EL PAíS › COMO SE PREPARO MAURICIO MACRI PARA EL CRUCE DE ESTA NOCHE

Un guión armado con todos los detalles

El candidato de Cambiemos hizo un intenso entrenamiento. Simuló debatir con Scioli y esquivó las preguntas que se les ocurrieron a sus asesores. Evitará las discusiones.

 Por Werner Pertot

Los últimos dos días Mauricio Macri fue sometido a un entrenamiento que no envidiaría Rocky Balboa. No le tocó subir corriendo escaleras ni golpear reses de carne como al boxeador, pero sí esquivar todas las preguntas y ataques que se les ocurrieron a su asesores como preparación para el debate de esta noche. Las jornadas fueron intensas: de 8 a 12, luego un alto para almorzar, y después toda la tarde a puro entrenamiento. Se midió el tono de sus respuestas, su postura, sus gestos. Una poderosa maquinaria biopolítica detrás de cada movimiento del candidato que será puesta a prueba ante la posibilidad de lo imprevisible, lo incontrolable.

El equipo de couching es cien por ciento PRO. Es el mismo que lo entrenó al candidato presidencial de Cambiemos para el debate previo a la primera vuelta. Lo componen: el jefe de campaña y secretario general, Marcos Peña; el secretario de Medios, Miguel de Godoy; el consultor político ecuatoriano Jaime Durán Barba; el subsecretario de Contenidos, Federico Suárez; el director de los medios porteños, Pablo Avelluto; el legislador Iván Petrella, el periodista Hernán Iglesias Illa y Alejandro Rozichner. Todos ellos trabajaron durante la semana que pasó en las reuniones preparatorias. Definieron los temas, ajustaron el discurso, pensaron todas las preguntas posibles que les podría hacer Daniel Scioli y elaboraron las respuestas acordes. Macri recién se sentó a trabajar con ellos el viernes de la semana pasada en una suma de jornadas agotadoras. La sesiones preparatorias fueron parecidas: Macri expuso los temas que deberá decir en cada bloque. Le hicieron correcciones. Midieron cuánto tardó. Se ajustó para que no se pasara de los minutos o segundos de los que dispone en cada caso. Y de nuevo. Y de nuevo. Y otra vez.

Dicen que Macri es paciente y predispuesto en estos casos. Que no se cansa, ni hace berrinches y ni se quiere ir. Muchas veces, eso sí, discute las correcciones. Uno de sus funcionarios da un ejemplo: “Nos pregunta: por qué me tengo que rascar la oreja en este momento, opina, nos discute, y finalmente lo acepta”, dice. Micaela, una de sus asesoras, trabajó específicamente con la postura del candidato, que hizo simulacros de debate y discutió una y otra vez con el falso Scioli.

La consigna es cero agresividad, no engancharse en discusiones con Scioli No perder la calma. No salirse del eje. Mantenerse en el mensaje. Hacer propuestas y mantener el clima de amor y paz. Dejar al otro como el agresivo y el confrontativo.

El discurso que elaboraron está pensado “para la gente y no para los periodistas”. “Al periodista le interesa el lugar incómodo del debate. En el de la primera vuelta, ¿qué fue lo más recordado? El silencio que hizo Sergio Massa cuando le tocaba hablar a Scioli. Nosotros vamos a hablarle al electorado y los periodistas se van a aburrir”, avisan.

Uno de los formatos que incorporó Argentina Debate es el de las preguntas de un candidato a otro. ¿Qué preguntas le hará Macri a Scioli? Los macristas, por supuesto, no adelantan ninguna para no perder en efecto sorpresa. Pero pensaron de las más variadas. “Nos vamos a sacar algunas dudas”, dicen, entre risas. Algunas de ellas orbitarán en torno a su relación con el menemismo.

“Contamos con una ventaja: este equipo debatió”, inflan el pecho los macristas. Scioli no fue al debate de la primera vuelta y se lo van a marcar. “Con altura”, aseguran. “Macri ya tiene seis o siete debates encima”, se muestran confiados, aunque no tanto: Macri podría haber aceptado dos debates, uno en Derecho y otro en Todo Noticias (TN), pero rechazó este último. Tampoco hay que exagerar. Consideran que hoy no deben arriesgar demasiado y sostienen que no hay nerviosismo. Ni un poco. Les alcanza con que Macri no meta la pata. O, en este caso, la lengua.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri confía en su experiencia en anteriores debates.
Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.