EL PAíS › EL DEBATE DE ESTA NOCHE Y SU INFLUENCIA EN LAS ELECCIONES

El peligro y la oportunidad

La experiencia internacional sugiere que en un debate electoral es mayor el peligro del error que arruine todo que la oportunidad de sacar ventaja, lo que no estimula a asumir riesgos. Los cuatro puntos del guión de Macrì: no proponer, no explicar, no atacar ni defenderse. La racionalidad argumental de Scioli frente a una nube de vaguedades y expresiones de deseo. Un recomendado de la DEA que intervino en la masacre de Ramallo como jefe de la Bonaerense del Hada Buena.

 Por Horacio Verbitsky

Por Horacio Verbitsky @

La principal incógnita acerca de lo que sucederá a partir de las nueve de esta noche en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires es qué influencia tendrá sobre la votación del próximo domingo. La experiencia internacional sugiere que es mayor el peligro que la oportunidad. Salvo casos excepcionales, el desequilibrio puede llegar antes por un paso en falso del rival que por un acierto propio, lo cual no estimula a asumir riesgos. Ambos candidatos pasaron los últimos días preparándose para esa confrontación, regulada hasta la minucia, con temas, tiempos y orden de prelación preestablecidos. Esta atención prioritaria a las reglas del espectáculo televisivo por sobre la profundidad del debate político conviene a Maurizio Macrì, cuya campaña está concebida en ese mismo formato, para eludir definiciones concretas y refugiarse en expresiones de deseos vagas e imprecisas, como estar unidos o vivir mejor. Daniel Scioli podría sacar ventaja con repreguntas que pincharan los globos de las generalidades publicitarias, cuya policromía fue limitada en estos días al blanco y el celeste. Una campaña muy profesional abundó en imágenes de Macrì en contacto físico con sus presuntos votantes, desde un jubilado que lo abraza hasta una nena sentada en sus rodillas o un joven que lo toma del hombro. La creación del acontecimiento se completará con las evaluaciones mediáticas posteriores al debate, dictamen que ya está pronunciado a favor de Cambiemos.

Sólo en inglés

El año pasado, durante una conferencia que dio en la universidad neoyorquina de Columbia, el economista de PRO Federico Sturzenegger explicó en un inglés menos ripioso que el de Domingo Cavallo cómo fue preparado por Jaime Durán Barba para el debate de 2013 con el radical Martín Lousteau y el kirchnerista Carlos Heller, candidatos a una banca de diputado nacional por la Capital. Esta noche se verá si Macrì seguirá ese mismo libreto, de cuatro puntos:

1. No proponer nada. La gente no está preocupada por esas cosas, que no son relevantes.

2. No explicar nada. Si se explica qué es la inflación, habría que decir que la emisión monetaria genera inflación, que entonces debería reducirse la emisión, y que si se reduce la inflación habría que hacer un ajuste fiscal y que si se hace un ajuste fiscal la gente va a perder su trabajo. Eso es lo que no hay que decir. Desde el gobierno se puede hacer lo que se considera necesario, pero no hay que decirlo en medio de un debate. Mejor decir que están mintiendo con los números de la inflación o decir cualquier cosa; hablar de los hijos de uno. No importa.

3. No atacar a nadie. A la gente no le gusta ver a alguien agresivo.

4. No defenderse de ningún ataque.

Frente a esta táctica, que ni siquiera desdeña el cambio de discurso en el que incurrió Macrì cuando dejó de cuestionar las medidas más populares de los gobiernos kirchneristas, Scioli recurre a una exposición más racional y propositiva. Defiende las decisiones principales de los gobiernos de Néstor Kirchner y CFK y anuncia las calamidades que provocarían las decisiones anunciadas por los colaboradores económicos de Macrì. Esta noche podría mostrar el reverso exacto de los cuatro puntos de Durán Barba. Si esto es bueno o malo para su búsqueda de votos es algo que recién se sabrá la noche del próximo domingo, pero es beneficioso para la calidad de la discusión política y coherente con el proyecto del que forma parte.

Millones de nadies

La aversión del frente opositor por los detalles se explica por la experiencia. Cada vez que sus dirigentes entran en contacto con la realidad, salen golpeados. Hace diez días el eventual ministro de Economía en un hipotético gobierno de Macrì, Alfonso de Prat Gay, dijo que en tal caso “habrá un dólar único, subirá el oficial, que no afecta prácticamente a nadie, y van a bajar todos los otros, que afectan a la gran mayoría de la población”. El propio Macrì dijo que el precio del dólar debía fijarlo el mercado; alegó que “el dólar a 9,50 no existe” y que la liberación inmediata del mercado daría una cotización que sólo estimó como “más bajo que 16”. Las refutaciones incluyeron a economistas de todas las tendencias, desde los del actual gobierno hasta los del Frente Renovador como Roberto Lavagna, la UCR con Javier González Fraga y aún Eduardo Levy Yeyati, de la misma alianza macrista. La idea de un dólar oficial que no afecta a nadie o que no existe, es insostenible. Con cerca de 90.000 millones de dólares de comercio internacional cursados a la cotización oficial cualquier ajuste tendría repercusiones inmediatas en casi todos los bienes y servicios imaginables. Así ocurrió en febrero de 2014 y en enero de 2002, por no ir más lejos. Esas consecuencias comenzaron a sentirse ahora a partir de las declaraciones de Prat Gay ratificadas con Macrì. El impacto llega por dos vías: el mayor costo en pesos de los insumos importados y la nivelación de precios en el mercado interno con los que se consiguen por la exportación del mismo producto. Los antecedentes históricos son rotundos: la devaluación se traslada de inmediato a los precios, en proporciones variables, que van del 30 al 100 por ciento según los distintos rubros. El mayor impacto se produce entre los productos de la canasta alimenticia, los llamados bienes-salario, cuyos precios están en relación inversamente proporcional con el poder adquisitivo de los ingresos laborales. Los nadies afectados por el valor oficial del dólar son millones y la gran mayoría interesada en su cotización paralela se reduce a quienes ven la economía desde el ángulo de la especulación financiera como el propio Prat Gay, quien está bajo investigación judicial por su trabajo como apoderado financiero de la fallecida empresaria del cemento Amalia Lacroze.

Botones de muestra

Estos desajustes con la realidad no se limitan a la materia económica. El lunes, cuando un policía metropolitano baleó a un trabajador informal en el barrio de La Boca, la vicejefe de gobierno María E.Vidal negó que se tratara de un caso de gatillo fácil y lo atribuyó a violencia de género: Cabello trató de golpear a su mujer, quien debido a episodios anteriores tenía un botón antipánico con el que pidió ayuda; la policía acudió al llamado, el hombre se resistió con armas y fue herido en el tiroteo subsiguiente. Las desmentidas comenzaron por la propia compañera de Lucas Cabello: nunca hubo actos violentos y el botón antipático correspondía a unos vecinos, no a ellos. Luego aparecieron los testigos, que no vieron ningún arma en manos de Cabello, quien recibió un primer disparo en la cara y otros dos ya caído en el suelo. Los peritajes tampoco identificaron municiones de otra arma que la del policía. El propio agente Ricardo Luis Gabriel Ayala, de apenas 20 años igual que su víctima, dijo ante la justicia que buscó el botón antipánico de la mujer a la que debía custodiar después del tiroteo, para avisar al Comando lo que ya había sucedido. Hasta el subjefe de la policía porteña, Ricardo Pedace, explicó el verdadero orden de las cosas y dijo que hubo una confusión de Vidal. En la cuenta de Twitter del Pro Capital, se retuiteó una frase asombrosa del Hada Buena: “La toma del Indoamericano se resolvió en una semana y bien. La de Merlo está tomando mucho tiempo”. Parecía un fake, pero no lo era. Vidal lo dijo en el programa de televisión por cable A fuego lento, como se puede ver en el minuto 2.50 de la emisión (https://www.youtube.com/watch?v=FH6S2c4ASDs). La cuenta de Twitter sólo agregó que se resolvió “bien”.

