EL PAíS › LAS EXPLICACIONES DE LOS CAMIONEROS SOBRE “LA CAMPAÑA MEDIATICA” CONTRA MOYANO

“Es todo una maniobra política”

El sindicato de base del líder de la CGT llamó a una rueda de prensa para denunciar el hostigamiento que sufre el camionero por parte de sectores políticos y periodísticos. “Si tocan a Moyano qué quilombo se va a armar”, corearon en el sindicato.

Un exhorto de la Justicia suiza en una causa por lavado de dinero en el que se solicita información sobre el titular de la CGT, Hugo Moyano, derivó ayer en una convocatoria del Sindicato de Camioneros a un cese total de actividades con movilización a Plaza de Mayo para el próximo lunes. El secretario de prensa de Camioneros, Raúl Altamirano, afirmó en conferencia de prensa, antes de recibir cualquier notificación formal, que el requerimiento judicial es parte de “una maniobra política por el avance de los trabajadores”. Consultado sobre el rol del Gobierno en la presunta maniobra, respondió que “la relación es buena, pero no descartamos nada”. El vocero del gremio enumeró lo que llamó “permanentes agravios de la prensa” y sugirió la posibilidad de “ir a la puerta (de los diarios) con mil o diez mil compañeros a pedir pruebas de lo que publican en sus páginas”. Un centenar de camioneros, convincentes, abrió y cerró la conferencia coreando: “Si tocan a Moyano qué quilombo se va a armar”.

Altamirano anunció la drástica medida como respuesta a “reiterados y permanentes ataques y mentiras que sufre Moyano e indirectamente los trabajadores”. Precisó que la convocatoria es para “todas las ramas a nivel nacional”, incluidos los transportes de combustibles, de caudales, de larga distancia y los recolectores de residuos. No descartó la presencia de “otros gremios que quieran apoyar”. “Convocamos a concurrir a las seis al trabajo, no tomar servicio y movilizarse a Plaza de Mayo y a todas las plazas del país”, pidió sin vueltas.

–¿El cese es por el día o por tiempo indeterminado?

–Lo determinaremos el lunes –respondió Víctor Pistone, secretario administrativo de los camioneros bonaerenses.

–¿Qué pasa si el Gobierno pide que revean la medida? –indagó una periodista.

–La medida no tiene revisión –aseguró Pistone y explotó la barra.

“Estamos cansados de las mentiras, la guerra mediática, las falsas denuncias hacia Moyano”, leyó Altamirano, y comenzó a enumerar. “En 1989 lo acusaron de tenencia de drogas, fue detenido siendo diputado provincial y luego sobreseído”, en “una causa armada por el secretario de informaciones de Menem, Tata Yofre, que lo reconoció”, afirmó. “Después dijeron que tenía 40 mil hectáreas de campos en Henderson y La Pampa. Todavía está esperando la escritura”, ironizó. Agregó que “los medios saben quiénes son los verdaderos dueños, pero no dicen nada”. Continuó con el asesinato del ex tesorero de camioneros Abel Beroiz: “Primero Moyano era el ideólogo, después casi el autor, Clarín lo sacó con las manos ensangrentadas, le hicimos un juicio”, dijo. “Hoy hay ocho detenidos y está procesado pero libre el autor intelectual”, agregó. Adjudicó la denuncia de vínculos con la Triple A en los ’70 a “un mitómano denunciado por su propio hermano y que no probó nada”, en referencia a Carlos Petroni.

Recién entonces, por primera vez en la conferencia, Altamirano se refirió al pedido del Ministerio Público suizo. “Hoy, según los medios, Moyano es socio de Covelia”, una empresa de recolección de residuos del conurbano y algunas ciudades del interior bonaerense registrada a nombre de Ricardo Rubén Depresbiteris, una de cuyas cuentas bancarias investiga la Justicia helvética. “Años atrás también lo vinculaban con Yabrán y nunca se probó”, siguió Altamirano, sin extenderse sobre la relación con Covelia, que el sindicalista siempre negó.

La enumeración de “ataques” a Moyano siguió por la investigación de la “mafia de los medicamentos”, con la que descartó cualquier vínculo, y con “un presunto pacto con Duhalde”. “No habla hace años. Los trabajadores tenemos memoria y Duhalde fue el vicepresidente de Menem, que destruyó el país”, afirmó. Luego apuntó a la ex ministra de Salud Graciela Ocaña. “Como funcionaria no denunció nada y ahora vive denunciando”, dijo.

Dedicó un párrafo especial al periodista Oscar González Oro. “Cuando Moyano apoyaba el matrimonio igualitario era su ídolo. Cuando se presentó a la licitación del club Comunicaciones, su jefe Daniel Hadad le ordenó defenestrarlo”, aseguró, y diferenció el objetivo del camionero de convertir a Comunicaciones en “un club social”, con el del empresario, de “construir un estadio, un hotel y un shopping”.

“Los trabajadores estamos cansados y decimos basta”, arengó Altamirano y sugirió que “no es casual que aparezcan los agravios justo cuando se discuten paritarias o cuando pedimos que suban el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias”. “Es histórico que un fiscal suizo pida información, por lo general es al revés”, dijo, y sugirió la existencia de “una maniobra política para ensuciar a Moyano”.

–¿Maniobra política de quién?

–De quienes tocamos intereses –respondió Pistone–. De empresarios y políticos y de los medios que se prestan.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de prensa de Camioneros, Raúl Altamirano, y el dirigente Víctor Pistone.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.