EL PAíS › TIMERMAN SE REUNIO CON EL NUEVO CANCILLER DE BRASIL

En tándem contra el espionaje

En la primera visita oficial de Figueiredo, emitieron un comunicado conjunto en el que condenaron el uso de armas químicas y una intervención militar en Siria, lo mismo que el espionaje norteamericano. Reunión con CFK.

Argentina y Brasil coincidieron en hacer un llamado a la comunidad internacional para “buscar una solución por medios estrictamente pacíficos al conflicto en Siria”, al tiempo que “condenaron el uso de armas químicas por cualquier actor y en cualquier circunstancia”, luego de la reunión que mantuvieron ayer el canciller Héctor Timerman y su par brasileño, Luiz Alberto Figueiredo. También plantearon la necesidad de “realizar acciones conjuntas” ante las revelaciones de espionaje realizadas por Estados Unidos a los países de la región. Dado que se trató de la primera visita oficial de Figueiredo, más tarde también fue recibido por la presidenta Cristina Kirchner en la residencia de Olivos.

Figueiredo reemplazó en el cargo a Antonio Patriota, quien debió renunciar luego del escándalo originado por la fuga del senador derechista boliviano Roger Pinto de la embajada de Brasil en La Paz. En realidad hicieron un enroque: Patriota pasó a ocupar la representación brasileña en la ONU y Figueiredo, que ocupaba ese cargo, lo reemplazó en la cancillería. Timerman lo invitó ayer a un primer encuentro en Buenos Aires, tras el que emitieron un comunicado conjunto con Siria y el espionaje norteamericano como temas destacados.

“Los cancilleres pasaron revista a los avances en los proyectos prioritarios de la agenda bilateral, con la intención de dar continuidad y mayor profundidad a las políticas que se vienen ejecutando en materia de cooperación nuclear, espacial, defensa, aeronáutica y aprovechamientos hidroeléctricos binacionales”, indicó el comunicado.

Ambos cancilleres, además, “condenaron el uso de armas químicas por cualquier actor y en cualquier circunstancia y al mismo tiempo hicieron un llamado a buscar una solución por medios estrictamente pacíficos al conflicto en Siria”. Desde el vamos, Argentina planteó en el conflicto sirio la necesidad de frenar la ofensiva del gobierno de Barack Obama para conseguir el aval a una intervención militar.

En tanto, a Brasil le preocupa aún más el escándalo por el espionaje informático revelado por el ex topo Edward Snowden. Debido a las últimas publicaciones y a la falta de respuestas convincentes que recibió de parte de la Casa Blanca, la presidenta Dilma Rousseff suspendió la visita oficial que tenía prevista a Estados Unidos para el 23 de octubre. El gobierno argentino, además, comparte con el brasileño su preocupación porque se regule internacionalmente el manejo de la información a través de Internet. Ayer, los cancilleres plantearon “la necesidad de coordinar posiciones y realizar acciones conjuntas, frente a las actividades de espionaje de los Estados Unidos en la región, y de avanzar en el desarrollo de herramientas de ciberdefensa”.

Como es tradición en las Naciones Unidas, la presidenta de Brasil será la primera oradora de la Asamblea General luego de la apertura a cargo del secretario general Ban Ki-moon, el martes próximo, en Nueva York. Rousseff seguramente planteará allí sus quejas públicas por el espionaje del que fue víctima. Luego de ella le tocará a Barack Obama, que podrá ofrecerle allí alguna respuesta pública. Ese mismo día hablará Cristina Kirchner, y probablemente apoyará los planteos de Dilma.

En cuanto a los cancilleres, Figueiredo cerró ayer retribuyendo la invitación a Timerman para que lo visite en Brasil. Como cierre, mantuvieron un almuerzo del que participaron funcionarios de las cancillerías y embajadores de los países de la Celac.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, mantuvo su primer encuentro con su par Héctor Timerman.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.