ECONOMíA › RECLAMOS DE LA UIA POR CREDITOS Y ENERGIA

Alzan la voz con timidez

 Por Cledis Candelaresi

No tendrá la forma de un planteo confrontador que entrañe el riesgo de irritar al Gobierno, pero la Unión Industrial Argentina se apresta a formular públicamente su reclamo por la falta de financiamiento bancario, así como el magro apoyo oficial a los exportadores, problemas básicamente de las pequeñas y medianas empresas. Las quejas se darán a conocer en la Conferencia Anual de la UIA, prevista para el mes próximo en Córdoba, uno de los pocos cónclaves patronales a los que suele asistir la primera plana del Gobierno. Néstor Kirchner y sus ministros de Economía y Planificación prometieron la presencia en el encuentro mediterráneo.

No se trata de quebrar la cordial relación que existe entre la conducción de la Unión, encabezada por el plástico Héctor Méndez, y las políticas instrumentadas por la ministra de Economía, Felisa Miceli, y su secretario de Industria, Miguel Peirano, a quien los empresarios le reconocen una notoria vocación para escuchar atentamente sus problemas. La cuestión pasará –según adelantan– por decir qué cosas están entorpeciendo la posibilidad de hacer más negocios en el segmento de empresas que ocupan el 70 por ciento de la mano de obra.

José Luis Basso, vicepresidente primero de la UIA y representante de la línea interna Industriales, será el encargado de desgranar en la conferencia anual los pesares de las pymes, a las que destacará como “herramienta fundamental de movilidad social y mejor distribución del ingreso”. A pesar de ese status, las industrias chicas enfrentan serios problemas de acceso al crédito, lo que las obliga a financiarse con capital propio. Según destaca un borrador de la presentación que hará a mediados de octubre, el 74 por ciento de los recursos tiene ese origen y apenas un paupérrimo 9 por ciento es deuda de mediano y largo plazo. Para los empresarios, un límite contundente para su desarrollo. El mismo paper consigna que mientras los préstamos al sector privado en la Argentina representan un 10 por ciento del PIB, en Brasil esa proporción sube al 28 y en España al 108.

Desde esa crítica dirigida a los bancos –que ineludiblemente involucra a la política oficial–, Basso, el fabricante de válvulas santafesino y posible sucesor de Méndez el año próximo, orientará la queja hacia los escasos fondos oficiales para apoyar la exportación, punto en el que la Argentina también estaría rezagada respecto de otras naciones. El Estado nacional destina el equivalente a 2,7 millones de dólares anuales para este fomento, contra los 21,6 millones de Chile o los 251 de Irlanda.

Al margen de lo que se exprese en las disertaciones públicas, el ánimo de los dirigentes fabriles también está enrarecido por problemas como el de la legislación laboral y el energético. Según ellos, la subsistencia de la doble indemnización o las pautas indemnizatorias en caso de riesgos de trabajo resultarían tan desalentadoras como la escasez de gas y el alto costo de la electricidad “plus”, la que consuman por encima de la demandada en el 2005. Reglas tan decepcionantes como la demora del Senado en sancionar la ley de promoción de inversiones pymes. “Porque tiene nombre y apellido”, sugirió días atrás Basso, aludiendo al hecho de que la iniciativa fue planteada por Roberto Lavagna y por eso sería frenada por los legisladores kirchneristas.

El ex ministro de Economía es un hombre muy bien considerado entre los dirigentes de la UIA, cuyo presidente pertenece a la lista Celeste y Blanca, identificada en algún momento afín a las políticas de Carlos Menem. Pero Méndez capitanea una lista de unidad, que también integró a los hombres de Industriales, el movimiento interno promovido por Techint y más cerca a la filosofía del gobierno de Néstor Kirchner que a la del menemismo. En virtud de un acuerdo de alternancia, de esta lista surgirá el próximo presidente que la Unión tendrá a partir de mayo.

La afinidad entre la corriente Industriales y el Gobierno hoy tiene un marco singular, a la luz del sospechado apoyo del grupo de los Rocca a la candidatura a presidente de Lavagna, de estrechos lazos con el holding local y devenido hoy en contrincante político de este gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.