EL PAíS › FUNCIONARIOS Y DIRIGENTES DEL OFICIALISMO CELEBRARON LA DECISIóN DE RAFECAS DE DESESTIMAR LA DENUNCIA

“Se desarmó como un castillo de naipes”

Varios precandidatos presidenciales como Florencio Randazzo, Agustín Rossi, Sergio Urribarri y Julián Domínguez reiteraron sus críticas a la denuncia de Nisman. Hablaron de la “intencionalidad política” de ese escrito.

Luego de que el juez Daniel Rafecas rechazara la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Héctor Timerman, funcionarios y dirigentes del oficialismo celebraron la resolución y coincidieron en que la desestimación era el destino natural de las imputaciones. La mayoría de las voces señalaron que la inconsistencia de los cargos contra la Presidenta se notó desde un primer momento, recordaron que ningún jurista de renombre lo respaldó e insistieron en la “intencionalidad política” que la sustentó.

Flamante jefe de Gabinete, Aníbal Fernández obviamente se mostró de acuerdo con Rafecas. “Coincidimos en el rechazo a la denuncia porque hay un solo camino, que es el del derecho. Como lo otro (la denuncia de Nisman) es tan espantoso, termina como termina”, señaló. El ministro del Interior y Transporte y precandidato presidencial, Florencio Randazzo, recordó que “siempre dijo” que la denuncia presentada por Nisman y retomada por Gerardo Pollicita era “un disparate”. “Hoy lo confirmó un juez”, afirmó Randazzo, y ratificó que “el verdadero golpe contra la Presidenta era que el fiscal que la iba a denunciar apareciera muerto”.

“Primó el sentido jurídico más básico, esa denuncia era insostenible”, celebró el ministro de Defensa y también precandidato del FpV, Agustín Rossi, y aseguró que “Rafecas puso las cosas en su lugar”. “Siempre dijimos que la denuncia de Nisman no tenía rigurosidad jurídica. A casi 45 días de haberse realizado, no hubo ningún jurista de fuste que le haya dado entidad”, redondeó.

El presidente del bloque de senadores del FpV, Miguel Piche-tto, coincidió en que la denuncia rechazada por Rafecas “tenía un fuerte contenido político” y que sus “pruebas eran claramente inconsistentes”. “La denuncia de Nisman se desarmó como un castillo de naipes. Habló la Justicia. Ahora los Magnetto boys van a saltar sobre Rafecas. Como dice Serrat, ‘nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio’”, lanzó el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky. “La verdad siempre triunfa”, festejó el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Otro de los precandidatos del FpV que opinó fue el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri. “La decisión del juez Rafecas confirma lo que sostienen los juristas serios de este país: más que una denuncia era un dossier periodístico”, sostuvo desde Jujuy, donde se encontraba de visita. E ironizó: “Unos están ‘nervioshos’ porque su estrategia destituyente vuelve a fracasar. Otros están viendo qué disfraz les toca en la próxima función”.

El diputado Edgardo Depetri consideró que con la resolución del juez “se cae la operación judicial armada contra Cristina”, y el titular de la Afsca, Martín Sa-bbatella, evaluó que “el juez Rafecas actuó en consecuencia con lo que dijeron todos los juristas serios del país”. Por otro lado, el presidente del bloque de diputados bonaerense del FpV, Fernando “Chino” Navarro, celebró “el rechazo de la denuncia por la inexistencia de los delitos denunciados”: “¡Se hizo justicia!”, manifestó. El dirigente radical Leopoldo Moreau, por su parte, declaró que “esta decisión demuestra que Nisman fue el mascarón de proa de una maniobra urdida por un entramado mafioso de grupos económicos y mediáticos concentrados, ex Servicios de Inteligencia y un sector del Poder Judicial”.

“Lo que acaba de decir el juez no es más que lo que afirmaron todos los juristas que con responsabilidad habían leído la inconsistente denuncia del fiscal Nisman y lo que el sentido común de todos los ciudadanos indicaba”, ponderó Daniel Filmus, secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas. “Esto demuestra que la presentación de Nisman sólo tenía un objetivo mediático de atacar a la Presidenta”, acusó e inmediatamente celebró que el “objetivo” haya sido resistido. “Ahora, con las cartas sobre la mesa, es el momento para que toda la oposición política –que entiende de Derecho y supo desde la primera hora que se trataba de una denuncia falta de pruebas– se haga responsable ante el pueblo por sus dichos difamatorios”, desafió la diputada del FpV Mara Brawer. La legisladora apuntó contra los fiscales opositores: “Queda muy claro que quienes encabezaron la marcha del 18F no lo hicieron buscando justicia. La decisión del juez federal Daniel Rafecas confirma que todo se trató de una gran maniobra desestabilizadora”.

El ex ministro de Justicia León Arslanian consideró “inobjetable” la desestimación del juez y dijo que “la resolución de Rafecas coincide con la impresión de quienes pudimos leer la denuncia de Nisman”, entre quienes contó a los especialistas Julio Maier y Raúl Za-ffaroni. El jurista agregó que Rafecas “es un juez independiente, que nadie puede cuestionar” y sostuvo lo que ya había afirmado reiteradas veces: que la denuncia de Nisman es “muy poco seria”, con “clara intencionalidad política” y “sin sustento en ninguna prueba”.

Compartir: 

Twitter
 

Florencio Randazzo, Agustín Rossi, Julián Domínguez y Hugo Yasky aplaudieron la decisión de Rafecas.
Imagen: Télam | DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.