EL PAIS › LOS CONVENIOS CON CHINA PERMITIRAN LA RENOVACION DE TRENES Y SUBTES

Los acuerdos sobre rieles

Con una inversión que rondaría los 9700 millones de dólares, los bancos estatales chinos financiarán nuevos vagones para los subterráneos, la extensión de la línea E a Ezeiza, la creación de un subte en Córdoba y coches para el ferrocarril San Martín.

 Por Fernando Cibeira

Desde Beijing

Luego de un trabajo contra reloj durante los últimos días, el Gobierno consiguió cerrar varios acuerdos en el rubro ferroviario con China que le significarán la renovación de 279 vagones para las líneas de subte A, C, D y E; 24 locomotoras y 160 coches para la línea de trenes General San Martín; la rehabilitación del Belgrano Cargas; la electrificación del Belgrano Norte y Sur; más la provisión de material rodante y rieles; el inicio de los proyectos para construir un subte en Córdoba y la extensión del subte E para conectar Retiro y Ezeiza, entre otras iniciativas. La operación engloba una cifra que el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, calculaba en unos 9700 millones de dólares, que financiarán los bancos estatales chinos a diecinueve años de plazo con una tasa sensiblemente menor a la que el Gobierno conseguiría en el mercado. Cristina Kirchner hizo el anuncio de los acuerdos ayer al mediodía, al inaugurar un seminario de negocios con empresarios y del que participó el viceprimer ministro chino, Hui Liangyu. La Presidenta consideró allí que su visita al gigante asiático “nos permitirá reformular las relaciones entre los dos países, dejando de lado la concepción de clientes para pasar a caminar sobre el concepto de socios”.

Aunque por la tarde se firmaron acuerdos comerciales en otros rubros y también salió un memorando y una declaración conjunta, se sabía que la “estrella” de la visita de la Presidenta a China serían los acuerdos ferroviarios que se presentan como un paso ambicioso del Gobierno. El subsecretario de Transporte Ferroviario, Antonio Luna, aseguraba que desde el gobierno de Arturo Frondizi en 1958 no se planteaba para adelante una renovación tan amplia del sistema de subtes y trenes.

Para el caso del subterráneo, los cambios se harán en cuatro etapas. Tres ya están firmadas: la primera incluirá 45 vagones que llegarán al país en los primeros meses del año que viene. Un símbolo de la renovación es que con este acuerdo se cambiarán todos los históricos trenes de la línea A, algunos de ellos muy cerca de cumplir cien años, ya que se pusieron en funcionamiento en 1914. Sus reemplazantes serán de última generación: tienen aire acondicionado, intercomunicación interna y cámaras de seguridad, según contó Luna, uno de los funcionarios que, encabezados por el ministro de Planificación, Julio De Vido, fueron el lunes a la empresa Citic a conocer el modelo.

Lo del Belgrano Cargas es global porque, además del cambio de locomotoras y trenes, contempla el reemplazo de rieles y durmientes. En la comitiva calculaban que, con la remodelación, la principal línea cerealera del país podría pasar a transportar hasta siete millones de toneladas, con lo que disminuiría el costo del transporte de los granos.

De los acuerdos iniciales que se suscribieron, sin dudas el más llamativo es el que contempla la construcción de cuatro líneas de subterráneos en Córdoba, un viejo anhelo. La idea, ambiciosa, es construir 29 estaciones a un costo total de 1800 millones de dólares. El intendente de Córdoba, el kirchnerista Daniel Giacomino, formó parte de la delegación.

La Presidenta viajó junto a una misión comercial que incluía a unos 70 empresarios porque, más allá de los acuerdos entre los gobiernos, en estos casos se presenta como un plus favorecer el desembarco de los privados. Y si la playa a conquistar es China y sus más de 1300 millones de habitantes, ni qué hablar. Los empresarios comentaban la experiencia de negociar con los chinos. “Nunca es claro, uno no sabe bien si representan a una empresa estatal o son privados. Pero son emprendedores, siempre están buscando algún nuevo negocio”, reconocía uno que ya lleva unos años trabajando en el país. Todos coincidían en que los chinos “son desconfiados” para negociar y que “siempre tratan de pagar menos”. Eso sí, una vez que se entusiasman, manejan cifras totalmente desacostumbradas para la media del empresariado argentino. “Si tenés diez, te compran los diez, si tenés mil también los quieren todos”, sintetizaban.

De la mano del subsecretario de Comercio Internacional, Luis María Kreckler, cinco empresarios contaron a la prensa sus avances en estos días en Beijing. Aunque los rubros de cada uno eran bien diferentes, por lo tanto también las expectativas y los resultados obtenidos, el denominador común era considerar el viaje como un hecho positivo.

Uno de los más satisfechos era Hugo Sigman, CEO del Chemo Group, que firmó un acuerdo de transferencia tecnológica con el grupo chino Fosun para fabricar drogas oncológicas de alta complejidad –los “anticuerpos monoclonales” que descubrió el Nobel argentino César Milstein– en una planta que construirán en Jenshian, con una inversión de 73 millones de dólares. Bernardo Cané, de Campos del Tesoro, ya vende carne para hamburguesas a los McDonald’s de varios países, pero la posibilidad de ingresar a China llevaría su negocio a otra dimensión. “La habilitación de protocolo para que ingrese carne argentina en China está en vías de pronta concreción”, por eso “esperamos con mucha expectativa esta apertura de mercado”, explicó.

El titular de IRSA, Eduardo Elzstain, es más conocido en Argentina por sus inversiones en el rubro inmobiliario, pero viajó a Beijing por sus negocios agropecuarios. “Estamos trazando acuerdos para 10, 15 y 30 años relacionados con la cadena de alimentos, y nuestra perspectiva es absolutamente favorable.” Santiago Acuña, de la firma Genvac, especializada en genética vacuna, dijo haber encontrado una “reacción espectacular”: el pedido que está elaborando es diez veces mayor a lo que produce cualquier cabaña argentina. El coro de empresarios satisfechos lo cerró Bruno Pallaro, de la minera Ulex, de Salta: “Venimos trabajando desde hace tres años exportando minerales a China, y esta visita resulta de vital importancia para profundizar nuestro comercio”. Como el restaurante chino, quedaron “todos contentos”.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Planificación, Julio De Vido, se reunió con empresarios chinos del sector energético.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared