EL PAíS

Apostillas

- Seguridad. Una especie de pala con espejo para observar debajo de los autos, detectores de metales –sofisticados y precarios– y agentes que revisan minuciosamente a hombres y mujeres se repiten en todos los lugares oficiales y hoteles cinco estrellas. Es lo único que aparece como riguroso en medio del caos que atraviesa la vida en Nueva Delhi. La desazón por la muerte de más de 600 personas en ataques terroristas en los últimos cinco años le da sustento a la obsesión.

- (De)construcción. En la capital india, miles de hombres y mujeres trabajan en la construcción. Todo parece roto y todo parece estar haciéndose. El año próximo, India será la sede de los Juegos Olímpicos del Commonwealth, las ex colonias británicas. La ampliación del subte, para que llegue hasta el aeropuerto, y de las autopistas que cruzan la ciudad, agrega confusión a la multitud. Los indios tienen encima la sombra del esplendor de los juegos organizados por China, la gran potencia emergente con la que quieren competir no sólo dentro del grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

- Marchita. Empresarios y funcionarios armaban corrillos en el lobby del hotel. Ajenos al pianista que ambientaba la velada compartían chismes, pareceres, pedidos y promesas según la conveniencia de cada cual. De pronto, una melodía entrañable para algunos y detestable para otros los obligó a poner atención. Habían dejado pasar los acordes de un tango, pero escuchar la marcha peronista en Nueva Delhi era too much.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.