino también anunció la semana pasada que entablará acciones civiles y penales a nivel local e internacional contra empresas vinculadas con la actividad petrolera iniciada en las islas en 2010, tema que constituye uno de los principales puntos de fricción en la disputa entre ambos países.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo es piloto de búsqueda y rescate de la Fuerza Aérea británica.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.