EL PAIS › LA DIRIGENCIA KIRCHNERISTA SE REUNIO AYER Y EMPEZO A DEBATIR SU ESTRATEGIA A FUTURO

La construcción política hacia el 2017

Dirigentes y militantes del Frente para la Victoria coincidieron en la idea de abrirse hacia otros sectores, pero también en darle al espacio una fuerte identidad política. Scioli abrió el encuentro y en el cierre estuvieron Capitanich y Alicia Kirchner.

 Por Nicolás Lantos

El kirchnerismo se reagrupa para comenzar a pensar su estrategia a futuro: con un mensaje de mayor apertura hacia otros sectores pero también de darle al espacio una fuerte identidad política, dirigentes y militantes del Frente para la Victoria se dieron cita ayer por la tarde en el predio de la Universidad Tecnológica Nacional en Villa Domínico para participar de un plenario preparatorio en el que se discutieron, en diferentes mesas, los aspectos sobre los que construir en los próximos meses, con la mirada más puesta en los comicios del año que viene que en la interna peronista que se resolverá en mayo.

Con la participación del ex candidato presidencial Daniel Scioli, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, intendentes, legisladores provinciales y nacionales, ex funcionarios y referentes sindicales y de movimientos sociales, miles de personas con banderas de distintos colores y procedencias políticas participaron en Avellaneda del primero de una serie de encuentros que, según prometen los organizadores, en los próximos meses se replicarán en todo el país.

La apertura estuvo a cargo del ex gobernador bonaerense, que ratificó su pertenencia al “campo popular” y exhortó a los peronistas a “no ser funcionales” a quienes “quieren dividir” al espacio que gobernó los últimos doce años. En su discurso, Scioli evitó criticar a los diputados peronistas que respaldaron en el Congreso la propuesta del Gobierno para negociar con los fondos buitre pero criticó: “Nunca nos cerramos al mundo pero tampoco nos abrimos al mundo para endeudarnos a cualquier costo porque reivindicamos la industria y el país desendeudado”.

De los debates en comisiones participaron figuras como los ex ministros Aníbal Fernández, Daniel Filmus, Carlos Tomada y Agustín Rossi; intendentes como Juan Ustarroz (Mercedes), Juan Patricio Mussi (Berazategui), Francisco Echarren (Castelli), Francisco Durañona y Ariel Sujarchuk (Escobar) y se debatieron temas como la posición ante la interna del PJ, el problema del endeudamiento con los fondos buitre y cuál es la mejor manera de construir para ser competitivos electoralmente el año próximo sin dejar de lado por eso la identidad del frente.

El carácter inclusivo del encuentro quedaba reflejado en los distintos espacios políticos que participaron y que se mezclaron en las mesas de debate: además de La Cámpora, Kolina, Descamisados, la Túpac Amaru y Nuevo Encuentro había banderas de los dos partidos comunistas que forman parte del FpV (cuyos miembros cantaron el himno con un puño en alto, en lugar de los dedos en V), el socialismo que se referencia en Jorge Rivas, Los Irrompibles, de origen radical, sindicatos como UPCN y centrales obreras como la CTA.

Como si fuera poco, el video con el que se dio comienzo al acto de cierre, editado sobre audios e imágenes de Néstor y Cristina Kirchner, era explícito: primero se escuchaba al ex presidente convocando a “hablarle no sólo a los justicialistas” sino a todos los que coincidieran con las propuestas de su gobierno, “buscando una concertación amplia”. Luego, la ex presidenta completaba: “Siempre hemos conformado frentes nacionales” y llamaba sumarse a “hombres y mujeres de distintas identidades políticas” sin importar “el carnet de afiliación”.

El primer discurso del cierre, cuando oscurecía el cielo que amenazó tormenta toda la tarde sin concretar, estuvo a cargo de Jorge Capitanich, que dio el mensaje más contundente de la jornada, en el que llamó a “construir sobre las bases de las banderas históricas” del peronismo y a reconocer a Cristina Fernández de Kirchner como “conductora estratégica” del espacio. “El pueblo argentino pide a sus dirigentes coherencia. Que sean capaces de defender la soberanía política, la independencia económica y la justicia social”, aseguró.

En ese sentido, apuntó contra “muchos dirigentes que no expresan genuinamente la representación de las bases” porque “fueron elegidos para hacer oposición política” y en lugar de eso “corren a pactar acuerdos espurios contra la voluntad popular”. Por eso, dijo que la “unidad” del peronismo no puede ser “a cualquier precio” ni “traicionar los principios” que condujeron los doce años de gobierno kirchnerista. “No vamos a pactar con la burocracia política que pretende resignar las banderas históricas del justicialismo. Si es necesario dar una lucha interna, lo haremos porque tenemos de nuestro lado la convicción y la militancia”.

