PSICOLOGíA

Desmedicalizar la salud mental

 Por P. A.

El término medicalización tiene dos significados y puede ser bastante ambiguo. En la tradición inspirada en Michel Foucault e Ivan Illich, medicalización se relaciona a la apropiación, por parte de la medicina, de todo aquello que no es del orden exclusivamente médico o predominantemente médico. O sea, se refiere a la posibilidad de transformar en “médico” lo que es del orden de lo social, económico o político como, por ejemplo, una situación de violencia social en la cual las personas que son objeto de la violencia son medicalizadas. En otras palabras, el término está referido a la posibilidad de hacer que las personas sientan que sus problemas son un problema de salud cuando, en realidad, son propios de la vida humana. Por ejemplo, una gran tristeza posterior a la pérdida de un familiar que, al ser medicalizada, se vuelve una “depresión”, y la persona, un “paciente deprimido”.

El otro significado del término, que generalmente es consecuencia del proceso anterior, es la utilización de medicamentos para responder a la situación que se entiende como patológica. Lo más correcto, por lo menos para efecto didáctico, sería denominar a esta segunda posibilidad de “farmacologización” o “medicamentalización”, para distinguirla de la medicalización, como vimos anteriormente.

Uno de los principios de la salud mental es exactamente el principio de desmedicalización, en el sentido de no apropiarse de todos los problemas de una comunidad como problemas médico-sanitarios.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Desmedicalizar la salud mental
    Por P. A.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.