EL PAIS › ALMODOVAR LE RECLAMO UN “JAQUE AL CELIBATO”

Deseos de celebridades

Un teólogo suizo vaticinó que Francisco puede ser el Gorbachov del Vaticano. Líderes políticos y religiosos del mundo expresaron sus deseos de “relaciones cordiales”.

Hubo sólo una admonición y fue de boca de alguien tan inesperado como Pedro Almodóvar. Las demás palabras que refirieron al papa argentino y sus tareas por venir fueron, en líneas generales, de buenaventuranza y procedencias variadas: líderes políticos de todo el mundo, celebridades religiosas con fuerte peso en sus congregaciones y la opinión pública de la feligresía en general, nombres de peso en el universo deportivo. Al día siguiente de que ni las estrellas de los shows estadounidenses se privaran de chistes y algún monólogo sobre la elección papal (Conan O’Brien inclusive cerró un sketch calzándose un gorro con la foto de Jorge Bergoglio), el nombre y el nuevo trabajo del ex cardenal primado de la Argentina recorrieron el mundo.

“Todos tenemos un pasado, el papa también”, dijo Pedro Almodóvar desde Roma, donde se encontraba para presentar su nueva película. Sobre ese pasado, agregó, prefería no explayarse, aunque sí sobre el futuro y la tarea pendiente de Jorge Bergoglio en el futuro inmediato, porque “el gran reto de la Iglesia es convertirse en una Iglesia contemporánea, que represente la vida misma”. Almodóvar señaló tres cosas como básicas: que el poder vaticano “eleve a la mujer a la misma categoría del hombre”; que decrete un “jaque mate al celibato” y acepte todas las relaciones de pareja que hay en el mundo, porque el matrimonio debe aceptar “todas las combinaciones posibles”.

Crítico y puntual, Almodóvar dijo que, aunque “hay muchas instituciones y muchas culturas que denigran a la mujer”, la Iglesia es una de las que “no corresponden a la mujer con la función que tienen en la sociedad. Por favor, que haya igualdad entre sacerdotes y sacerdotisas”. Si el flamante papa Francisco le pidiera consejos, agregó, el segundo sería “fuera el celibato, jaque mate al celibato, porque primero desaparecería una de las grandes lacras de la Iglesia, que son los acosos sexuales, y después, una vez que los curas y las monjas conozcan la realidad del sexo y la convivencia con otras personas, se acercarán al resto de las personas”. En ese acercamiento a la vida cotidiana contemporánea, Almodóvar también pidió que la Iglesia reconozca como matrimonios “todas las combinaciones posibles”. Aunque vaticinó que el papado de Bergoglio será “continuista y creo que ésa es una mala noticia”, agregó que “con respecto al futuro no podemos hablar, porque no lo sabemos, pero, claro, este hombre tiene un pasado. Todos tenemos un pasado, el papa también”.

Más cauto, el teólogo suizo Hans Küng vaticinó que el papa Francisco “no hará una revolución, sino que realizará reformas, lentamente” porque “la Iglesia atraviesa una gran crisis y los desafíos son enormes”. Por eso, evaluó que Bergoglio será al Vaticano lo que Mijail Gorbachov fue a la Unión Soviética: propiciará “reformas” para corregir “los errores que había antes”. De todos modos, también expresó su deseo de que el nuevo jerarca máximo del Vaticano tenga la flexibilidad para adaptar la Iglesia al mundo contemporáneo.

Desde América latina, varios presidentes confirmaron su presencia en Roma para presenciar la asunción papal el próximo martes: Dilma Rousseff, en representación de Brasil; Enrique Peña Nieto, por México; Sebastián Piñera, por Chile. El presidente de Bolivia, Evo Morales, deseó poder “trabajar juntamente” con Francisco para “lograr alcanzar la libertad, la paz y la justicia que requiere y anhela el mundo mediante la armoniosa convivencia entre todas las naciones y creencias religiosas”.

Desde China, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, deseó que en la nueva gestión “el Vaticano pueda acercarse” a su país y, desde Rusia, el presidente Vladimir Putin auguró una relación “constructiva” con la Santa Sede. Por su parte, el presidente de Israel, Shimon Peres, invitó al nuevo papa a visitar su país y le pidió que haga “crecer en contenido y profundidad” las relaciones entre el Vaticano y los judíos. La Organización para la Cooperación Islámica (OCI), que agrupa las comunidades religiosas de 57 países, abogó para que “las relaciones” entre musulmanes y cristianos “vuelvan a ser cordiales”. El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama Yeshe Tenzin Gyatso, dijo tener un “sentimiento de alegría” por la elección de Bergoglio, por quien, por su parte, el obispo prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, expresó “incondicional reverencia y obediencia”.

También el mundo deportivo saludó al nuevo habitante del Vaticano. Mientras que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) saludó el nombramiento de un papa “futbolero”, el argentino Juan Martín Del Potro se definió como “muy católico” y dijo que quería conocer al papa argentino. Desde el torneo de Indian Wells, además, vaticinó: “Creo que va a hacer su obra perfecta”.

Compartir: 

Twitter
 

“Todos tenemos un pasado, el papa también”, dijo Pedro Almodóvar desde Roma.
Imagen: AFP
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared