SOCIEDAD › UN FALLIDO Y UNA FALTA DE TRANSITO DEL JEFE DE GOBIERNO

Macri, sin casco, viajó con un “motochorro”

 Por Carlos Rodríguez

La difusión de la noticia debe haber causado estupor en las filas del PRO. “No puede ser”, es lo menos que debe haber pensado un radical macrista que fue autor de un polémico proyecto que apunta a “frenar a los motochorros”. Como se sabe, ésa es la denominación impuesta por la inventiva policial, en colaboración con algunos medios de prensa, para definir a los que cometen robos al comando de una moto. Sería más que lógica la sorpresa del legislador, porque el propio jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, había admitido una extraña connivencia con el enemigo público número uno de la ciudad. “Me bajé (del auto oficial) y paré a un ‘motochorro’.” Hasta allí la frase original de Macri para justificar su llegada en moto, el miércoles a mediodía, a los tribunales de Retiro, para insistir en el pedido para que el juez Norberto Oyarbide sea apartado de la causa por las escuchas telefónicas. Macri se dio cuenta de su “acto fallido”, como él mismo lo llamó, y cambió el “motochorro” inicial por “motoquero”. Lo que no quedó muy claro es cómo un hombre tan estricto en el cumplimiento de las normas aceptó viajar en moto sin el casco puesto y como “acompañante”, figura que pretende ser eliminada en la ciudad por el proyecto oficial contra los que roban montados en una moto.

Preguntado sobre el porqué de su llegada en moto, Macri hizo un relato acalorado que lo llevó al traspié verbal menos pensado. El alcalde porteño dijo que se bajó del auto oficial y paró al conductor de una moto, al advertir que el tránsito por la zona de Puerto Madero era imposible. El problema, según Macri, era que las calles estaban cortadas por un piquete que él atribuyó, también en forma errónea, a “los tipos de Moyano”, en alusión a Hugo Moyano, líder de la CGT.

El traspié de adjudicar el piquete a Moyano puede explicarse por el poco trato que el jefe de Gobierno tiene con los vecinos de la Villa 31 de Retiro, que eran los que cortaban la calle. Lo han hecho muchas veces, en los últimos tiempos, para pedirle soluciones para el barrio al propio Macri, sin ningún éxito. El miércoles, a las 12, el jefe de Gobierno porteño tenía una audiencia en los Tribunales de Comodoro Py.

“Cuando llegamos al puerto había un piquete de los tipos de Moyano. (El auto oficial) estaba parado desde hacía 20 minutos en el ingreso al puerto y no llegaba (a la audiencia). Entonces me bajé y paré a un ‘motochorro’”, dijo Macri al ser entrevistado por la televisión, que luego repitió el blooper, una y otra vez. “Paré a un motoquero y le pedí si me llevaba”, corrigió Macri cuando se dio cuenta del lapsus. “El me dijo: ‘¿En serio me decís?’”, recordó el jefe del PRO.

“Obviamente, el tipo (por el motoquero) no tenía otro casco; me subí con él, fuimos pasando los camiones hasta que pasamos 3 o 4 kilómetros del ‘bollo’ que era eso y me llevó a Comodoro Py”, siguió relatando Macri en forma corrida, restándole importancia al traspié inicial. Sobre el motoquero, dijo que era “un fenómeno” y detalló, ya entre risas: “Todo el tiempo me decía: ‘No me van a creer cuando les cuente a mis amigos’”.

Durante el corto viaje, Macri le recomendó a su benefactor: “Mirá para adelante porque no vas a poder contarlo, porque nos vamos a matar. El problema es que él quería charlar, en vez de manejar”. Igual terminó ponderando la actitud del joven: “El me salvó porque si no, no hubiese llegado” a la audiencia. El auto de la intendencia, según Macri, llegó a los tribunales de Comodoro Py “una hora y cuarto después” que él y su “motochorro”. Perdón, motoquero.

El chico de la moto podrá contarles la anécdota a sus amigos, siempre y cuando ellos no se movilicen en motos. En mayo se hicieron varias marchas de motoqueros frente a la Legislatura porteña, para protestar contra el proyecto presentado a fines de abril por el radical macrista Martín Ocampo. Los organizadores de las marchas criticaron duramente a Macri y le advirtieron a través de los medios de prensa que “es más fácil secuestrar motos o poner multas que generar puestos de trabajo y no meter a todos en la misma bolsa”. Si se sanciona el proyecto macrista, todo el que ande en una moto con acompañante podrá ser parado por la policía para que demuestre que es un laburante y no un “motochorro”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.