EL PAíS › PRESENTARON LA CONVENCION CONTRA LAS DESAPARICIONES

A la espera de la aprobación

 Por F. C.

El canciller Jorge Taiana y su par francés, Philippe Douste Blazy, presentaron ayer en el marco de la Asamblea de las Naciones Unidas el proyecto de Convención Internacional contra la Desaparición Forzada de Personas, una iniciativa conjunta que ya recibió la aprobación por aclamación por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y que esperan que apruebe cuanto antes el plenario del organismo.

“La Argentina, desde el restablecimiento de la democracia en 1983, ha luchado por la promoción y protección de derechos humanos, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, basándose en cuatro principios fundamentales: memoria, verdad, justicia y reparación. Por ello, al igual que lo hizo en la sesión inaugural del Consejo de Derechos Humanos, la Argentina hace un llamado a todos los Estados miembros de la ONU para que reafirmen una vez más su compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos, uno de los pilares básicos de las Naciones Unidas, y en tal sentido apoyen la adopción de la Convención en esta Asamblea”, sostuvo Taiana.

Como había sucedido en junio pasado, durante la presentación y aprobación del proyecto en la reunión del Consejo en Ginebra, del evento participó Marta Vázquez, titular de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. Marta volvió a explicar la importancia de declarar delito de lesa humanidad, y por tanto imprescriptible, la desaparición de personas. También obliga a los países a dar información sobre sus detenidos.

Kirchner, en su discurso de ayer ante la Asamblea, no sólo destacó este proyecto y el trabajo argentino en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sino que nombró a Marta Vázquez, en su única mención fuera del texto escrito. “La verdad que me sorprendió”, reconocía luego ella. Marta explicaba la importancia de la aprobación de la Convención porque, aunque a veces no parezcan importantes, las leyes internacionales sirven. “Me acuerdo lo que sentíamos en la dictadura, cuando no teníamos a quién acudir. Con esta ley al menos se puede reclamar ante un organismo internacional”, explicó.

Contra lo que podría creerse, en la Cancillería explicaban que la desaparición forzada de personas crece en el mundo. Mencionaban Africa, Asia e incluso lugares de Europa como la ex Yugoslavia, donde se daban casos.

Cuando expuso en Ginebra, en junio pasado, Marta recordó el caso de la desaparición de su hija María Marta y de su esposo César, ocurrida en mayo de 1976. También que aún busca a su nieto. Relató el periplo de su lucha, que la llevó hasta un coloquio en París, en 1981, del que surgió el germen de la Convención que –25 años después de aquel encuentro con abogados franceses– llega al fin a las Naciones Unidas para su aprobación. En junio, su testimonio fue respondido por los integrantes del Consejo de Derechos Humanos con un aplauso de pie que duró cinco minutos y la posterior aprobación por aclamación del proyecto. Ahora tiene la palabra la Asamblea.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.