PIRULO DE TAPA

PASTILLAS

Los estaban esperando en la frontera, pero igual fue una sorpresa. La Unidad Especial había recibido una denuncia anónima sobre una mujer que estaba siendo obligada a ir de Paraguay a Rosario bajo amenaza. El caso de trata de personas cambió cuando la mujer les contó a los agentes que le habían puesto mil pastillas de éxtasis en la ropa interior. Ella quedó alojada en una casa de contención y el hombre que la vigilaba, detenido como secuestrador y traficante.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.