EL PAIS › JUAN CARLOS MOLINA SE REUNIO CON JORGE CAPITANICH PARA DELINEAR SUS PRIMERAS ACCIONES AL FRENTE DE LA SEDRONAR

Con el acento en el tema de la prevención

A partir de su asunción, el cura centrará la tarea del organismo a su cargo en prevenir las adicciones a través de una fuerte presencia del Estado en zonas críticas. Trabajará en estrecha colaboración con el Ministerio de Seguridad.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el nuevo responsable de la Secretaría para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), Juan Carlos Molina, se reunieron ayer en la Casa Rosada para comenzar a delinear los principales objetivos de esa área en la etapa que comenzará esta semana, cuando el cura asuma su función y anuncie el equipo de trabajo. Según pudo averiguar Página/12, el rol de Molina, un sacerdote que realiza desde hace años trabajo territorial con jóvenes adictos, estará centrado en la prevención a través de una fuerte presencia del Estado en zonas críticas; mientras que el aspecto policial de la lucha contra el narcotráfico quedará en manos del Ministerio de Seguridad, con el que trabajará, de todas formas, en colaboración estrecha.

“Mantuve un encuentro con el padre Juan Carlos Molina. Conversamos sobre el trabajo que tenemos por delante”, informó Capitanich a través de su cuenta de Twitter ayer por la tarde. Se trató de un encuentro “preliminar” para comenzar a delinear el trazo grueso de una gestión que formalmente comenzará a partir de esta semana. “Vamos a hacer en el Gobierno una política muy activa para cuidar el rebaño”, había prometido, en una consonante clave bíblica, el jefe de Gabinete, al anunciar la designación del religioso en el Sedronar. También se discutieron los alcances del “nuevo abordaje” en el tratamiento de la problemática de las drogas que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner encargó al flamante funcionario.

Molina es un sacerdote de larga relación con la familia Kirchner a partir de su trabajo con la fundación Voldacco en Santa Cruz. Aunque tiene mayor cercanía con Alicia Kirchner, a quien asesora de forma ad honorem en el Ministerio de Desarrollo Social, con los años el vínculo se hizo extensivo también a la Presidenta: en octubre de 2010 ofició, junto con el padre Lito Alvarez, la ceremonia de despedida de Néstor Kirchner. Con su fundación extendió su trabajo a El Impenetrable chaqueño, y desde ese lugar también trabó relación con Capitanich, a quien considera un amigo, y que fue clave en su designación.

Con su llegada se espera reanimar la Sedronar (que permanecía en virtual stand-by desde la renuncia de Rafael Bielsa al cargo) en el marco de una creciente preocupación por la actividad narco en la Argentina. Aunque en el Gobierno leen la designación de Molina también como una respuesta a la dura carta difundida hace tres semanas por el Episcopado, en la que se criticaba la política oficial de lucha contra el narcotráfico, su nombre no fue discutido con la curia, que incluso en un comunicado buscó despegarse de la nueva función del cura (ver aparte).

La instrucción de la Presidenta para esta nueva etapa “ha sido trabajar desde una óptica absolutamente diferente respecto del tema de la drogadicción”, había señalado Capitanich al hacer el anuncio del nombramiento de Molina. “La Sedronar va a tener una mirada: el abordaje será sistémico, territorial, pero con amplia participación social y ciudadana”. Los detalles de ese plan se darán a conocer en los próximos días pero la eventual despenalización del consumo, que se había debatido en los últimos tiempos, no aparece en la agenda del nuevo titular del organismo.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Carlos Molina y Jorge Capitanich durante su reunión de trabajo en la Casa Rosada.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.