EL PAíS › RESPUESTA DE CRISTINA KIRCHNER POR LA CAUSA DE LA VALIJA

“Los basurales de la política”

Luego de la denuncia de que el dinero de Antonini Wilson era para la campaña de Cristina Kirchner, la Presidenta respondió que no se dejará presionar y defendió la relación con Hugo Chávez. La relación con Estados Unidos quedó en un estado de ruptura virtual.

 Por Fernando Cibeira

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner salió a responder en términos tan duros la acusación lanzada por una investigación del FBI norteamericano acerca de que la valija de 800 mil dólares que traía el venezolano Guido Antonini Wilson era para su campaña, que casi se podría que hablar de un estado de virtual ruptura de relaciones con Estados Unidos. En un acto en la Casa Rosada, la Presidenta habló de “los basurales de la política internacional”, advirtió que aunque sea mujer “no se va a dejar presionar” y defendió la relación del gobierno argentino con Hugo Chávez. Antes y después de sus palabras, funcionarios, gobernadores y legisladores del oficialismo salieron en fila a condenar lo que consideraron una “operación política” orquestada en el Norte. En la Casa Blanca optaron por hacerse los desentendidos. El subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Tom Shannon, circunscribió el caso a un hecho policial.

Para palpar el clima que predominaba en la Casa Rosada bastaban un par de datos. Anoche, luego de haberse reunido con la Presidenta, el canciller Jorge Taiana analizaba qué medida tomar respecto del embajador de Estados Unidos, Earl Anthony Wayne. Mientras lo evaluaba, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, ya había instruido a los ministros que no recibieran en audiencia a Wayne –el diplomático es muy dado a estos encuentros protocolares– y que cualquier pedido que les haga de ahora en más lo canalizaran a través de Cancillería.

El motivo del enojo era la información difundida el miércoles por el FBI, junto con la detención en Miami de los venezolanos Moisés Maiónica, Franklin Durán y Carlos Kauffman y el uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello, acusados de ser agentes encubiertos de Venezuela. Esa información, que fue confirmada ayer por su vocera, era que el fiscal federal Thomas Mulvihill declaró ante la Corte Federal que Durán –uno de los socios de negocios de Antonini Wilson– sostuvo en una de las grabaciones que presentaron como prueba que el dinero de la valija estaba destinado para la campaña de Cristina Kirchner.

El miércoles a la noche, la Presidenta, Néstor Kirchner y Alberto Fernández se reunieron en Olivos para analizar estos datos. Lo primero que vieron era que los socios de Antonini habían pasado de empresarios a espías del gobierno de Chávez, sin que en ningún momento surgiera cuál había sido el acto de espionaje. “Lo describen, es un apriete, pero no un espionaje”, concluyeron. Y así como había cambiado la situación de sus socios, lo mismo le ocurrió a Antonini que pasó de acusado de contrabando de dinero negro a la situación de testigo protegido. “Ahora sí que no lo extraditan más”, sostuvieron en el cónclave.

Cristina Kirchner salió a plantar su posición en el primer acto del día en la Casa Rosada, en la presentación de un programa de erradicación de basurales en la cuenca del Riachuelo. En una mención, la Presidenta enlazó con “los basurales de la política internacional”. Cristina Kirchner no mencionó en ningún momento a Estados Unidos para la secuencia no dejó mucho espacio para las dudas. “Más que países amigos quieren países empleados”, sostuvo.

Siguió este párrafo: “En esta forma de operar muchas veces en la política regional, quiero decirles que no van a tener resultados. Esta presidenta puede ser mujer, pero no se va a dejar presionar. Voy a seguir afirmando nuestra relación de amistad con todos los países latinoamericanos, también con la República Bolivariana de Venezuela. Voy a seguir afirmando la necesidad de profundizar y ampliar el Mercosur, Voy a seguir trabajando en la construcción e instrumentalidad del Banco del Sur. Voy a seguir afirmando la necesidad de que el gobierno de Colombia y las FARC celebren un acuerdo humanitario para terminar con el calvario de otros hombres y mujeres presos en esa selva”.

El oficialismo salió en pleno a atacar la acusación lanzada desde Miami. “Es una operación de inteligencia destinada a entorpecer a la Justicia argentina. Antonini pasó de ser el principal acusado a ser la víctima del gobierno venezolano”, sostuvo Alberto Fernández. También agregó que “el desprecio de Estados Unidos por la relación con Argentina es algo que estamos corroborando”.

En algún momento del día, hubo un contacto entre funcionarios argentinos y diplomáticos norteamericanos para conocer los reales orígenes de la acusación. “No es contra ustedes, el objetivo es Chávez”, recibieron como respuesta en Gobierno. Pero el argumento no convenció. “Creemos que aprovecharon la volteada para darnos también a nosotros”, explicaban. Y ponían como prueba que la noticia se hubiera dado a conocer dos días después de la asunción de Cristina Kirchner, donde se registraron varios datos poco gratos al paladar de Washington. Por ejemplo, el lanzamiento del Banco del Sur en un acto donde los Kirchner respaldaron resueltamente a Chávez y a Evo Morales. También la condena que hizo la Presidenta en su discurso en el Congreso a las acciones unilaterales para combatir al terrorismo. “Tal vez fue un anuncio para nosotros”, concluían.

En la Casa Rosada rechazaban el argumento de Shannon y de la Embajada de Estados Unidos, que pretendían circunscribir los hechos a un caso judicial o policial. “Esto salió a decirlo el Departamento de Justicia, que es un ministerio del gobierno de Estados Unidos, no un organismo judicial”, respondían.

Paralelo con la virtual ruptura de la relación bilateral, seguía adelante la causa judicial en Miami. El abogado Michael Hacker contó a Página/12 que sus defendidos, los venezolanos Durán y Kauffman, continúan detenidos y se les negó la posibilidad de una libertad bajo fianza. Por lo demás, se negó a brindar mayores detalles.

Compartir: 

Twitter
 

Como su marido, la presidenta Cristina Kirchner utilizó el Salón Blanco para plantar posición.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.