EL PAíS › LOS CORTES DE ENERGíA CONTINUARON EN NUMEROSOS BARRIOS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Y EL CONURBANO

Miles de usuarios no pudieron ver a Papá Noel

Los problemas en la distribución eléctrica siguen aquejando a miles de usuarios, lo que se refleja en protestas callejeras. El Gobierno ejerció un monitoreo sobre los trabajos de las empresas. Los argumentos de Edenor y Edesur.

La Navidad no trajo alivio para los usuarios de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, que volvieron a sufrir cortes de luz y en algunos casos siguen sin suministro energético permanente desde hace diez días. Varias manzanas en los barrios de Flores y Floresta, Caballito, La Paternal, Liniers y Parque Chacabuco, entre otros, pasaron la Nochebuena sin energía eléctrica, en una jornada donde la temperatura escaló a 37 grados. En el caso de edificios, la falta de energía impidió el funcionamiento de equipos de bombeo de agua hacia los tanques de reserva. Desde el ente regulador del servicio eléctrico, el ENRE, y el Ministerio de Planificación se mantuvo el monitoreo sobre las distribuidoras, las que ya fueron alertadas por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, de que debían asegurar el servicio. Las compañías, tanto Edenor como Edesur, sostienen que se trata de problemas puntuales a causa de las altas temperaturas, incluida en particular la mínima, que se mantuvo esta semana por encima de los 24 grados.

Esta semana Capitanich insistió en que las empresas deben solucionar esos problemas y deslizó que el Estado no descarta tomar el control de las distribuidoras si no cumplen con el servicio. Edesur y Edenor habían prometido durante los días previos a la Nochebuena que iban a solucionar todos los cortes de energía a los usuarios. Sin embargo, en la mayoría de los casos los cortes se produjeron durante la jornada del 24, mientras que en otros se acumulan ya diez días sin servicio, lo que convirtió la tradicional celebración en un padecimiento. Esto afectó también el suministro de agua, no sólo en edificios, sino en la red por la falta de potencia del servicio domiciliario.

Muchos vecinos afectados volvieron a salir de madrugada tras el “brindis de las doce” para protestar por una situación que ni las autoridades ni las eléctricas que operan en la zona logran resolver. Las redes sociales también sirvieron de canalización del malestar de los usuarios, que informaron de los fallos eléctricos que todavía se extienden en varios barrios porteños como Devoto, Almagro, Villa Ballester, Villa del Parque, Flores, Caballito, Barracas y Villa General Mitre, entre otros. Los cortes también se extendieron al Gran Buenos Aires. En La Plata se registraron numerosas zonas afectadas y en algunas de ellas el suministro se vio interrumpido entre las 23 del martes y la noche de ayer. Otro fue el caso de los usuarios de Parque Saavedra y Meridiano V, donde el suministro de energía eléctrica se cortó alrededor de las 20.

Fuentes de Edenor señalaron a este diario que en su área de servicio los cortes no superan las 24 horas, luego de que el viernes pasado restituyeron el suministro a los casos de más de un día. Según la empresa, el 99,8 por ciento de los usuarios del área de concesión está con una situación normal, mientras que el 0,2 por ciento de los 2.750.000 de clientes atendidos son los que registran problemas. La compañía aseguró que cuenta con mil cuadrillas trabajando en las redes eléctricas para solucionar los problemas que afectan los hogares donde se registran cortes. Desde la compañía sostienen que los inconvenientes se explican por la ola de calor, que ya lleva once días ininterrumpidos, y “estresa las redes eléctricas”. La empresa, que busca diferenciarse de su competidora –donde los cortes son más y de mayor duración–, recomendó “evitar el derroche de energía”, en una situación de “emergencia”.

Desde Edesur reconocieron que dentro de su área de influencia hay casos de cortes que llevan varios días, principalmente en la zona oeste de la Capital (Floresta, Caballito, Flores, Liniers y Mataderos, entre otros). Sin embargo, sostienen que el “sistema resiste”, salvo “casos puntuales”, lo que obliga a que los arreglos y la reconexión deba hacerse “casa por casa”. La empresa sostiene que mantiene una dotación de 3000 operarios en cuadrillas de tres a ocho personas trabajando frente a cada emergencia, lo que “explica las demoras en las soluciones”. El argumento de Edesur coincidió en el tema de las altas temperaturas, pero también en que se generaron áreas de una alta de demanda imprevista, debido al mayor número de artefactos eléctricos conectados –principalmente aire acondicionados– y que se está trabajando sobre ellos. “En los casos en que en el verano pasado hubo este tipo de problemas, se solucionó y hoy no evidencian nuevos inconvenientes”, aseguró una fuente de la distribuidora a Página/12.

En Córdoba, el gobierno provincial intimó a las empresas prestadoras de servicios de energía y agua a regularizar la distribución domiciliara para evitar cortes. Las autoridades cordobesas advirtieron a las firmas EPEC y Aguas Cordobesas que les aplicarán multas y eximirán a los usuarios afectados de pagar la factura de diciembre si persisten las fallas en el suministro. En el caso de Aguas Cordobesas, la intimó “a que regularice de inmediato la provisión de agua potable” a quienes carecen del servicio, y hasta tanto la provean “por sistemas alternativos”.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los tantos puntos donde se escucharon las cacerolas fue en San Juan y Alberti, en el barrio de San Cristóbal de la Capital Federal.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.