SOCIEDAD › UNA NOCHE DE RECLAMO DE LOS SIN TECHO AL GOBIERNO PORTEñO

Protesta con frazadas en la Plaza de Mayo

El hombre tenía los ojos cerrados. Era joven, tenía pocas canas y era flaco, y además era bajo. Estaba cobijado con una frazada negra. Era la madrugada de ayer y junto a él, en una improvisada habitación sin paredes, ni techo, unas 150 personas acampaban al pie de la Pirámide de Mayo en reclamo de “viviendas dignas para todos los que viven en la calles, tal como lo garantiza la Constitución Nacional y la de la ciudad” afirmó a Página/12 Romina, del comedor comunitario Hablemos con la boca llena. A unos metros del hombre, otros cinco que viven en la calle tomaban vino y fumaban cigarrillos para atemperar el frío.

Hace 28 días, allí también, decenas de familias acampan, esperando ayuda del gobierno porteño. “No nos queda otra que aguantar el frío para luchar por nuestras vivienda”, sostuvo Bernardo, de 37 años. La noche del 16 de mayo estaba por comenzar igual a todas las anteriores para Bernardo y las familias argentinas, bolivianas, paraguayas y peruanas, cuando fueron desalojadas por 300 policías de un predio de Villa Celina.

Sentados en el piso, algunos con la cabeza gacha, otros con la cabeza tapada con frazadas y otros tendidos en delgadísimos colchones pasaron la noche en la plaza. Con la consigna de “Basta de hombres, mujeres y niños viviendo en la calle. Todos y todas tenemos derecho a una vivienda”, pidieron la regularización de los subsidios habitacionales para las personas que viven en la calle.

Según los números que manejan los movimientos sociales que convocaron al “frazadazo”, diez mil personas viven en las calles porteñas y otras 500 mil están en emergencia habitacional. La cifra se contrasta con el último sondeo del gobierno porteño (realizado durante la gestión de Jorge Telerman), que señala que 1029 personas están en situación de calle.

Durante la noche, en una pantalla se proyectó un documental sobre los riesgos de vivir a la intemperie. “Cuenta las implicancias de estar en situación de calle. Por ejemplo, al estar en la calle se cae en un circuito de asistencialismo que los atrapa y no les da la posibilidad de salir de allí”, comentó Romina.

Unas horas antes, en el comienza del frazadazo, mientras unos turistas contemplaban largamente a los hombres y mujeres tendidos al pie de la Pirámide, unas jóvenes de la agrupación Semiyero repartían té en un termo a las familias que acampan en la Plaza de Mayo, esperando ayuda del gobierno porteño. “En dos días se cumple un mes desde que estamos durmiendo aquí”, contó Elio, un changarín de 45 años.

Ya con salida del sol, a la mañana los manifestantes sin techo (en su mayoría) marcharon a la Jefatura de Gobierno de la ciudad para entregar un petitorio. Nadie los recibió. Sin rendirse, cortaron la Avenida de Mayo y se movilizaron hasta la esquina de Perú, sede del Ministerio de Desarrollo Social porteño. Allí fueron recibidos por un funcionario de esa cartera que tomó el petitorio y les prometió una reunión para el martes. La protesta fue llevada a cabo, entre otros, por los movimientos sociales Proyecto 7, el comedor comunitario Hablemos con la boca llena, Amigos Anónimos y las agrupaciones de estudiantes El brote y Semiyero.

Informe: Esteban Vera.

Compartir: 

Twitter
 

Las organizaciones sociales apoyaron el pedido de los sin techo.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared