EL PAIS › LOS DOCENTES DE SANTA CRUZ ANALIZAN EL TRIUNFO DEL KIRCHNERISMO

“El conflicto cambió a la provincia”

Pese a la amplia victoria del oficialismo en las urnas, los docentes aseguran que ya nadie podrá gobernar Santa Cruz como antes.

 Por Miguel Jorquera
desde Río Gallegos

La temperatura era bajo cero. Nevó por la mañana, luego salió el sol, pero las ráfagas de viento helado superaban los 80 kilómetros por hora. Ayer, el clima en Río Gallegos se parecía al del riguroso otoño patagónico, en el que los docentes encabezaron durante tres meses de 2007 el conflicto que aglutinó a un sector de la sociedad de la capital santacruceña con demandas que iban más allá de la reivindicación salarial de los maestros. Después de la elección del domingo –-en la que el gobernador kirchnerista Daniel Peralta ganó con el 58 por ciento de los votos– el oficialismo considera que los vientos políticos han rotado en la provincia. Para los dirigentes de Adosac, en cambio, “el conflicto docente cambió a la provincia, ya nadie podrá gobernar Santa Cruz como antes”.

“Durante muchos años, después de cada elección, nos tiraban las boletas en la puerta para refregarnos en la cara el triunfo oficialista porque consideraban que nuestras demandas gremiales eran sólo de oposición política. Este lunes nadie se atrevió”, dice a Página/12 el secretario general de Adosac, Pedro Muñoz, en su oficina del gremio docente. Sale a la puerta y señala unas pintadas del frente de la sede sindical que dice “aumento del salario básico”. “Esa es del ’91, cuando nosotros ni siquiera estábamos en la conducción del gremio”, explica.

Hoy, la realidad de los docentes santacruceños es otra, después de que el prolongado conflicto que se fagocitó al gobernador Carlos Sancho y obligó a trasladar la negociación salarial hasta la sede porteña del Ministerio de Trabajo. Entonces, el básico era de 161 pesos y el sueldo de un maestro de 1400. Ahora, el básico es de 821 pesos más el incentivo docente, se eliminó el presentismo y el sueldo inicial es de 2300 pesos en blanco.

“Es cierto que todavía falta conversar muchas cosas como la titularización docente”, marca Muñoz, conociendo que la disputa gremial no será fácil a pesar de que mantienen el diálogo con el gobierno provincial: “En septiembre tuvimos que volver a adoptar medidas de fuerza para que se cumpla lo pactado y aún nos queda discutir el próximo presupuesto provincial de educación para saber cuáles son planes del gobierno”, dijo Muñoz.

–En mayo los docentes parecían encarnar las demandas de la sociedad que los acompañaban en marchas multitudinarias con múltiples reclamos, sin embargo el oficialismo triunfó rotundamente en la provincia. ¿Cuál es su balance de la elección? –preguntó Página/12.

–Es verdad que el reclamo docente logró reunir a un sector importante de la población, que se sumó con otros reclamos que compartimos: libertad de opinión, desmilitarización de la provincia e independencia judicial. También es verdad que ningún sector o frente electoral consiguió capitalizar el descontento políticamente. Lo que también es cierto es que ya nadie podrá gobernar Santa Cruz como antes del conflicto docente –respondió Muñoz.

Cerca, Eduardo James, el secretario adjunto de Adosac, hacía su propio análisis. “El triunfo oficialista fue importante, pero no fue tan avasallador como en el 2003. La elección en Santa Cruz tiene varias lecturas y reclamos, como la eliminación de la ley de lemas. Pero eso será un proceso que deberán hacer todos los santacruceños, incluidos nosotros. Pero nuestro trabajo es esencialmente gremial”, afirmó.

Con Muñoz a la cabeza de lista Lila, el gremio santacruceño, junto a Aten de Neuquén y los fueguinos de Sutef –entre otros– disputaron en setiembre la conducción nacional de Ctera y se quedaron la minoría en la central nacional docente. “Nosotros tenemos un estilo de conducción que nos ha permitido mantener unido al gremio y alcanzar conquistas importantes, como la apertura de las paritarias en la provincia, que estaban suspendidas desde hace 17 años, que ahora también es el reclamo de otros gremios provinciales”, afirmaron los dirigentes gremiales.

Enfrente de la Casa de Gobierno de Santa Cruz, todavía se conserva la llamada “carpa de la dignidad” que identificó el acampe y la pelea de los docentes en la provincia. “En otro momento político la habrían volado o quemado, y que no haya pasado es bueno. El 3 de noviembre, el día del aniversario de Adosac, la vamos a levantar porque la mayoría de nuestras demandas, por ahora, se han cumplido”, concluyó Muñoz.

Compartir: 

Twitter
 

Los docentes encabezaron un conflicto en otoño pasado que hizo caer al gobernador Sancho.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.