EL PAíS

La suspensión de las ejecuciones hipotecarias se convirtió en ley

El kirchnerismo revió su posición y avaló la suspensión por 120 días de los remates por deudas hipotecarias de las viviendas únicas. Cómo jugó la presión de los deudores frente al Senado.

 Por Adriana Meyer

A partir de un sorpresivo cambio en la posición oficial, el Senado convirtió en ley la suspensión de las ejecuciones hipotecarias. La semana pasada, el presidente del bloque justicialista, Miguel Angel Pichetto, había asegurado que no había posibilidades de que la iniciativa fuera votada en la Cámara alta. Sin embargo, anteayer recibió una llamada del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y cuando comenzó la sesión pidió que el tema fuera tratado “sobre tablas”. “Se trata de resolver los problemas de los deudores hipotecarios bancarios y de los denominados de escribanía, es decir, los que quedan afuera del sistema bancario”, detalló Pichetto. La presión de los deudores, que apuntaron hacia la senadora Cristina Fernández de Kirchner, sumada a la demora en la elaboración de un proyecto alternativo y definitivo por parte del Ministerio de Economía podrían ser las razones del viraje oficial.
El 28 de septiembre, la Cámara de Diputados dio media sanción a este proyecto en una inédita sesión especial promovida por la oposición y el duhaldismo, pero que no contó con la presencia del kirchnerismo. Aunque esos legisladores había consensuado una propuesta con el Ministerio de Economía, el día de la sesión hubo una orden de la Rosada para que no bajaran al recinto. Esta vez la orden fue en sentido contrario.
Cuando este diario quiso profundizar sobre el cambio de actitud, una fuente cercana a Pichetto se limitó a explicar que “fue una decisión del Ejecutivo”. Sin embargo, otras dos fuentes parlamentarias comentaron que “fue clave” la atención que le dedicaron a la senadora de Kirchner los deudores que acampan frente al Senado. El relato más extremo habla de que la legisladora fue “increpada” el martes a la noche, cuando salía del Palacio. “Gastaron millones en la campaña, por qué no nos dan algo a nosotros”, dijo una alta fuente de la Cámara que se escuchó por los altavoces. Otra descripción alude a que esa tarde la radio abierta que los deudores montaron sobre la calle Alsina estuvo enteramente dedicada a ella. “En realidad ésta es la única situación que cambió de la semana pasada a hoy (por ayer)”, razonó otra fuente consultada.
“Es un alivio para todos”, opinó la deudora Marta Martínez. “Y suponemos que el Gobierno cambió de actitud porque hay cuatro mujeres encadenadas en Plaza de Mayo, y no querrá que (George) Bush vea eso”, especuló. Algunos de los deudores recordaron haber escuchado que “este tema se iba a resolver después de las elecciones porque el Presidente no quiere que nadie le imponga nada”. Tras la media sanción en Diputados, los jefes del bloque oficialista habían calificado de “electoralista” y “parche” el proyecto aprobado. Ayer en el Senado, los legisladores del mismo sector no tuvieron inconveniente en alzar su mano para convertirlo en ley por unanimidad.
La intención es “buscar una alternativa definitiva al problema de los deudores hipotecarios”, sostuvo Pichetto. Pero aclaró que la ley votada “no es una prórroga por tiempo indefinido”. Precisamente, sus voceros aclararon que se trató de dar un plazo para llegar por consenso a la necesaria solución definitiva para los 13.500 deudores hipotecarios. “No tienen resuelta la ley de fondo y tenían que hacer algo con la presión diaria de los deudores”, opinó el senador radical Ernesto Sanz. “Ante el malestar, el Presidente consideró de interés modificar su posición”, expresó el justicialista Jorge Capitanich.
La norma sancionada ayer dispone que “se suspenden por 120 días todas las ejecuciones de sentencias que tengan por objeto el remate de la vivienda única y familiar” de quienes cumplen con los requisitos y el monto tope de acuerdo a lo establecido en la ley 25.798. “Estamos conformes pero vamos a seguir en la pelea por la ley de fondo”, comentó a Página/12 Gladys de Ferro, de la Asociación de Deudores Argentinos (ADA). “Logramos demostrar que los que estábamos en la ley del fideicomiso no íbamos a hacer quedar mal a la Argentina porque no se suspenden remates de morosos, como decía (Roberto) Lavagna que no podía permitir. Estábamos cumpliendo, ya pagamos la cuota 11 de la Ley de Salvataje 25.798”, agregó. De hecho, a pesar de haber estado en regla con su pagos al Fondo Fiduciario, creado para ayudar al pago de las deudas, varios deudores fueron igualmente ejecutados.

Compartir: 

Twitter
 

El vicepresidente Daniel Scioli, titular del Senado, y el senador chaqueño Jorge Capitanich.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.