EL PAIS › EL PARLAMENTO DE IRAN NO APROBO AUN EL ACUERDO CON ARGENTINA POR EL ATENTADO A LA AMIA

El memorando que sigue esperando

Pese a que la oposición, la AMIA y la DAIA argumentaban que el acuerdo favorecía los intereses iraníes, el Congreso de ese país todavía no lo trató y hay pocas posibilidades de que se vote pronto. Las distintas versiones sobre el origen de la demora.

 Por Raúl Kollmann

“No están los votos en el Majlis” (Parlamento). La versión de fuentes iraníes sugiere que el memorando de entendimiento por el caso AMIA no sólo no ha sido aprobado por el Majlis, sino que –siempre según voceros en Teherán– hay pocas chances de que se vote rápidamente. Para explicar la situación se combinan tres hipótesis. La primera es que un sector iraní esperaba que Interpol desactivara las órdenes de captura con alertas rojos sobre cinco funcionarios de Teherán. Como eso no estaba previsto en el acuerdo y por lo tanto no ocurrió, cayó el interés en ese sector. La segunda es que en plena carrera hacia las elecciones del 14 de junio es muy improbable que se vote un acuerdo que firmó el presidente saliente, Mahmud Ahmadinejad, que protagoniza un tácito enfrentamiento con la cúpula religiosa. Y la tercera hipótesis es que por la interna política se demoró demasiado la votación del presupuesto, pero que el memorando terminará siendo aprobado. En cualquier caso, lo que se percibe es que para los iraníes el memorando no fue una ganga, un acuerdo tan favorable como quisieron hacer ver los opositores al texto en la Argentina: de lo contrario ya lo hubiesen votado. Transcurrieron casi cuatro meses desde la firma.

El gran argumento de la oposición argentina –incluyendo la AMIA y la DAIA– era que el acuerdo firmado en Adis Abeba, Etiopía, era muy favorable a Irán y garantizaba la impunidad de los acusados. Según parece, en Teherán no se interpreta así. Pasaron los meses –el acuerdo entre el canciller argentino Héctor Timerman y el iraní, Alí Salehi, fue firmado en enero– y el Majlis no lo trata. Todo indica, además, que no lo va a tratar a corto plazo.

Esta semana algunas fuentes de Teherán admitieron que no están los votos para aprobar el memorando. En realidad, si fuera tan favorable a los iraníes, ni la interna explicaría que no se respalde, porque los imputados son de las tres corrientes más notorias de la política persa: los populistas, como llaman a los vinculados con Ahmadinejad; ni la ortodoxia religiosa, que sigue al líder espiritual Alí Khamenei; ni los reformistas, cuyo referente hoy más importante es el ex presidente de Irán Alí Akbar Rafsanjani, quien ocupaba ese cargo en tiempos del atentado contra la AMIA.

El argumento de que caerían los alertas rojos de Interpol fue usado también por los opositores en la Argentina. Antes de firmar, la Cancillería hizo una consulta informal sobre el tema y la respuesta fue que los alertas rojos –prioridad en la captura– sólo podrían ser levantadas por un juez, el magistrado a cargo de la causa, Rodolfo Canicoba Corral. Lo cierto es que después de la firma, la conducción judicial de Interpol hizo público lo que había adelantado la Cancillería: que los alertas rojos no se levantarían. Por lo que dicen, la cuestión armó revuelo en Irán y eso puede haber llevado a que se haya enfriado la aprobación.

La otra versión que circula en Teherán es que, a un mes de las elecciones presidenciales, no quieren aprobar ninguna ley o acuerdo impulsado por Ahmadinejad. El presidente está en conflicto con el ala religiosa, que lo considera populista y demasiado laico. El proceso electoral empezó este martes y se inscribieron 140 candidatos presidenciales en los dos primeros días. De todas maneras, al final quedan muy pocos. Uno de los datos más llamativos es que el líder moderado Mohamad Khatami propuso ayer como candidato al ex presidente Rafsanjani, quien está imputado por el fiscal Alberto Nisman, aunque sobre él no pesa el alerta rojo en virtud de que Interpol no las acepta para los más altos cargos de cualquier Estado. Pero otros candidatos serían Ahmad Vahidi, actual ministro de Defensa; Alí Fallayian, ex ministro de Información, y el ex jefe de los Guardias Revolucionarios, Mohsen Rezzai, todos ellos acusados en AMIA y con alertas rojos. La batalla electoral es posible que esté trabando la votación del acuerdo y, si es eso lo que está pesando, será difícil que se apruebe, porque falta apenas un mes y una semana para la elección.

Aunque las versiones que llegan de Teherán coinciden en que “no están” los votos para aprobar el memorando, las fuentes iraníes que están en Argentina confían en que todavía se produzca la votación en el Congreso. Eso lo vienen asegurando desde hace dos meses. En Teherán corrió también otro rumor: que se buscaría una forma de que el memorándum lleve sólo la aprobación del Ejecutivo persa, básicamente del presidente Ahmadinejad. Esa idea no está contemplada en el acuerdo que dice –en su punto 6– que el memorando sólo entrará en vigencia después de ser aprobado por los congresos de ambos países.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Los cancilleres Timerman y Salehi firmaron el memorándum en enero pasado.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.