EL PAíS › EL TITULAR DE LA AFSCA, MARTIN SABBATELLA, DIO EL ALEGATO FINAL EN LA AUDIENCIA CONVOCADA POR LA CORTE

“La concentración lesiona la libertad”

Sabbatella criticó el fallo de la Cámara Civil y Comercial y aseguró que los límites de mercado no afectan la sustentabilidad de los medios. Pero “si uno quiere tener una empresa para extorsionar a la democracia, obviamente no alcanza”, remató.

“Vengo a enfrentar lo que entendemos como un escandaloso fallo de la Cámara Civil y Comercial, que consideramos hecho absolutamente a la medida del Grupo Clarín, protegiendo pura y exclusivamente sus derechos económicos”, arrancó el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Martín Sabbatella, al brindar el alegato final del gobierno nacional en la audiencia pública convocada por la Corte Suprema, en el marco de la causa por la constitucionalidad de la ley de medios. Después de casi tres horas en las que el tribunal realizó preguntas tanto a los representantes del Grupo Clarín como a los del Estado, Sabbatella dio un fuerte discurso en el que reivindicó la constitucionalidad y la importancia de la ley, criticó el fallo de segunda instancia y desmintió que los límites de mercado afecten la sustentabilidad de las empresas de comunicación, a menos que éstas busquen otros objetivos: “Si uno quiere tener una empresa para extorsionar a la democracia, si uno quiere definir el rumbo del país, si alguien quiere manipular la opinión pública, o poner y sacar presidentes, obviamente no alcanza”, remató el titular de la Afsca.

Antes de concluir, la Corte Suprema ofreció a las partes la posibilidad de dar un discurso de cierre de las dos jornadas de audiencia finalizadas ayer. Por el Grupo Clarín hablaron sus abogados, mientras que el Estado encomendó esa responsabilidad a Sabbatella.

En defensa de la norma sancionada en 2009, Sabbatella señaló que se basa en dos grandes ejes, por un lado, el fomento a las nuevas herramientas comunicacionales, como nuevas señales, canales, productoras de contenido audiovisual; y la articulación entre sector público y el privado y las organizaciones, populares, comunitarias y sin fines de lucro, con el objetivo de tener un mercado que “garantice el derecho a la comunicación y el derecho a la información”. El otro eje, agregó Sa-bbatella, es la lucha contra las tendencias monopólicas porque para “democratizar la palabra se necesita enfrentar la concentración mediática que lesiona la libertad de expresión”.

Respecto de la sentencia de la Cámara, advirtió que no sólo declaró la inconstitucionalidad de los artículos que afectan al Grupo Clarín, sino que como consecuencia se profundizaría la desigualdad con sus competidores que sí serían afectados por la norma. “Si sostiene esta resolución y este fallo, no solamente se estaría manteniendo esta situación de gravedad en el mercado de la comunicación audiovisual, que implica tendencias monopólicas, posiciones dominantes con competencia y prácticas desleales, sino que se estaría agravando la situación, porque permitiría regular a los competidores, y no al Grupo Clarín”, insistió el titular de la Afsca, que hasta ahora, para evitar esto, postergó la aplicación de los planes de adecuación voluntaria presentados por el resto de los medios de comunicación.

En respuesta a las acusaciones de los abogados del multimedios, que denunciaron una intención de “desguazar” al Grupo, Sabbatella señaló que la norma regula a todas las empresas de comunicación, que su artículo 45º, uno de los más importantes, “pone límites, condiciones y busca equilibrios para que no haya un gigante toma todo que lesiona el mercado”. En este sentido, explicó que se habla principalmente del Grupo Clarín porque es el más grande y “concentró su poder económico en relación con la dictadura militar y el terrorismo de Estado”, luego durante la década del ’90 “mientras el país se hundía” y, finalmente, “extorsionó” a otros cableoperadores en las provincias con el negocio de la transmisión del fútbol codificado.

En contraposición a uno de los planteos centrales de Clarín, Sabbatella aseguró que “es falso de toda falsedad” que la ley vuelva económicamente inviable a la empresa. “Absolutamente todas las empresas de la Argentina, menos Clarín, presentaron su plan de adecuación voluntaria. A menos que creamos que todos tienen vocación suicida no se entiende cómo el resto de las empresas sí están dispuestas a adecuarse voluntariamente y Clarín no.” Y agregó que si hubiese presentado su adecuación voluntaria, el Grupo podría haberse quedado con Canal 13, TN, FM 100, Radio Mitre y una compañía de cable con el 35 por ciento del mercado.

En su tramo más fuerte, el titular del organismo cuestionó la presión del multimedio para “definir el rumbo del país” o para “poner y sacar presidentes”. “No es una empresa de comunicación audiovisual lo que hay que hacer para eso, es armar un partido político, presentarse a elecciones y ganarlas”, planteó, en alusión a las palabras de la presidenta Cristina Fernández. Y para cerrar, Sabbatella hizo una apelación a los ministros de la Corte: “Por nuestra democracia no queremos nunca menos libertad de expresión y nunca más concentración mediática”.

Compartir: 

Twitter
 

El Grupo Clarín “concentró su poder económico en relación con la dictadura militar y el terrorismo de Estado”, dijo Sabbatella.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.