EL PAíS

La seguridad fue la vedette que unió el debate del centroderecha

Juan Carlos Blumberg, Ricardo López Murphy, Raúl Castells, Enrique Olivera y Patricia Bullrich criticaron la política oficial sobre seguridad. El Bulldog deslizó cuestionamientos hacia el lavagnismo. Blumberg, en cambio, deseó que “se junten todos”.

 Por Werner Pertot

Si se trata de unir a estrellas del centroderecha, la jornada fue un éxito de convocatoria: el líder de Recrear, Ricardo López Murphy; el ingeniero Juan Carlos Blumberg; la dirigente de Unión por Todos, Patricia Bullrich; el piquetero Raúl Castells y el legislador del ARI Enrique Olivera debatieron sobre seguridad en la Legislatura porteña. Entre las abultadas críticas al Gobierno, se colaron las internas de PRO. “Está cocinándose ese guiso que dice que va a haber kirchnerato, por un lado, y kirchnerato sin Kirchner, por el otro”, lanzó el Bulldog, en dirección al ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que inició contactos con su socio Mauricio Macri. “Con ese guiso no seguimos”, definió. La posible coalición opositora recibió, en cambio, la bendición de Blumberg. “Ojalá que se junten todos”, deseó, en diálogo con Página/12.

Castells entró como una tromba, acompañado por familias enteras del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD). Mientras los niños descalzos jugueteaban entre los cortinados y bajo las arañas relucientes de cristal que colgaban del techo del Salón San Martín, Castells anunció que pasará Navidad en Puerto Madero junto con cientos de familias pobres, actores y miembros de la farándula. “Vamos a comer pavita y a tomar el mismo champán que toman los funcionarios”, explicó.

También mostró fotos de una autopsia a una víctima de gatillo fácil. “La inseguridad se está convirtiendo en un genocidio como el de la dictadura. Se llevan a millones de chicos que nunca llegan a tener el pelo blanco como el de Juan Carlos”, dijo. “Estuve cuatro de los últimos siete años preso y los que matan chicos están libres”, reclamó. Mientras en el público intercambiaban miradas incómodas, Castells aseguró que el Gobierno usa la SIDE “para ver si me voy a un hotel alojamiento con alguna”.

“Los 60 mil presos que están en las cárceles son de una sola clase social. Los ricos nunca van presos”, sostuvo el dirigente piquetero en las jornadas sobre seguridad ciudadana, organizadas por el legislador de Recrear Marcelo Meis y la ONG Gens Argentina, cuyo presidente aprovechó para relativizar el uso del término “gatillo fácil”. “Por el simple hecho de que existan miembros que cometen estos hechos, no se puede atacar a toda la policía”, defendió Pedro Rozenwurcel.

“El gobierno nacional con sus superpoderes les sacó ocho millones de pesos a la Policía Federal y dos millones a la Gendarmería”, reclamó Blumberg, quien se presentó trajeado de negro y con sus habituales carpetas bajo el brazo. El ingeniero diagnosticó “una epidemia de inseguridad” en la provincia de Buenos Aires y responsabilizó a León Arslanian. “El ministro de la inseguridad, como le digo yo”, se mofó. “Detenernos en una discusión sobre el garantismo es perder el tiempo y no atender las urgencias. ¿Cómo no se tomaron previsiones en San Vicente o con López? Hasta a la hija de Bush le robaron la cartera. Imagínense si hubiesen lastimado a esa chica lo que hubiera ocurrido”, se escandalizó el posible candidato a gobernador bonaerense de PRO.

Una vez más, Blumberg no descartó ingresar en el terreno político, pero postergó la definición. “Yo en este momento no lo he analizado. Tengo muchas cosas prioritarias. A mí me agarra la gente y me dice: ‘Métase’. Por supuesto que lo voy a considerar”, remarcó. El padre de Axel reclamó al Gobierno “más diálogo con la oposición”. Ante el cambio del escenario del oficialismo en la provincia, Blumberg opinó que el vicepresidente Daniel Scioli es “un hombre dedicado al deporte”.

“Hay que desideologizar esta cuestión. La seguridad no puede ser ni de derecha ni de izquierda”, señaló Olivera, quien pidió salir de “la falsa opción de represión como propia de la derecha y garantismo como propio de la izquierda, como si no fueran las dos caras de la misma moneda”. “Hemos pasado por políticas garantistas y de mano dura en un mismo gobierno”, coincidió Bullrich, quien descató que “el garantismo se ocupa sólo de la policía y se olvida del delincuente”.

“Tenemos un problemón de inseguridad y la respuesta del Gobierno es quitarle presupuesto a la seguridad y dárselo a (el ministro de Planificación, Julio) De Vido... A De Vido. ¡¡¡A De-Vi-Do!!!”, bramó López Murphy, quien sostuvo que existen “zonas liberadas” para la producción de Paco. “¿A alguno se le ocurre que lo que ocurrió en el nuevo entierro de Perón no fue una zona liberada?”, se preguntó el líder de Recrear.

El ex ministro de Defensa indicó que “en las nuevas hipótesis de seguridad no están evaluando amenazas internas. Es como si les dijera que no existe Al Qaida, las FARC, etc.”. Además, interpretó que la rebaja de ganancias a los petroleros tras varias semanas de huelga es una concesión a “los grupos de acción directa”. “Se gobierna por DNU y se dice: ‘Para qué dialogo, total lo sacamos por decreto’. Ese contexto cultural hace que cualquiera que necesite algo, agarre una pistola y lo consiga”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo López Murphy acompañó con su habitual gestualidad las críticas al oficialismo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.