EL PAíS › MARIO MEONI, INTENDENTE RADICAL EN EL FRENTE RENOVADOR

“La oposición tiene que hacer un gran frente”

 Por Sebastian Abrevaya

El intendente de Junín, Mario Meoni, es uno de los arietes radicales del Frente Renovador. Mantiene hace “muchos años” una relación personal con Sergio Massa y se sumó a su armado político el año pasado, dejando atrás al ex vicepresidente Julio Cobos, a quien había acompañado en su paso por el kirchnerismo y en su posterior regreso a las filas de la UCR. Lapidario con la estructura orgánica del radicalismo, Meoni responde las críticas que lanzaron dirigentes como Nito Artaza o Ricardo Alfonsín, propone hacer un “gran frente opositor” para competir contra el oficialismo en 2015 y considera que el acuerdo entre radicales, socialistas y la Coalición Cívica es peor que la Alianza, porque “los une más el espanto de sacar el 5 por ciento cada uno por separado que construir una alternativa política en serio”.

–Usted era uno de los dirigentes más cercanos a Julio Cobos, ¿por qué se distanció y se sumó al massismo?

–Nosotros esperábamos que el radicalismo abriera las puertas para los dirigentes que teníamos representación territorial y no que se mantuviera como una estructura cerrada. La verdad es que de eso no pasó nada y a Cobos le volvió a pasar lo mismo cuando, con todo derecho, aspiraba a ser el presidente del bloque de Diputados y terminó en manos de un diputado que salió cuarto (en referencia a Mario Negri). Una vez más el radicalismo no le va a dar la posibilidad de ir en la elección y va a terminar siendo candidato cualquier otro radical acompañando a Binner. En estos años el radicalismo viene saltando de alianza en alianza sin importar con quién. De Lavagna a Carrió, de Carrió a De Narváez, ahora con Binner y dentro de un mes no se dónde estarán.

–En 2011, usted proponía un gran frente de toda la oposición para enfrentar al kirchnerismo. ¿Cree que debería hacerse en 2015?

–Absolutamente. La oposición tiene que hacer un gran frente. El radicalismo tiene un complejo de querer ser siempre el partido de alternativa, pero la UCR ya no es más una alternativa de gobierno. Ojalá utilizáramos las primarias, que son una herramienta formidable que no estamos aprovechando. Y no sólo para generar una alternativa fuerte al kirchnerismo, sino para terminar con la fragmentación de los partidos políticos.

–¿Pero se imagina a Macri y a Binner juntos?

–Cuando uno repasa las elecciones de Rosario, donde gobierna el socialismo, la de Jorge Macri en Vicente López o la mía en Junín, la verdad es que no hay muchas diferencias. Y tomando el ejemplo de la Concertación chilena también hay diferencias entre el Partido Demócrata Cristiano y el Partido Socialista. El problema es que siempre estamos pensando en las diferencias que nos impiden acercarnos en vez de mirar las coincidencias.

–Nito Artaza dijo que el FR era “neomenemista”...

–Nito me cae muy simpático, pero debería dedicarse de lleno al teatro. Está bien que gente que no viene de la política se involucre, pero para aportar ideas, no para esto. El fue candidato a gobernador en Corrientes para hacerle un favor al kirchnerismo y perjudicar al radicalismo. Ahora lo que hace es buscar títulos, cosa que sabe hacer porque es un especialista en ponerles nombre a las obras de teatro. Pero esto no es una obra de teatro, es la realidad. El Frente Renovador está muy lejos del menemismo. Los temas que plantea Sergio son realmente opuestos a los que se plantearon en la década del ’90.

–Alfonsín dijo que si quieren acercarse a la UCR deberían hacerlo en términos institucionales y no cooptando dirigentes uno por uno...

–Es como dice un amigo: si lo hacen ellos, está bien si lo hace uno, está mal. Pongo de ejemplo a Raúl Alfonsín, que convocó a Roberto Lavagna, a Francisco Manrique y a otros dirigentes que no eran de la UCR. La verdad es que a mi nadie me cooptó ni me ofreció algún cargo, ni fui candidato a nada. El radicalismo de café que representa (Ricardo) Alfonsín es el que cuestionamos los radicales que estamos cerca de la gente.

–Moreau advirtió que el frente UCR-FAP-CC podría terminar como la Alianza, ¿lo comparte?

–No. En la Alianza había mucha más generosidad.

–¿O sea que la Alianza era mejor?

–Claramente. La Alianza era una construcción con una perspectiva de gobierno. A Federico Storani lo salieron a matar cuando dio los primeros pasos y al poco tiempo tuvieron que retroceder todos porque se dieron cuenta de que era la única forma que podían ganarle al menemismo. Hoy lo que están haciendo es ver cómo conservan los cargos legislativos que tienen cada uno. Los une más el espanto de sacar el 5 por ciento por separado que construir una alternativa política en serio.

–Pero la Alianza terminó en una de las peores crisis del país...

–La Alianza terminó muy mal, pero por otras razones. Por culpa de sus dirigentes, de las internas del radicalismo, de la situación económica del país, del endeudamiento que había dejado el menemismo, más la falta de valentía y coraje de De la Rúa para tomar decisiones.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.