EL PAIS › A LOS 68 AÑOS, EL REPRESOR FALLECIO EN EL HOSPITAL NAVAL

La muerte de Jorge Perrén

El capitán de navío retirado Jorge Perrén, procesado con prisión preventiva por delitos contra los derechos humanos cometidos en la ESMA durante la última dictadura, murió ayer a las 17 en el Hospital Naval, debido a un cuadro de neumonía. Perrén, de 68 años, cumplía detención en el Instituto Penal de las Fuerzas Armadas en Campo de Mayo cuando, por indicación médica, debió ser trasladado para su internación en el centro asistencial naval. En junio de 2005 había confesado haber dirigido el operativo de secuestro del abogado Conrado Gómez.

El traslado de este represor fue “inmediatamente informado” al juez federal Sergio Torres, a cargo de la causa de la represión en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) tras la anulación en agosto de 2003 de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. El magistrado encomendó a médicos de la Corte Suprema de la Nación la realización de chequeos y estudios a Perrén, quien tenía “afectadas las vías respiratorias” con una grave infección general.

El Instituto Penal de las Fuerzas Armadas donde estaba detenido Perrén es una cárcel con régimen común destinada a represores militares, custodiada por personal de la Gendarmería y aislada con una alambrada de las unidades del Ejército con asiento en la guarnición de Campo de Mayo.

Perrén también estaba procesado por una derivación de la causa ESMA conocida como Chacras de Coria, en la que se investiga si, junto a otros represores, se apoderó de bienes de detenidos desaparecidos durante la última dictadura. Es en ese proceso que el marino admitió haber encabezado el secuestro de Gómez, aunque negó haberse beneficiado con el robo de los bienes de los accionistas de Cerro Largo, sociedad propietaria de valiosos terrenos ubicados en Chacras de Coria que pasarían luego a manos del ex almirante Emilio Massera. Gómez era el representante legal de esa empresa y fue secuestrado el 10 de enero de 1977 de su vivienda de la avenida Santa Fe. Al día siguiente, su contador, Horacio Palma, corrió la misma suerte, y el 12 fue arrancado de su casa en Mendoza el tercer accionista, el bodeguero Victorio Ceruti, junto a su yerno Omar Pincolini. Además de esas tierras, los marinos se apoderaron de fuertes sumas de dinero, autos y caballos de carrera pertenecientes a Gómez. En esa causa está detenido Eduardo Enrique Massera, hijo mayor del ex almirante e integrante de la sociedad Misa Chico a la que fueron traspasados los bienes.

Perrén, alias “Puma” u “Octavio”, comandó el área de Operaciones de la ESMA entre 1976 y 1977 y fue compañero del primer represor que confesó haber participado de los “vuelos de la muerte”, el mecánico Adolfo Scilingo, condenado en España. De hecho, Perrén declaró por videoconferencia en el juicio oral a Scilingo, como testigo pedido por su defensa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared