EL PAíS › OPINIóN

No todos somos de su misma condición, señor Rodríguez Simón

 Por Eduardo Valdés *

En el diario Clarín del 26 de enero, bajo el título “Sala no asumió y Taiana en falta”, el diputado Parlasur de Cambiemos Fabián Rodríguez Simón intenta justificar la ilegal detención de su colega Milagro Sala por parte del gobierno de Jujuy. Argumenta su ilegal detención en si Sala tiene o no fueros, si juró o no juró. Ninguno de los que hemos pedido su urgente libertad nos hemos escudado en los fueros. Milagro Sala es una presa política porque el juez Raúl Gutiérrez que ordenó su detención a pedido de la fiscal Montiel por “instigación a cometer delitos y tumulto, al haberse alzado en contra de decisiones gubernamentales”, es decir por acampar frente a la casa de gobierno pidiendo dialogar con el gobernador acerca de la decisión de este de interrumpir el trabajo de las cooperativas que construyeron 8500 viviendas en Jujuy (2500 viviendas más que las que el actual presidente Mauricio Macri construyó en la Ciudad de Buenos Aires durante los 8 años de gestión como jefe de Gobierno).

“Estamos frente a un claro intento de criminalizar las prácticas relacionadas con el ejercicio del derecho a la protesta y a la libertad de expresión”, afirmó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. “El caso de Milagro Sala es una detención política que debe resolverse cuanto antes”, advirtió Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz. Los 27 legisladores del Parlamento Europeo expresaron que el encarcelamiento de la diputada parlasur de Jujuy “implica una clara violación de los derechos humanos, a la libertad de expresión y manifestación en la Argentina”. Milagro Sala tiene que estar en libertad porque no es delito manifestarse para defender la fuente de trabajo de 8 mil personas y pedir diálogo con un gobernador. Milagro es una presa política, ese es el común denominador de las infinidades de solidaridades que se expresan en Argentina y en el mundo.

No ha sido feliz que sea este personaje, Fabián Rodríguez Simón, el que salga a plantear este tema, ya que es él precisamente quien se encuentra doblemente procesado. Por un lado, una causa por los delitos de “lesiones leves” y “abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”, cuando comandaba patovicas de la UCEP (Unidad de Control de Espacio Público) que localizaban a personas sin techo, los despojaban de sus bienes y las golpeaban hasta desalojarlos. La metodología incluía un camión compactador donde arrojaban las pertenencias y hasta los DNI de los indigentes, este procesamiento tiene sentencia de primera instancia y de Cámara, desde el año 2007. La otra causa, cuando en 2009 la Cámara Federal le ratificó un procesamiento por hallarlo “partícipe necesario del delito de administración fraudulenta” por el derrumbe del banco Medefin. Esta causa todavía está pendiente de juicio oral. Se ve que sueña con la palabra fueros por su propia situación.

De la misma manera, Simón cuestiona al diputado Jorge Taiana por haber sido elegido el 14 de diciembre de 2015 vicepresidente por Argentina del Parlasur y por 74 votos a favor, ninguno en contra. Esta elección fue pública, transparente, con sistema de votación nominal y de la cual participaron y avalaron los representantes del espacio Cambiemos de Argentina. Conforme al reglamento vigente y a las prácticas seguidas en este Parlamento desde su origen en 2007, el Parlasur elige a su presidente a través de un mecanismo de rotación alfabética entre los Estados miembro del Mercosur, recayendo la titularidad de la presidencia sobre aquel que ejerce la vicepresidencia del país asignado por dicha rotación. Consecuentemente, con el comienzo de 2016, la República Argentina sucedió a Venezuela en la presidencia pro tempore del Parlamento del Mercosur y Jorge Taiana asumió su rol como Presidente de este cuerpo.

Como consta en las actas taquigráficas de la sesión del 14 de diciembre, los parlamentarios de los Estados miembros del Mercosur votaron mayoritariamente a Jorge Taiana por su legitimidad democrática y por su legitimidad institucional en vista de su rol histórico como canciller firmante del Acta Constitutiva del Parlamento del Mercosur, además de sus demostradas calidades personales, profesionales y de trayectoria regional e internacional. Su elección no se cimentó exclusivamente en los votos del Frente para la Victoria sino que se basó en el voto de otras fuerzas nacionales y regionales de los más diversos partidos de los distintos países, entre ellos legisladores de UNA, Compromiso Federal de San Luis (Argentina), Partido Colorado, Frente Guazú (Paraguay) PT, PMDB (Brasil), PSUV (Venezuela), Partido Nacional y Frente Amplio (Uruguay) y no obtuvo votos en contra. Vale decir que el único fundamento veraz del oficialismo para cuestionar la elección es su desazón por no haber logrado imponer un candidato propio.

Fabián Rodríguez Simón no tiene autoridad moral para hacer estos cuestionamientos, tanto a Milagro Sala como a Jorge Taiana, su impugnación es tan aberrante como lo fue el Decreto 83/2015 escrito por este personaje y firmado por el presidente Macri donde nombra por decreto a dos ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en comisión violando en forma flagrante la Constitución Nacional, siendo rechazado el mismo por la oposición y por miembros de su propia coalición. El ladrón cree que son todos de su misma condición.

* Diputado Parlasur del FpV.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.