La CGT y la CTA estuvieron representados con oradores sobre el escenario que compartían medio centenar de dirigentes. El diputado metalúrgico Abel Furlán buscó marcar distancia con otros legisladores de origen sindical que se abrieron del FpV y se manifestó “orgulloso” de haber votado en contra del endeudamiento. “Soy parte del movimiento obrero y no me voy a esconder. Somos mayoría los que vamos a estar del lado del pueblo”, agregó. A continuación, el secretario adjunto de la CTA, Pedro Wasiejko, sostuvo que “además de la resistencia” al gobierno de Mauricio Macri “hay que construir” una alternativa política para volver al poder.

El referente radical Leopoldo Moreau comenzó con una cita del uruguayo José Mujica, que dice que “no hay victorias permanentes ni derrotas permanentes” sino que “lo único permanente es la lucha”, y destacó la necesidad de agrupar distintos sectores con pensamientos congruentes: “El Frente para la Victoria reúne lo mejor del peronismo, lo mejor del radicalismo y lo mejor de la izquierda”. A su turno, Echarren, jefe comunal de Castelli, buscó refutar la idea de que el FpV no tiene arraigo territorial: “Somos muchos los intendentes que queremos levantar las banderas del pensamiento nacional” aunque “nos quieran comprar con la promesa de algunas viviendas o caminos para que justifiquemos lo que hacen”.

También fue duro el ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, que recordó que “Perón en sus primeros cien días creo el IAPI y nacionalizó los ferrocarriles”; Alfonsín en ese período “fundó la Conadep y promovió el juicio a las juntas”; y Néstor Kirchner “aumentó los salarios y las jubilaciones mínimas”, mientras que “a Cristina no le dieron cien días de gracia en ninguno de sus dos gobiernos”. Por el contrario, comparó, sin cuestionamiento de los medios “Macri destruyó mil puestos de trabajo por día, aumentó los precios de la canasta básica, intentó poner dos miembros de la Corte por la ventana, tiene una presa política y reinició las relaciones carnales” con los Estados Unidos.

Rossi también dijo que no hay que caer en “la falsedad” adoptada por algunos dirigentes peronistas de que “si al gobierno le va mal, al país le va mal” porque “en estos cien días al gobierno le ha ido bien mientras que hay millones de argentinos que están peor que hace unos meses”. Por último, dijo que el Frente para la Victoria “no necesita dirigentes políticamente correctos” sino “ideológicamente correctos”. Entre las figuras que lo respaldaban sobre el escenario estaban el ex titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde; el ex diputado Mario Oporto y la economista Paula Español, entre otros.

El cierre del encuentro, ya de noche, estuvo a cargo de Martín Sabbatella, Andrés Larroque y Alicia Kirchner. El ex titular del Afsca llamó a dar un “salto organizativo” para anclar “social y territorialmente” al Frente para la Victoria para evitar que vuelvan “a poner a la política en un estado pre-kirchnerista” en la que “la sientan a la mesa de las corporaciones”. En tanto, Larroque sentenció que “cien días fueron suficientes” y “hay que ponerle freno a la vergüenza que está viviendo el país” desde el 10 de diciembre.

“Seguramente habría que haber convocado a más compañeros, esa es la tarea”, ensayó una autocrítica el secretario general de La Cámpora, que postuló que “esta reunión no es para cerrar” sino que es “para abrir” el juego de forma tal que “el Frente para la Victoria sea una herramienta de la sociedad en este momento difícil” del país. “Nuestra tarea no es hablarnos a nosotros mismos sino salir a hablarle a la sociedad y convocar a todos los sectores –concluyó–. No queremos chapa de combativos, nos alcanza con se racionales. Lo que no queremos nunca es ser liberales”.

Por último, la gobernadora de Santa Cruz, única mandataria provincial en asistir al convite, dijo que “la organización es la gran transformadora” y por eso es necesario “rescatar la política” para no reducir los debates a negociaciones por favores. Alicia Kirchner dijo estar “profundamente dolida” por la decisión de diputados peronistas de acompañar al gobierno en el tema buitres: “Algunos les dicen traidores, yo les digo cobardes. La historia coloca a cada uno en su lugar”, atacó.

Finalmente, mientras algunos de los asistentes comenzaban a desconcentrar, apurados por el frío que había levantado junto con el viento nocturno de Villa Domínico, la gobernadora se dirigió a los senadores del Frente para la Victoria para pedirles “que representen al pueblo argentino” cuando llegue el proyecto a la Cámara alta “porque para eso fueron votados”. Y agregó: “Nosotros no estamos en contra de nadie, lo que no podemos es permitir los atropellos”.

Compartir: 

Twitter
 

Los dirigentes del Frente para la Victoria ayer en el predio de la UTN en Villa Domínico.
Imagen: Carolina Camps
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared