EL PAíS

El debate entre los organismos por la instauración del feriado

Estela Carlotto y Hebe de Bonafini respaldaron la iniciativa al considerar “positiva” una fecha para la recordación. Pérez Esquivel, en cambio, aseguró que un feriado “no favorece la memoria”. El Gobierno argumentó que busca convertir el repudio en “política de Estado”.

El proyecto para que el 24 de marzo sea declarado feriado nacional generó un debate entre los organismos de derechos humanos. Las opiniones difirieron incluso dentro de muchas de las agrupaciones, que todavía seguían intentando acordar una posición común. Mientras la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, consideró que es “positivo que se ponga una fecha de recordación a un hecho tan nefasto como la dictadura”, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel pidió a Néstor Kirchner que frenara la iniciativa porque “no favorece a la memoria”. Hebe de Bonafini se sumó al apoyo y consideró que se trata de “una herramienta valiosísima”. Desde la Secretaría de Derechos Humanos se resaltó que la intención oficial es establecer una “política de Estado” que transforme en un avance institucional para las próximas generaciones el generalizado repudio al último golpe militar y sus atroces consecuencias.

La idea viene generando discordia hace tiempo entre los organismos. Cuando el Gobierno dio a conocer la propuesta recibió el rechazo de algunas agrupaciones, que evaluaron que se trataba de una idea que, más allá de las buenas intenciones, iba a cambiar el sentido de la fecha. Los argumentos que acompañaron al proyecto desde un comienzo, por el contrario, lo destacan como un paso más para reafirmar el 24 de marzo en la memoria colectiva. Así lo ratificó ayer el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, quien en diálogo con este diario defendió la propuesta en tanto “refuerza la memoria en el presente, facilitando que las generaciones sucesivas recuerden esa fecha repudiable en una jornada de reflexión colectiva”.

En coincidencia, Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, aprobó la medida e incluso llegó a agradecerla. “Es un día para recordar, y esto ayuda a eso. Porque hoy, al cumplirse treinta años del golpe, todos nos acordamos. Pero dentro de cuatro años tal vez muchos se vuelvan a olvidar. Y es bueno que, en ese caso, algo tan grave aparezca marcado en rojo en el almanaque. Se trata de una herramienta valiosísima”, le comentó a Página/12.

Por su parte, Adolfo Pérez Esquivel le solicitó a Kirchner que dé marcha atrás con la iniciativa. “Le reclamamos al Presidente que frene su proyecto de ley y que el 24 de marzo no sea declarado feriado nacional porque eso no ayuda a la memoria”, planteó. Siguiendo la misma dirección, el espacio “Encuentro Treinta años, Memoria, Verdad y Justicia”, que integran organismos de derechos humanos para organizar los actos por el 30º aniversario del golpe, consensuó la semana pasada un documento en el que expresa su oposición al proyecto. “El 24 de marzo no es un día festivo. No debe reducirse a eso, en un momento en el que sigue pendiente la justicia y cuando los caminos de reconstrucción de la verdad y la memoria se producen en el diálogo, en las actividades que realizamos ese mismo día en los lugares de trabajo, en las clases alusivas que, en muchos casos por única vez en el año, se desarrollan en los establecimientos educativos del país”.

Las Abuelas de Plaza de Mayo y Madres Línea Fundadora habían enviado el lunes una carta al vicepresidente, Daniel Scioli, en la que le explicaron su oposición. “Un feriado significa un día de descanso. Es un día de dolor, de reflexión y de lucha, en el que salimos a la calle con la convicción de que nunca más debe haber golpes de Estado”, decía la nota. Sin embargo, varios de los representantes de ambas agrupaciones ayer se distanciaron de esa posición. Tras asegurar que no había sido informada sobre el tema, Carlotto reprobó los argumentos del mensaje. “Lo que se está planteando no es correcto. Si se declara feriado el 24 de marzo, no es para acomodar el fin de semana de nadie. Creo que es un argumento trivial y hay que ir al fondo de lo que verdaderamente significa que se fije históricamente como fecha de recordación”, explicó respondiendo a quienes califican el proyecto como un intento de asimilar la fecha a un fin de semana largo.

Ayer el Gobierno destacó que el feriado será inamovible. La aclaración incluso consiguió la aprobación de varios de los integrantes de los organismos que hasta el momento permanecían opuestos al proyecto del Gobierno. Entre ellos, Tati Almeyda, de Madres Línea Fundadora, quien en un tono contrario al del comunicado enviado a Scioli apoyó la iniciativa y consideró que “servirá para que nunca más se olvide el más sangriento golpe de Estado en Argentina”.

Informe: Carolina Keve.

Compartir: 

Twitter
 

Los organismos de Derechos Humanos todavía buscan un consenso sobre la propuesta del Gobierno.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.