EL PAIS › EL PRESIDENTE VENEZOLANO HABLO ANTE MILITANTES KIRCHNERISTAS

“Aquí se continúa la revolución”

Maduro encabezó un acto de Unidos y Organizados en la cancha de All Boys. Recordó a Néstor Kirchner y a Hugo Chávez y llamó a estar alertas frente al “rebrote de una derecha peligrosa que pretende infestar de fascismo a las centroderechas latinoamericanas”.

 Por Julián Bruschtein

“Hay que estar alertas porque existe el rebrote de una derecha peligrosa que pretende infestar de fascismo a las centroderechas latinoamericanas”, sostuvo el presidente venezolano Nicolás Maduro ante un estadio lleno de agrupaciones kirchneristas. Mientras el sonido de los bombos, el flamear de las banderas y los cantos populares bajaban de las tribunas de la cancha de All Boys, Maduro recordó a los ex presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez en un acto convocado por Unidos y Organizados que se desarrolló bajo el lema “Hombres como éstos no se mueren, se siembran”.

“Soy el primer presidente peronista y kirchnerista de Venezuela”, bramó el bolivariano haciendo estallar a la militancia que se congregó en el estadio de fútbol del club de Floresta. “El segundo, en realidad, porque el primero fue Chávez”, aclaró y levantó todavía más la temperatura en la cancha. Con figuras de los ex presidentes Kirchner y Chávez regados por todos los rincones en banderas, remeras y flameadoras, Maduro, junto a su gabinete de ministros y funcionarios del gobierno de Venezuela, levantó las figuras de los dos dirigentes homenajeados al señalar que había que “dar gracias por haber servido a la causa de dos gigantes de América, uno hijo de Bolívar y otro hijo de San Martín, de Perón, de Evita”, volviendo a despertar las manos que se enrojecían de aplaudir. “Chávez vive, la lucha sigue” comenzó a cantar un grupito de venezolanos que se encontraba en el campo y todo el estadio los acompañó. “Chávez vive, la lucha sigue. Néstor vive, la lucha sigue. Evita vive la lucha sigue. Los pueblos viven y la lucha sigue”, replicó Maduro.

La espera había comenzado a las 15 para los militantes que fueron llegando poco a poco encolumnados en sus respectivas agrupaciones. La organización había sido consensuada y todos sabían en qué lugar de la cancha o las tribunas tenía que ubicarse. El celeste y blanco con el centro amarillo de La Cámpora dominó la escena en las tribunas, junto con el rojo de la agrupación Miles del dirigente Luis D’Elía. También la Corriente Peronista Descamisados, Kolina, el Movimiento Evita y Segundo Centenario se mezclaban en el terreno de juego junto al MUP, La Güemes, el Partido Comunista Congreso Extraordinario y Nuevo Encuentro. La proyección de dos videos de los políticos homenajeados fue el aviso de que el acto estaba por comenzar.

El presidente venezolano hizo un repaso por la historia reciente de su país y recordó que antes de que Chávez llegara a la presidencia, Venezuela llegaba con “dos décadas perdidas, de los 80 y 90, dos décadas de masacre, de privatizaciones”. “Todas estas palabras, si hay algún lugar donde suenan conocidas, es en Argentina”, destacó Maduro apuntando al neoliberalismo que se instaló en el país de la mano del ex presidente Carlos Menem, que tuvo un desarrollo parecido al que sufrieron los venezolanos. Allí destacó “el Caracazo, la primera rebelión popular de masas contra el FMI y el neoliberalismo, que despertaba el pueblo de Bolívar” y mencionó “los más de tres mil muertos que dejó la represión. En todos los barrios había algún vecino muerto”, dijo, renovando la rechifla que surgió apenas el caribeño hacía mención al neoliberalismo en la Argentina. La mención hacía un paralelismo entre la situación venezolana y su desembocadura en el chavismo y el parecido con el momento que se vivió en Argentina en el 2001 del que más tarde aparecería el kirchnerismo.

“Vengo bancando este proyecto, proyecto nacional y popular, te digo que en los malos momentos, los pibes siempre vamos a estar. Porque Chávez no se fue, lo llevo en el corazón, con Maduro sigue la revolución”, cantaban todos en el estadio mientras Maduro, callado y con una bufanda con los colores de la bandera venezolana, escuchaba y levantaba la mano con el puño cerrado. “No les quepa duda. No les quepa duda que aquí se continúa la revolución”, arremetió el presidente bolivariano que se detenía cada vez que el estadio irrumpía con alguna de las canciones políticas elaboradas por la militancia.

Como señal de una discusión ganada, una pechera de Unidos y Organizados era todo lo que vestía la tarima desde la que habló Maduro. Atrás se encontraban los principales dirigentes de la organización, como el diputado y secretario general de La Cámpora Andrés “Cuervo” Larroque, el dirigente de Miles, Luis D’Elía, y el diputado y referente del Frente Transversal Edgardo Depetri. Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, Jorge Quito Aragón, de la Martín Fierro, y Marcelo Köenig, de la Corriente Peronista Descamisados, se entremezclaban con el líder de la CTA, Hugo Yasky, e intendentes como Jorge Ferraresi, de Avellaneda, y Darío Díaz Pérez, de Lanús, entre otras personalidades.

El recuerdo de la Cumbre de las Américas que realizó en Mar del Plata en el 2005 fue uno de los hechos políticos en el que Maduro hizo mayor hincapié. “Si no hubiese sido por la lucha de Kirchner, Lula y Chávez, no habríamos resistido la colonización económica que pretendían impulsar a través del ALCA”, sostuvo mientras los bombos aumentaban el volumen ante el recuerdo de uno de los mojones del kirchnerismo y agregó: “Alerta compañeros y pueblos hermanos de América latina sobre el rebrote de una derecha peligrosa que pretende infestar de fascismo a las corrientes políticas de la centroderecha y derechas latinoamericanas”. El estadio de All Boys tronó en un solo canto que adaptaron para la ocasión en el que entonaban el clásico “che gorila, che gorila, no te lo decimos más, si lo tocan a Maduro, qué quilombo se va a armar”, que Maduro tímidamente silbó acompañando el compás con la tonada.

“No teníamos la magnitud de quiénes eran Néstor y Chávez. Pero alguna lección nos llevamos en este tiempo y es que tenemos que ir más allá de lo suficiente”, reflexionó en voz alta el presidente venezolano recientemente electo para terminar cerrando el acto con el saludo característico de Chávez: “Hasta la victoria siempre”.

Compartir: 

Twitter
 

La cancha de All Boys, escenario del acto de Unidos y Organizados donde habló Nicolás Maduro.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.