En aquel momento, Macrì atribuyó lo sucedido en el Indoamericano a “la inmigración descontrolada”, expresión que provocó el repudio de la colectividad boliviana. La agresión conjunta de las policías metropolitana y federal causó allí la muerte de tres personas, que deben sumarse a otras 25 y a 111 heridas por disparos de la Metropolitana desde su creación en 2010. Por lo menos seis de ellas pueden caracterizarse como ejecuciones. El Poder Ejecutivo porteño nunca cuestionó la forma indiscriminada en que sus policías emplean la fuerza letal. Por el contrario, sus autoridades políticas asumen las versiones falsas de la policía e intentan justificar lo ocurrido, repitiendo las prácticas históricas de la Federal y la Bonaerense.

La toma

La toma en Merlo comenzó el 20 de octubre, con la ocupación de 340 viviendas sociales del Plan Federal adjudicadas pero sin terminar. Según indicios fue propiciada por el intendente Raúl Othacehé. Su electo sucesor Gustavo Menéndez sostiene que la motivación fue complicarle las cosas y cubrirse por no haber terminado las viviendas, a pesar de haber recibido todos los fondos de la Nación. De allí se propagó al resto del predio, de 60 hectáreas, donde ahora acampan miles de familias. Los medios nacionales tardaron tres semanas en tomar nota de lo que ocurría allí. Cualquiera sea el origen de la difusión, el gobernador Scioli tuvo que hacerse cargo del problema, para alivio de Menéndez.

Lo sucedido es un reflejo del más grave problema social que enfrentan la provincia de Buenos Aires y el país como consecuencia del avance de los cultivos transgénicos y los barrios cerrados, que relegan a los sectores de menos recursos a los terrenos de peor calidad, cuyo acceso sólo les resulta posible a través de las tomas. En 2003 el impuesto inmobiliario proveía el 15 por ciento de los recursos propios de la provincia y hoy solo el 6 por ciento. Los precios del suelo aumentaron casi once veces en ese período y el impuesto al terreno baldío sólo 4 veces. Esto significa que la política tributaria es regresiva porque premia con una baja carga impositiva a quien retiene y especula con la tierra contribuyendo a la inflación artificial de sus precios. Éste es el deprimente cuadro de situación que tiende a modificar la ley provincial 14.449 de acceso justo al hábitat, sancionada en 2012, reglamentada en 2013 y de lenta aplicación por el gobierno provincial y los municipios. El mercado inmobiliario resiste los instrumentos de redistribución de la ley, como el castigo impositivo a los baldíos especulativos, el cobro y redistribución de las valorizaciones de suelo originadas en decisiones públicas y la aplicación de las cesiones obligatorias a los clubes de campo y barrios privados. La regularización urbana y dominial prevista por la ley provincial y también contemplada en el proyecto de ley nacional que acaba de obtener media sanción en la Cámara de Diputados, sería útil en el conflicto de Merlo.

El predio pertenece a la histórica inmobiliaria Merlo Gómez, cuyo deseo de lotear y vender chocaba con la reticencia municipal a aprobar la zonificación urbanística. Un encuentro entre ambos intendentes con el Ministro de Desarrollo Social de la provincia Eduardo Aparicio, su Subsecretario de Urbanismo Social, Ricardo Spalletti, y un grupo de delegados del barrio, comenzó a explorar una solución, que comenzó por la realización de un censo. Su resultado arrojó que participan de la toma unas dos mil familias. El gobierno provincial solicitó a los ocupantes que abandonaran el lugar, con el compromiso de comprar, subdividir y luego asignar los lotes a las familias censadas. Los delegados reclamaron garantías de que eso se cumpliría. La presencia de la Infantería policial no obedeció a ninguna orden judicial y fue dispuesta por el gobierno provincial para disuadir la instalación de más gente y el ingreso de materiales de construcción. No hubo intervención formal de la Nación, pero en las gestiones participó el subsecretario de abordaje territorial del ministerio de Desarrollo Social, Carlos Montaña. Ése es el cargo que antes ocupó Sergio Berni, quien con la ayuda de Montaña asesora a Scioli sobre el conflicto.

La situación en el barrio sigue siendo  delicada y frágil pero hasta ahora el conflicto no fue mal manejado por las autoridades electas del Municipio y la Provincia, con una metodología de negociación sin desalojo violento. Es decir, todo lo contrario al imprudente comentario de Vidal retuiteado con entusiasmo por el Pro Capital, que no es una ironía peronista sino el nombre de la cuenta.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.